13 de mayo de 2021 - 6:46 PM

Iglesia en Alemania hará algo “peor” que bendecir parejas homosexuales, alerta sacerdote

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

Mons. Georg Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Crédito: Diócesis de Limburgo
Mons. Georg Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Crédito: Diócesis de Limburgo

El P. Eduardo Hayen Cuarón, director del semanario Presencia de la Diócesis de Ciudad Juárez (México), alertó que en los próximos días la Iglesia en Alemania hará algo “peor” que la reciente bendición a parejas homosexuales, ya que darán la Comunión eucarística a protestantes que la soliciten.

En un reciente artículo publicado en su blog, titulado “Cisma en Alemania”, el sacerdote criticó la bendición de parejas homosexuales que se realizó en 109 parroquias y centros de la Iglesia en el país, “un acto de rebeldía al documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que prohíbe” estas bendiciones.

El 15 de marzo la congregación vaticana publicó un responsum (respuesta), con la aprobación del Papa Francisco, en la que se prohíbe la bendición de parejas homosexuales, lo que suscitó una fuerte crítica en algunos sectores del mundo germano parlante, incluidas las de varios obispos como el Cardenal Christoph Schönborn, Arzobispo de Viena (Austria).

Además, diversas parroquias colocaron banderas del lobby LGTB (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en sus templos y un grupo de más de 200 teólogos firmaron una declaración criticando al Vaticano.

El sacerdote mexicano escribió que con las bendiciones a parejas homosexuales “un grupo de sacerdotes iniciaron, lo que muchos consideran, un nuevo cisma”, y recordó que hace 500 años Martín Lutero rompió con la Iglesia y dio inicio a la Reforma protestante que “marcó, con tanto dolor, la historia de la Iglesia y de Europa”.

El P. Hayen dijo que “numéricamente el acontecimiento no es relevante” porque si bien fueron poco más de 100 comunidades, esto es “apenas el uno por ciento del total de las comunidades parroquiales germánicas”.

“Aunque las cifras son irrelevantes, el impacto mediático en el mundo ha sido tremendo. Se trata de un acto de desobediencia y de irrespeto al Papa, a la doctrina católica, y un ultraje al Cuerpo Místico de Cristo –la Iglesia– que confunde y escandaliza a los más pequeños”, prosigue.

Comunión para protestantes

“Sin embargo lo peor es lo programado para el día 15 de mayo. El presidente del episcopado alemán, Monseñor Georg Bätzing, ha dicho que en ese día harán una celebración en la que invitarán a recibir la Comunión eucarística a católicos y a protestantes que, en conciencia, se acerquen a comulgar”, alerta el presbítero.

En efecto, entre el 13 y el 16 de mayo las iglesias cristianas en Alemania realizan el tercer encuentro ecuménico en el país, un evento que se realizará principalmente de modo virtual y que tiene como día central el sábado 15.

En este marco, el presidente del Episcopado y Obispo de Limburgo, Mons. Georg Bätzing, dijo que el evento a realizarse desde Frankfurt debería ser “ecuménicamente sensible” en lo que respecta a darles el sacramento de la Eucaristía a los protestantes.

Según indica CNA Deutsch, agencia en alemán del Grupo ACI, el Obispo dijo que la celebración del sábado “no se trata de la intercomunión en el sentido de una invitación recíproca general a participar en la Eucaristía y la Cena del Señor, sino que se trata de cómo tratamos la conciencia personal de los individuos cristianos católicos o protestantes”.

Sin embargo, en una entrevista publicada por KNA, la agencia de los obispos alemanes, Mons. Bätzing dijo que “daría la comunión si llega alguien que cree en lo que creemos los católicos y quiere recibir el cuerpo del Señor en la fe en la presencia real de Jesucristo”.

El Obispo de Limburgo también ha instruido a los sacerdotes de su diócesis a dar la comunión a los protestantes que la soliciten.

Esto contradice lo establecido por el Código de Derecho Canónico, la ley que regula a la Iglesia Católica, que en el canon 844 señala que “los ministros católicos administran los sacramentos lícitamente solo a los fieles católicos, los cuales, a su vez, solo los reciben lícitamente de los ministros católicos”.

Una excepción a esta regla con los protestantes es si existe “peligro de muerte” y “cuando éstos (los protestantes) no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad”.

Esta condición no ha sido mencionada por Mons. Bätzing como requisito para la recepción de la Eucaristía por parte de los protestantes.

Para el P. Hayen, darle la Eucaristía a los protestantes “es mucho más grave que la bendición a parejas homosexuales. Se trata de un agravio a la Eucaristía hecho en masa, a la presencia real de Jesucristo, que es lo más sagrado que custodia la Iglesia”.

“Sabemos que para recibir el Cuerpo del Señor, sacerdotes y fieles hemos de estar en estado de gracia. Comulgar en estado de pecado grave –afirma San Pablo– nos hace reos de muerte espiritual (1Cor 11,27), y el Código de Derecho Canónico lo declara como sacrilegio”, explica.

El sacerdote mexicano indicó que “en la Iglesia, una de las causas de la excomunión ‘latae sententiae’ –la que ocurre de manera automática al cometer ciertos delitos o pecados– es la profanación deliberada de las especies eucarísticas”.

En ese sentido, continuó, “si se profana la Eucaristía de la manera descarada en que esos obispos y sacerdotes lo pretenden hacer, millones de católicos en el mundo quedarán confundidos y escandalizados. Si hay obispos y sacerdotes que dan la sagrada Comunión a cualquier persona, incluso a no católicos, los sacramentos del Bautismo y de la Confesión pierden su sentido”.

El sacerdote cuestionó luego por qué “ese grupo de clérigos alemanes y austríacos no se retiran de la Iglesia para fundar sus propias comunidades. Quizá se sienten los nuevos reformadores y creen que permaneciendo en las filas del catolicismo podrán hacer que muchos, desde diversas partes del mundo, sigan sus propuestas. De esa manera podrían desmembrar más la unidad de la Iglesia”.

La situación es gravísima y requiere de una intervención especial de la autoridad de la Iglesia para poner orden y evitar peores consecuencias”, aseguró el P. Hayen.

Luego de destacar que nadie quiere los cismas en la Iglesia y que “seguramente el Papa los ha invitado a dialogar y a recapacitar”, el sacerdote dijo que “el gran riesgo es que estos escándalos queden impunes y así se transmita el mensaje de que cualquiera puede hacer lo que se le ocurra en la Iglesia, al fin que nada sucede”.

“A Lutero le dieron tiempo para que se retractara. Nunca lo hizo y la sentencia de excomunión se decretó en enero de 1521, hace 500 años”, concluyó.

La bendición de parejas homosexuales en Alemania

El lunes 10 de mayo sacerdotes y agentes pastorales de la Iglesia en Alemania bendijeron a parejas homosexuales en un evento titulado “El amor gana”, en abierta rebelión a la prohibición del Vaticano que el 15 de marzo precisó que este tipo de bendición no es posible.

Según indicaron medios alemanes, uno de los lugares donde se realizó fue el pueblo de Geldern, donde dos sacerdotes católicos bendijeron 35 parejas del mismo sexo el 7 de mayo, delante de un altar cubierto con la bandera del lobby LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Los más de 100 lugares donde se realizan estas bendiciones desde el 1 de mayo hasta el domingo 16, están listados en el sitio web https://www.liebegewinnt.de/.

En el sitio web se puede leer una declaración que señala: “En vista de la negativa de la Congregación para la Doctrina de la Fe de bendecir las uniones homosexuales, alzamos la voz y decimos: continuaremos acompañando a las personas en una unión vinculante hacia el futuro y bendeciremos su relación”.

“No rechazamos para ellos una ceremonia de bendición. Hacemos esto en nuestra responsabilidad como pastores, que prometen a las personas en momentos importantes de sus vidas las bendiciones que solo Dios da”, agrega el texto.

Un participante que asistió a una ceremonia de bendición en Colonia dijo a CNA Deutsch, que fue más como un "evento político". Después de algunas declaraciones políticas, se leyó el Evangelio en voz alta, seguido de un discurso. "No hubo rito, ni liturgia, pero en general una atmósfera triste", dijo. Finalmente, se tocó la canción de crítica religiosa "Imagine" de John Lennon.

Etiquetas: homosexuales, Eucaristía, Alemania, Iglesia en Alemania, bendición, obispos de Alemania, cisma, comunión para protestantes

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios