8 de setiembre de 2021 - 4:18 PM

Futuro beato Cardenal Wyszyński fue también un gran defensor de los judíos

POR HARUMI SUZUKI | ACI Prensa

Cardenal Stefan Wyszynski. Créditos: Institute of Primate Wyszynski
Cardenal Stefan Wyszynski. Créditos: Institute of Primate Wyszynski

Cerca de su beatificación, dan a conocer páginas aún desconocidas de la biografía del mentor de San Juan Pablo II, Cardenal Stefan Wyszynski, que resalta su defensa de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El 12 de septiembre, la Iglesia celebrará la beatificación del Cardenal Wyszynski y de la fundadora de la Congregación de las Franciscanas Siervas de la Cruz, Madre Elżbieta Czacka.

En un comunicado, la Conferencia Episcopal de Polonia recordó que en 2016 el diario Rzeczpospolita contó cómo el Purpurado, cuando todavía no había sido elevado a Cardenal, ayudó a una familia judía durante la guerra.

El diario citó el relato de Jadwiga Karwowska, cuyos padres trabajaban en la finca de Żułów (Polonia), cerca de una institución para ciegos dirigido por hermanas franciscanas, donde el Cardenal Wyszyński se escondía de la Gestapo.

Karwowska recuerda que el entonces sacerdote de 30 años participó en el rescate de tres miembros de una familia judía.

“Era un padre con dos hijos, Gołda y Szmulek. Su madre había muerto antes. Nos hicimos amigos porque los niños eran de mi edad”, citó el periódico.

En su relato, la superiora de la institución para ciegos, hermana Joanna Lossow, señaló que lamentablemente los tres fueron asesinados tras ser denunciados por un nacionalista ucraniano.

Karwowska resaltó que el P. Wyszyński “dirigía la ayuda” a los judíos en la finca, y ella misma se describe como “alumna” del sacerdote.

La CEP indicó que este relato no es el único que confirma la relación entre el futuro “Primado del Milenio” con la salvación de judíos durante el Holocausto.

“El Instituto Yad Vashem de Jerusalén cuenta con el testimonio de Esther Grinberg. Una mujer de Międzyrzec Podlaski fue la única miembro de su familia que sobrevivió”, subrayó.

Grinberg señaló que en dos ocasiones el P. Wyszyński “ordenó a los fieles que ayudaran a los que escaparan del ‘fuego de la guerra’”, y aunque no especificó los nombres por seguridad, se “sabía en ese momento que se refería a los judíos que intentaban escapar del gueto hacia el llamado lado ‘ario’”.

En 1968, el Cardenal Wyszyński fue protagonista de un importante testimonio de ayuda a los judíos, cuando las autoridades comunistas “reprimieron las protestas estudiantiles en muchas ciudades polacas”.

“Apenas unos meses antes, los comunistas habían desatado una campaña antisemita que entró en una fase decisiva durante las protestas de marzo de 1968”, indicó la CEP.

En sus notas personales del 18 de marzo de ese año, el Purpurado indicó que “en realidad, hay que atribuir todo a los juegos internos del gobierno de la República Popular Polaca. Las autoridades políticas actuales quieren limitarse a reprimir el ‘sionismo’ y a los ‘belicistas’. Quieren burlar a la juventud académica, a los trabajadores y a la Iglesia”.

La CEP señaló que unos días antes, el Purpurado había defendido a “los estudiantes golpeados, haciendo un llamamiento a la paz” y el 10 de marzo “pronunció un sermón ‘Sobre el vía crucis del capital’, refiriéndose a la situación en las calles de Varsovia”.

Además, 8 días después, el Cardenal Wyszynski señaló que “hay que creer al pueblo. La verdad y el valor de los ciudadanos son importantes para los gobernantes. Cuando estas virtudes están ausentes, el gobierno se encuentra rodeado de errores”.

El Purpurado expresó su oposición a la campaña antisemita y en su homilía del 11 de abril de 1968, subrayó el deber de amar a todos, sin tener en cuenta el habla, la lengua o la raza.

La CEP indicó que, durante la Guerra de los Seis Días de 1967, el Cardenal, “en contraste con las autoridades de la República Popular Polaca, que apoyaban al bando árabe, apoyó a Israel”.

En 2018, la doctora de la Agencia de Prensa Polaca, Ewa K. Czaczkowska, indicó que el “Episcopado no se refirió a marzo de 1968 en su declaración pública, porque los obispos creían que la ola de antisemitismo se debía a las luchas de facciones dentro del partido”.

Finalmente, durante el Concilio Vaticano II, el Purpurado deploró “los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”.

Etiquetas: judíos, Segunda Guerra Mundial, beatificación, relaciones entre judíos y católicos, Cardenal Stefan Wyszyński

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios