Activistas del sindicato de extrema izquierda e independentista vasco LAB colocaron un delantal delante de la hornacina en donde se encuentra la imagen de San Fermín, patrón de la ciudad de Pamplona (España) y se burlaron del Santo llamándole “Santa Fermina”.

Algo que ha sido considerado por muchos como una falta de respeto hacia los creyentes y también hacia las propias mujeres.

 

Más en España

 

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el Parlamento de Navarra había colgado un delantal en la fachada.

Además del santo, las activistas del sindicato LAB colocaron delantales a numerosas estatuas de la ciudad de Pamplona, como la del escritor y Nobel de Literatura, Hernest Hemingway o el monumento a los encierros, entre otros.

(El artículo continúa después)

También te puede interesar: