30 de mayo de 2016 12:01 pm

FOTOS: El asombroso cambio de Samuel Armas, el bebé de la “mano de la esperanza”

Redacción ACI Prensa

Samuel Alexander Armas tiene 16 años y vive en Douglas County, muy cerca de Atlanta, en el estado de Georgia (Estados Unidos). Nació el 2 de diciembre de 1999, pero para ese momento ya había alcanzado fama mundial por “la mano de la esperanza”, una fotografía que se convirtió en el ícono de la defensa de la vida desde el vientre materno.

El 7 de septiembre de 1999, el diario estadounidense USA Today publicó la fotografía de Samuel asomando fuera del útero materno y sosteniendo la mano de su cirujano, el Dr. Joseph Bruner.

En el momento en que fue tomada la fotografía, el 19 de agosto de 1999, el Dr. Bruner había completado un procedimiento histórico: una cirugía a un bebé de apenas 21 semanas de gestación. El fotógrafo, Michael Clancy, cubría una comisión especial del USA Today.

Clancy recuerda el momento vívidamente en su sitio web michaelclancy.com. “Un médico me preguntó qué velocidad de film estaba usando, y con el rabillo del ojo vi el útero moverse, pero ninguna mano estaba cerca. Se estaba sacudiendo desde dentro. De repente, un brazo completo salió por la abertura, luego se retiró hasta que solo se veía una mano. El doctor se acercó y levantó la mano, que reaccionó y apretó el dedo del médico”.

“Como si probara la fuerza, el doctor sacudió el pequeño puño. Samuel lo sostuvo firme. ¡Tomé la foto!”.

Todo ocurrió tan rápido, recordó Michael, que una enfermera junto a él le preguntó qué sucedió. Al explicarle que el bebé sacó su pequeña mano, ella le indicó que los bebés “hacen eso todo el tiempo”.

El Dr. Bruner había operado a Samuel, luego de que le detectaran espina bífida, un mal congénito que puede llevar a distintos grados de discapacidad física y mental en la persona.

16 años después, Samuel asiste a la escuela en la Secundaria Alexander y forma parte del equipo de baloncesto en silla de ruedas Atlanta Junior Wheelchair Hawks. Tiene otros dos hermanos, Ethan, de 12 años, y Zachary, de 10.

Zachary también tiene espina bífida, pero no pudo ser operado ya que el procedimiento experimental desarrollado por la Universidad de Vanderbilt está ahora en manos de los Institutos Nacionales de Salud, y el pequeño no fue seleccionado entre los beneficiarios.

Para el joven Samuel, Dios forma parte importante de su vida. “Siento que tomo decisiones fuertes porque soy fuerte en Dios”, explicó recientemente al diario Atlanta Journal-Constitution.

“Creo que eso es importante al tener una discapacidad. Me doy cuenta de cuán mal podría haber estado, y sé cuánto (Dios) me ha bendecido”, dijo.

Samuel señaló que “sin la espina bífida, no conocería a tantos de los que hoy conozco y no tendría baloncesto en silla de ruedas, que ha cambiado completamente quién soy. Podrías pensar que la espina bífida es una desventaja, pero le agradezco a Dios por eso todos los días”.

La familia Armas, que rechazó de plano el aborto de Samuel en su momento, se ha convertido en férrea defensora de la vida.

Julie Armas, la madre de Samuel, destacó el impacto que ha tenido la fotografía de la mano de su hijo en la defensa de la vida y el rechazo al aborto.

“Queríamos mostrar el valor de la vida de nuestro hijo, con discapacidad o sin discapacidad, y que haríamos cualquier cosa por él porque lo valoramos. Logramos lo que queríamos”, dijo.

También te puede interesar:

Etiquetas: Bebé Milagro, Bebé, Samuel Armas

Comentarios