3 de enero de 2020 7:28 pm

Fiscal dará entierro digno a restos de fetos hallados en casa de médico abortista

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Wikimedia Commons - drsuparna (CC BY-SA 2.0)
Imagen referencial / Crédito: Wikimedia Commons - drsuparna (CC BY-SA 2.0)

Luego de hallarse más de 2400 restos fetales conservados médicamente en la casa del fallecido doctor estadounidense Ulrich Klopfer en septiembre de 2019, en Indiana (Estados Unidos), el fiscal general se comprometió a dar un entierro digno a los bebés abortados.

Además, dijo que el caso muestra la necesidad de leyes severas que regulen el trato sobre los cuerpos de los bebés abortados.

“El inquietante descubrimiento de 2.411 restos fetales de las clínicas de aborto de Indiana fue un shock tanto para nuestro estado como para nuestra nación, y mi oficina se enorgullece de liderar la investigación de esta horrible situación para brindar respuestas y cercanía a todos los afectados”, dijo el Fiscal General de Indiana, Curtis Hill, en un informe preliminar de diciembre de 2019 que fue presentado por su oficina.

“Mi oficina continúa trabajando diligentemente en la investigación de las circunstancias que llevaron a este descubrimiento, y tengo la intención de proporcionar un entierro digno de estos restos de acuerdo con la ley de Indiana, para que estos restos finalmente descansen en paz”, dijo Hill.

El informe dijo que la investigación preliminar descubrió que el fallecido abortista Dr. Ulrich Klopfer no logró deshacerse de los restos fetales como lo exige la ley de Indiana.

Días después de la muerte del hombre de 79 años, el 3 de septiembre de 2019, los familiares alertaron a las autoridades locales del condado de Will, Illinois, sobre el descubrimiento de restos fetales en su residencia. Las autoridades encontraron en su domicilio restos fetales médicamente preservados de 2.246 bebés, junto con los registros de sus pacientes.

En  octubre de 2019 se descubrieron otros 165 restos en un automóvil propiedad de Klopfer en un área de Chicago. La cajuela del vehículo tenía cinco bolsas de plástico y una caja que contenía restos fetales.

Klopfer había realizado obstetricia, servicios ginecológicos y abortos quirúrgicos y médicos en clínicas en Fort Wayne, Gary y South Bend (Indiana). Se estima que abortó a más de 30 mil niños en un lapso de cuatro décadas. 

Los investigadores ahora creen que los miles de conjuntos de restos provienen de abortos realizados en las tres clínicas de Indiana. Algunos restos también provienen de abortos realizados en 2003, y no solo de 2000 a 2002, como se pensaba anteriormente, informó Associated Press.

El informe de la oficina del fiscal general de Indiana dijo que “no es posible hacer una verificación independiente de cada una de las identidades de los restos fetales”. Se publicará un informe final en los próximos meses.

El Obispo de Fort Wayne-South Bend, Mons. Kevin Rhoades, ofreció enterrar los restos fetales en un cementerio católico de su diócesis.

En su informe, Hill dijo que el caso “ejemplifica la necesidad de leyes firmes para el entierro digno e los restos fetales”. Citó una ley de 2016 aprobada por la legislatura de Indiana y confirmada por la Corte Suprema de los Estados Unidos en 2019.

La oficina del fiscal general ha establecido una línea telefónica y una dirección de correo electrónico para cualquier persona que tenga posibles conexiones con los restos fetales y que puedan tener preguntas.

Miles de registros de pacientes fueron abandonados en las clínicas de aborto de Klopfer y otras propiedades. Estos registros se mantendrán seguros “hasta el momento en que puedan eliminarse adecuadamente”, dijo la oficina del fiscal general de Indiana. La investigación encontró que Klopfer no eliminó adecuadamente los registros de salud del paciente y no notificó a los pacientes sobre los registros de su práctica médica.

La licencia médica de Klopfer fue suspendida por el estado de Indiana en 2015 e indefinidamente en 2016, después de que se presentaron numerosas quejas contra él. Admitió haber practicado abortos en dos niñas de 13 años y no informó los casos al estado de manera oportuna. La junta médica del estado informó que su clínica en Fort Wayne estaba “deteriorada”, y les cobró más dinero a los pacientes adultos por medicamentos para el dolor.

También admitió haber practicado un aborto en una niña de 10 años que había sido violada por su tío, en Illinois, y no denunció su caso a las autoridades.

Los senadores de los Estados Unidos, Young y Braun, han solicitado ayuda a la oficina del Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, en la actual investigación multiestatal sobre Klopfer. A su petición se unieron 65 miembros en la Cámara de Representantes.

El alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, que se postula para la nominación demócrata a la presidencia, dijo que el descubrimiento le pareció “extremadamente inquietante” y apoyó una investigación. 

El senador estadounidense Mike Braun, presentó el proyecto de Ley federal de Dignidad para los Niños Abortados (Dignity for Aborted Children Act), que dijo que evitaría casos similares al exigir que los restos de los niños abortados reciban entierro y respeto adecuados.

Los múltiples copatrocinadores de la legislación, todos republicanos, incluyen al otro senador estadounidense de Indiana, Todd Young.

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Aborto en Estados Unidos, Klopfer, fetos, Ulrich Klopfer

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios