Las Iglesias católicas de toda Europa se encuentran ya preparadas para la colecta que celebrarán este domingo 24 de abril para ayudar a las víctimas de la guerra en Ucrania; una iniciativa convocada por el Papa Francisco.

El Santo Padre hizo este anuncio el domingo 3 de abril después del rezo del Regina Coeli desde el estudio del Palacio Apostólico del Vaticano.

“He decidido promover una ayuda humanitaria en su favor. A tal propósito, tendrá lugar una colecta especial en todas las Iglesias católicas de Europa el próximo domingo 24 de abril”. “Invito a los fieles a unirse a esta iniciativa del Papa con una generosa contribución”, anunció el Pontífice.

Además, Francisco envió un mensaje de apoyo a las víctimas de la guerra en este país y les aseguró sus oraciones. “Pienso en particular en el drama de los que sufren las consecuencias de la violencia en Ucrania: de cuantos permanecen en las tierras golpeadas por las hostilidades que han causado ya varios miles de muertos, y de cuantos –más de un millón– han sido empujados a dejarlas por la grave situación que perdura”.

Tuvo un recuerdo especial para ancianos y niños y subrayó que les acompaña “con mi constante pensamiento y con mi oración”.

Las diferentes diócesis europeas comunicaron a los fieles la realización de la colecta, cuyo anuncio fue renovado por la Congregación para las Iglesias Orientales de la Santa Sede a través de un comunicado.

Más en Vaticano

“El dicasterio oriental invita a todos a contribuir con generosidad para asegurar la asistencia a las personas más débiles y heridas en los cuerpos y en las almas de las violencias, a mostrar su reconocimiento de solidaridad expresada también materialmente por diversos episcopados y agencias de ayuda”.

Este departamento vaticano anima a que “el renovado gesto de caridad que el Papa Francisco ha pedido a las Iglesias de Europa despierte todavía más la conciencia de la hermandad que nos une a nuestros hermanos y hermanas en Ucrania, a veces olvidados como otras muchas situaciones de dolor en el mundo”.

Además, piden que “la pequeña lámpara que reenciende la esperanza en los corazones heridos ayude a todos los Pastores de las Iglesias cristianas a consolar y a curar el dolor de los propios fieles, anime a aquellos que rigen el futuro de los pueblos a promover el respeto del derecho y la paz”.

También te puede interesar: 

(El artículo continúa después)