En presencia de cerca de 30 mil personas se celebró el lunes la beatificación de Benigna Cardoso da Silva, una adolescente de 13 años nacida en Brasil que es conocida como la “heroína de la castidad”, por morir defendiendo su pureza.

El 24 de octubre el Cardenal Leonardo Steiner, Arzobispo de Manaos (Brasil), representó al Papa Francisco y celebró la Misa de beatificación de Benigna en el Parque de Exposiciones Pedro Felício Cavalcanti, en la ciudad brasileña de Crato.

Cardoso da Silva nació el 15 de octubre de 1928 en Santana do Cariri, estado de Ceará. 

Ella solía frecuentar la Eucaristía, leer la Biblia y atender a los necesitados con generosidad, en especial a los ancianos.

El 24 de octubre de 1941, la adolescente de 13 años salió de casa a buscar agua de una fuente y fue atacada con un machete por Raimundo Raúl Alves Ribeiro, un menor que intentó abusar sexualmente de ella.

Según Vatican News, durante la ceremonia de beatificación, dos de las hermanas de Benigna y algunos jóvenes llevaron al altar la reliquia de la beata, mientras los cerca de 60 mil asistentes cantaban un himno compuesto en su honor. 

Más en Mundo

En las fotos publicadas por la Diócesis de Crato se observa a muchas de las mujeres que asistieron, en su mayoría niñas, con vestidos similares al que la beata usó el día de su martirio.

Al inicio de la Misa, el Cardenal Steiner leyó la carta apostólica donde el Papa Francisco acepta, a pedido de los obispos, declarar beata a Benigna y establece que su memoria litúrgica se celebre cada 24 de octubre.

En su homilía, recordó que la joven beata “conocía el camino para saciar la sed, servir a los de la casa, regar las plantas”, y que “su amor, su misericordia, la llevaron al martirio”.

(El artículo continúa después)

En relación a su martirio, recordó que “el lugar del agua, de la vida, se convirtió en un lugar de agresión, de violencia, de muerte”. “Lugar de muerte, fuente de resistencia, de transparencia, de fortaleza, de dignidad. En la fuente, Benigna ofrece su vida en fidelidad a Jesús”, dijo.

En relación a las circunstancias de su muerte, el Purpurado dijo que la Beata Benigna trae luz en medio de un contexto social donde se asesinan mujeres y donde los niños son maltratados.

En ese sentido, el Cardenal Steiner afirmó que la nueva beata es ejemplo de defensa de la “dignidad” de las mujeres de nuestro tiempo.

“Hoy alabamos a Dios por la vida y el testimonio de aquella que, mediante el martirio, nació para la Iglesia como mujer beata, ejemplo y defensora de la dignidad de la mujer”, subrayó.

“Ejemplo benigno de la no subyugación de las mujeres, defensora de su propia fuerza y valor, de la dignidad y la belleza, de la sexualidad y la maternidad, del vigor y la ternura. Prefirió la muerte a la pasión, prefirió la muerte a la ruptura de su dignidad”, añadió.

El Purpurado también rezó para que su testimonio contribuya a la conversión de las almas y al cuidado de los niños y las familias.

“Benigna nos anima a crear un ambiente familiar y social de cuidado, respeto y dignidad entre nosotros ¡Heroína de la castidad! Que su santa alma convierta a esta parroquia y sea la protección de los niños y las familias”, dijo.

Finalmente, el Cardenal Steiner recordó al P. Cícero, un querido sacerdote brasileño que fue proclamado Siervo de Dios por el Papa Francisco el 20 de agosto de 2022.

“Como la niña fue perseverante, que el P. Cícero nos ayude a ser perseverantes y a no abandonar nuestra fe en Jesús”, dijo.

Vatican News destacó que el 24 de octubre se creó el Juzgado de Violencia Doméstica y Familiar contra la Mujer en la ciudad de Crato con la misión de defender la dignidad y derechos de la mujer.