3 de julio de 2022 - 4:26 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 3 de julio de 2022 5:10 am

Homilía del Papa Francisco en la Misa dedicada al Congo y Sudán del Sur

Redacción ACI Prensa

Papa Francisco recibe ofrendas en la Misa con la comunidad congoleña. Crédito: Daniel Ibáñez/ACI Prensa
Papa Francisco recibe ofrendas en la Misa con la comunidad congoleña. Crédito: Daniel Ibáñez/ACI Prensa

A continuación, la homilía completa del Papa Francisco en la mañana de este domingo 3 de julio en la Misa celebrada en la Basílica de San Pedro para la comunidad congoleña de Roma: 

Bobóto [Paz] R/ Bondeko [Fraternidad] 

Bondéko [Fraternidad] R/ Esengo [Alegría] 

Esengo, alegría: la Palabra de Dios que hemos escuchado nos llena de alegría. ¿Por qué, hermanos y hermanas? Porque, como dice Jesús en el Evangelio, "el Reino de Dios está cerca" (Lc 10,11). Está cerca: aún no se ha alcanzado, está parcialmente oculto, pero está cerca de nosotros. Y esta cercanía de Dios en Jesús, esta cercanía de Dios que es Jesús, es la fuente de nuestra alegría: somos amados y nunca estamos solos. 

Pero la alegría que proviene de la cercanía de Dios, aunque da paz, no nos deja tranquilos. Da paz y no nos deja en paz, una alegría especial. Provoca un cambio en nosotros: nos llena de asombro, nos sorprende, nos cambia la vida. 

Y el encuentro con el Señor es un continuo comienzo, un continuo dar un paso adelante. El Señor siempre está cambiando nuestras vidas. Esto es lo que les ocurre a los discípulos en el Evangelio: para anunciar la cercanía de Dios se van lejos, se van de misión. Porque los que acogen a Jesús sienten que deben imitarlo, hacer como él, que dejó el cielo para servirnos en la tierra, y salir de sí mismo. 

Por eso, si nos preguntamos cuál es nuestra tarea en el mundo, qué debemos hacer como Iglesia en la historia, la respuesta del Evangelio es clara: la misión. Ir en misión, llevar el anuncio, dar a conocer que Jesús ha venido del Padre. 

Como cristianos, no podemos contentarnos con vivir en la mediocridad. Y esto es una enfermedad; muchos cristianos, incluso todos nosotros, corremos el peligro de vivir en la mediocridad, contando con nuestras oportunidades y conveniencias, viviendo al día. No, somos misioneros de Jesús. Todos somos misioneros de Jesús. Pero puedes decir: "No sé cómo hacerlo, no soy capaz". 

El Evangelio nos vuelve a asombrar, mostrándonos al Señor enviando a los discípulos sin esperar a que estén preparados y bien formados: no llevaban mucho tiempo con Él, y sin embargo los envía. No habían estudiado teología, y sin embargo Él los envía. Y la forma en que los envía también está llena de sorpresas. Por lo tanto, captemos tres sorpresas, tres cosas que nos sorprenden, tres sorpresas misioneras que Jesús reserva para los discípulos y nos reserva a cada uno de nosotros si le escuchamos. 

Primera sorpresa: el equipamiento. Para ir en misión a lugares desconocidos hay que llevar varias cosas, sin duda las esenciales. Jesús, en cambio, no dice lo que hay que llevar, sino lo que no hay que llevar: "No llevéis bolsa, ni saco, ni sandalias" (v. 4). Prácticamente nada: sin equipaje, sin seguridad, sin ayuda. A menudo pensamos que nuestras iniciativas eclesiásticas no funcionan bien porque nos faltan estructuras, nos falta dinero, nos faltan medios: esto no es cierto.

La refutación viene del propio Jesús. Hermanos, hermanas, no confiemos en las riquezas y no temamos nuestra pobreza, material y humana. Cuanto más libres y sencillos, pequeños y humildes, más guía el Espíritu Santo la misión y nos hace protagonistas de sus maravillas. ¡Deja espacio para el Espíritu Santo! 

Para Cristo, el equipo fundamental es otro: el hermano. Curioso esto. "Los envió de dos en dos" (v. 1), dice el Evangelio. No solos, no por su cuenta, siempre con el hermano al lado.  Nunca sin el hermano, porque no hay misión sin comunión. No hay proclamación que funcione sin preocuparse por los demás. Así que podemos preguntarnos: como cristiano, ¿pienso más en lo que me falta para vivir bien, o pienso en acercarme a mis hermanos, en cuidarlos? 

Llegamos a la segunda sorpresa de la misión: el mensaje. Es lógico pensar que, para preparar la proclamación, los discípulos deben aprender qué decir, estudiar a fondo los contenidos, preparar discursos convincentes y bien articulados. Esto es cierto. Yo también. En cambio, Jesús sólo les da dos frases. La primera parece incluso superflua, ya que se trata de un saludo: "En cualquier casa en la que entréis, decid primero: "¡Paz a esta casa!"" (v. 5). Es decir, el Señor prescribe presentarse, en cualquier lugar, como embajadores de la paz. Un cristiano siempre trae paz. Un cristiano trabaja para llevar la paz a ese lugar. Esta es la marca distintiva: el cristiano es portador de paz, porque Cristo es la paz. 

Así podemos reconocer si somos suyos. Si, por el contrario, difundimos chismes y sospechas, creamos divisiones, obstaculizamos la comunión, anteponemos nuestra pertenencia a todo, no estamos actuando en nombre de Jesús. Los que fomentan el resentimiento, incitan al odio, pasan por encima de los demás, no trabajan para Jesús, no traen la paz. Hoy, queridos hermanos y hermanas, recemos por la paz y la reconciliación en su patria, en la República Democrática del Congo, tan herida y explotada. 

Nos unimos a las misas celebradas en el país según esta intención, y rezamos para que los cristianos sean testigos de la paz, capaces de superar todo sentimiento de rencor, todo sentimiento de venganza, superar la tentación de que la reconciliación no es posible, todo apego malsano al propio grupo que lleva a despreciar a los demás. 

Hermano, hermana, la paz comienza con nosotros; comienza contigo y conmigo, con cada uno de nosotros, con cada uno de nuestros corazones. Si vives su paz, Jesús viene y tu familia, tu sociedad cambia. Cambian si primero tu corazón no está en guerra, no está armado de resentimiento e ira, no está dividido, no es doble, no es falso. Poner paz y orden en el corazón, desactivar la codicia, extinguir el odio y el resentimiento, huir de la corrupción, huir del engaño y la astucia: ahí empieza la paz. Siempre queremos encontrarnos con gente mansa, buena y pacífica, empezando por nuestros familiares y vecinos.

Pero Jesús dice: "Lleva la paz a tu hogar, empieza por honrar a tu mujer y amarla de corazón, por respetar y cuidar a tus hijos, a tus mayores y a tus vecinos. Hermano y hermana, por favor, vive en paz, enciende la paz y la paz habitará en tu casa, en tu Iglesia, en tu país". 

Tras el saludo de paz, todo el resto del mensaje encomendado a los discípulos se reduce a las pocas palabras con las que empezamos y que Jesús repite dos veces: "¡El reino de Dios está cerca! [...] El reino de Dios está cerca" (vv. 9,11). Anunciar la cercanía de Dios, ese es su estilo; el estilo de Dios es claro: cercanía, compasión y ternura. Este es el estilo de Dios. Anunciar la cercanía de Dios, eso es lo esencial. La esperanza y la conversión vienen de aquí: de creer que Dios está cerca y vela por nosotros: es el Padre de todos nosotros, que nos quiere a todos como hermanos. 

Si vivimos bajo esta mirada, el mundo ya no será un campo de batalla, sino un jardín de paz; la historia no será una carrera por llegar el primero, sino una peregrinación común. Todo esto -recordemos- no requiere grandes discursos, sino pocas palabras y mucho testimonio. Entonces podemos preguntarnos: ¿quién me conoce?

¿ve en mí un testigo de la paz y la cercanía de Dios o una persona agitada, enfadada, impaciente y beligerante? ¿Muestro a Jesús o lo escondo en estas actitudes beligerantes? Tras el equipamiento y el mensaje, la tercera sorpresa de la misión se refiere a nuestro estilo. Jesús pide a los suyos que vayan por el mundo "como corderos entre lobos" (v. 3). 

El sentido común del mundo dice lo contrario: ¡imponte, sobresale! Cristo, en cambio, quiere que seamos corderos, no lobos. Esto no significa ser ingenuo - ¡no, por favor! - sino a aborrecer todo instinto de supremacía y prepotencia, de codicia y posesión. El que vive como un cordero no ataca, no es voraz: se queda en el rebaño, con los demás, y encuentra seguridad en su Pastor, no en la fuerza ni en la arrogancia, no en la codicia del dinero y de las posesiones que tanto daño causa. El discípulo de Jesús rechaza la violencia, no hace daño a nadie -es un pacificador-, ama a todos. 

Y si eso le parece perder, mira a su Pastor, Jesús, el Cordero de Dios, que así venció al mundo, en la Cruz. Así venció al mundo. Y yo -preguntemos de nuevo- ¿vivo como un cordero, como Jesús, o como un lobo, como enseña el espíritu del mundo, ese espíritu que hace la guerra? Ese espíritu que hace guerras, que destruye.

Que el Señor nos ayude a ser misioneros hoy, yendo en compañía de nuestro hermano y hermana; teniendo la paz y la cercanía de Dios en nuestros labios; llevando en nuestros corazones la mansedumbre y la bondad de Jesús, el Cordero que quita los pecados del mundo. 

Moto azalí na matói ma koyóka [El que tiene oídos para oír] 

R/Ayóka [Hear] 

Moto azalí na motéma mwa kondíma [El que tiene corazón para consentir] 

R/Andima [Consentimiento] 

Etiquetas: Homilía del Papa Francisco, Basíclica de san Pedro

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios