10 de diciembre de 2021 - 6:12 PM

Hace 95 años la Virgen de Fátima reveló la devoción de los 5 primeros sábados

Redacción ACI Prensa

Virgen de Fátima. Crédito: Iglesia en Valladolid (CC BY-SA 2.0)
Virgen de Fátima. Crédito: Iglesia en Valladolid (CC BY-SA 2.0)

Un 10 de diciembre de hace 95 años, la Virgen de Fátima se apareció a Sor Lucía en su convento y le dio indicaciones para la salvación de los fieles, entre ellas, la devoción de los 5 primeros sábados.

En una nota de National Catholic Register, el escritor católico y autor del libro Fruits of Fatima - Century of Signs and Wonders, Joseph Pronechen, indicó que en 1925 la Virgen María y el Niño Jesús se aparecieron a Sor Lucía en su convento en Pontevedra (España).

La religiosa describió que la Virgen “sostenía su Inmaculado Corazón en la mano, y a su lado estaba el Niño Jesús en una nube luminosa. Jesús dijo: Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas”.

La Virgen apoyó la mano sobre el hombro de Sor Lucía y le dijo: “Mira, hija mía, mi corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes”.

“Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del Rosario con el fin de desagraviarme, les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación”, señaló la Virgen María.

Pronechen remarcó que, a 95 años del pedido de la Virgen María, el mejor regalo de Navidad que podemos darle a la Madre de Dios es decidirse finalmente a “seguir su pedido, más urgente que nunca, y comenzar los Cinco Primeros Sábados, el primer sábado de enero”.

El escritor pidió comenzar con los tres pilares: el Rosario, la Confesión y la Comunión Eucarística.

1. Rosario

Pronechen recordó que la Virgen María, durante la aparición del 13 de julio de 1917 en Fátima a Lucía y sus dos primos, Francisco y Jacinta, pidió continuar “rezando el Rosario todos los días en honor a Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque solo ella puede obtenerla”.

2. Confesión

“Esta es otra parte importante del mensaje que Nuestra Señora dio anteriormente en Fátima cuando les dijo a los pastorcitos: la gente debe enmendar sus vidas y pedir perdón por sus pecados. ¡No deben ofender más a nuestro Señor, porque ya está demasiado ofendido!”, indicó el escritor.

Pronechen resaltó que el “pedir perdón” hace referencia a la confesión y es una de las instrucciones que el 10 de diciembre de 1925 la Virgen María ofreció para la devoción de los primeros sábados de mes.

El autor remarcó que la solicitud de la Madre Dios menciona específicamente la necesidad de reparar por las blasfemias e ingratitud con la que las personas tratan a su Inmaculado Corazón.

3. Comunión

Pronechen recordó que durante la aparición de 1917, la Virgen pidió que Rusia sea consagrada a su Inmaculado Corazón y que el “primer sábado de cada mes se hagan comuniones de reparación en expiación por los pecados del mundo”.

“Este 95 aniversario reúne para nosotros la petición de nuestra Santísima Madre, el mensaje de Fátima, la necesidad de que realmente lo aceptemos y lo sigamos por nuestro propio bien y el del mundo”, remarcó el autor.

Finalmente, pidió a los fieles considerar vivir la devoción de los cinco primeros sábados como regalo de Navidad para la Virgen María.

Etiquetas: Virgen de Fátima, Sor Lucía, Pastorcitos de Fátima, devoción mariana, Aparición mariana

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios