5 de junio de 2018 9:46 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 6 de junio de 2018 9:37 am

Fundadora de #NiUnaMenos: Casarse es un factor de riesgo para las mujeres

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Marta Dillon, fundadora de Ni Una Menos / Crédito: Wikimedia Commons
Marta Dillon, fundadora de Ni Una Menos / Crédito: Wikimedia Commons

El casarse es considerado "un factor de riesgo para la vida de las mujeres”, dijo en una reciente entrevista la feminista Marta Dillon, una de las fundadoras de #NiUnaMenos, consigna que dio nombre al movimiento feminista que marchó el 4 de junio en Buenos Aires, Argentina.

Si bien #NiUnaMenos nació para protestar en contra de la violencia a la mujer, desde sus inicios en 2015 se denunció que grupos feministas que lideran este colectivo reclaman abiertamente la legalización del aborto.

Precisamente, el pasado lunes miles de mujeres bajo la misma consigna y portando pañuelos distintivos de color verde, se movilizaron hacia el Congreso de la Nación de Argentina reclamando la aprobación del proyecto de ley del aborto que la Cámara de Diputados discutirá el próximo miércoles 13.

Marta Dillon: Controvertidas declaraciones sobre heterosexualidad y aborto

Un día antes de la marcha, la periodista y feminista Marta Dillon, en declaraciones para Infobae, aseguró que “las relaciones heterosexuales son un factor de riesgo para la vida de las mujeres” y que la demanda por el “derecho al aborto” es la manera para “buscar es un esquema de paridad” entre hombres y mujeres.

“Si vos pensás que la principal causa de muerte en mujeres menores de 44 años es la violencia doméstica, entonces entendemos que casarse es un riesgo. Como dato, que no es de color, es un dato recontra alarmante, la pareja funciona como el contrato sexual heterosexual, es una necesidad del patriarcado para seguir”, dijo la activista.

Sobre el supuesto derecho al aborto, Dillon aseveró que las feministas lo que exigen es “soberanía sobre sus cuerpos”.  

“Autonomía sobre nuestras decisiones, acceso a una libertad sexual que siempre está amenazada por el problema de que podés quedar embarazada cuando tenés relaciones (…) El aborto liberaría todo eso, sobre todo terminaría de separar la sexualidad de la condena”, pidió la activista.

Por su parte, el politólogo argentino Agustín Laje, crítico del feminismo radical, declaró a ACI Prensa que desde sus inicios se advirtió que los propósitos de #NiUnaMenos “no tenían relación con una genuina preocupación respecto de la mujer golpeada”.

“Dije que se trataba de un movimiento que estaba usando la preocupante problemática de las mujeres golpeadas con el fin de instalar en la Argentina el feminismo radical, la promoción del aborto y un mensaje que lejos de resultar conciliador, instituía en la comunidad una suerte de guerra de sexos”, afirmó el también coautor del Libro Negro de la Nueva Izquierda.

En ese contexto, señaló que “el aborto es, de manera explícita, el principal reclamo que se abre paso tras el espeso humo de una supuesta reivindicación de la mujer golpeada”, y que al parecer “las condiciones se dieron para dar un paso más: declarar la guerra abierta a la heterosexualidad”.

“Esto proviene de sus doctrinas más sórdidas. Aquellas que, en la línea de las feministas radicales Dworkin, Wittig, Solanas, entre otras, le dice a la mujer que el hombre es su enemigo y que, por tanto, toda aquella que duerma con él estará durmiendo con el enemigo. El lesbianismo se convierte en un acto político en el marco de una lucha sexual”, sentenció.

Resultados de #NiUnaMenos

“¿En qué ha ayudado #NiUnaMenos? En absolutamente nada. Desde que este movimiento surgió, la llamada violencia de género se cuadruplicó en Argentina”, dijo Laje, citando los resultados de 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC): En 2012 se registraron 22.577 casos y 86.700 el año pasado.

En ese sentido, dijo que aunque las manifestaciones feministas prometían concientizar a la población y a la clase política -e inclusive los políticos inyectaron grandes cantidades de dinero público en nuevas instituciones y políticas-, “la problemática lejos de solucionarse fue agravada”.

“¿Por qué razón? Porque #NiUnaMenos anticipó ideológicamente las causas de la violencia: nos habló sobre el ‘patriarcado’, y sobre cómo los hombres violentan a las mujeres ‘por el hecho de ser mujeres’”.

“Nadie reparó en las causas reales de la violencia y, como nadie puede resolver un problema sin antes conocer con detalle las causas, el problema no se solucionó: se agravó, gracias a una ideología intrínsecamente violenta y autoritaria como lo es el feminismo de nuestros tiempos”, concluyó Laje.

Recientemente, Verónica Camargo, madre de Chiara, la adolescente asesinada cuyo caso dio origen a la consigna feminista #NiUnaMenos, dijo ante el Congreso de Argentina que cuando ve “que en las marchas hay tanta violencia y se utiliza para reivindicar el aborto”, ya no se siente parte.

Finalmente, pidió “que se contemple el respeto a los niños que no nacieron”.

“Porque en definitiva, el Ni Una Menos también comenzó con la muerte de mi nieto que es la razón por la que mataron a Chiara por defender a su bebé. Debemos defender las dos vidas, la de la mamá y la del bebé”, concluyó.

Etiquetas: Aborto, Argentina, Mujer, Ley del aborto, Violencia contra la mujer, #NiUnaMenos, pareja, Aborto en Argentina, lesbianismo

Comentarios