Luego de la denuncia de un diario español sobre la práctica del aborto por parte de Médicos sin Fronteras (MSF) en países donde es ilegal, los ginecólogos de la plataforma Derecho a Vivir (DAV) cuestionaron a la ong que cuenta con financiamiento público y recordaron que "destruir una vida nunca forma parte de los deberes exigibles a un médico".

El diario La Gaceta recuerda que MSF justifica los abortos que realiza alegando que "las consideraciones médicas tienen que estar por encima de las consideraciones legales".

Al respecto, el periódico español recoge hoy las declaraciones del ginecólogo Esteban Rodríguez, portavoz de la ONG Ginecólogos DAV, quien señala que "en efecto las consideraciones médicas deben estar encima de las legales y de las políticas; por eso MSF debe recordar que destruir la vida humana mediante un aborto nunca es un acto médico".

"Si MSF viola este principio su actuación no es médica sino todo lo contrario", precisa.

El doctor Rodríguez recuerda además la declaración de la Comisión Central de Deontologia de Organización Médica Colegial (OMC) en defensa de la vida prenatal en la que se establece que "el aborto provocado no es un acto médico" y que "para que exista un acto médico, esas intervenciones deben ir dirigidas a salvar una vida o a mejorar su salud, a prevenir una enfermedad o a rehabilitar a un enfermo, en contra de lo que pretende el aborto provocado".

Rodríguez advierte también que MSF no puede apoyar ni promover el aborto terapéutico, término que considera "inadmisible" porque "un aborto no cura, sino que mata a un ser humano y daña la salud de la mujer".

Más en España

Sobre el tema la declaración de la OMC afirma que "a la luz del progreso de la medicina resulta evidente que no procede considerar, como una excepción, a efectos legales, el llamado ‘aborto terapéutico’, término que conceptualmente es inadmisible".

Para el vocero de Derecho a Vivir, la declaración de Médicos sin Fronteras "no solo muestra unos obsoletos conocimientos médicos, sino que supone la apología de una ideología que nada tiene ver con la medicina".

Rodríguez alerta además que "esos licenciados en medicina capaces de evaluar que la vida o la salud de la mujer están peligro y para ello la única solución que proponen es la destrucción del hijo son muy peligrosos para la mujeres".

Finalmente recuerda que el juramento hipocrático, que hace todo médico, afirma claramente: "no daré ninguna droga letal a nadie, aunque me la pidan, ni sugeriré un tal uso, y del mismo modo, tampoco a ninguna mujer daré pesario abortivo, sino que, a lo largo de mi vida, ejerceré mi arte pura y santamente".

  • Tags: