18 de agosto de 2015 12:47 pm

Falleció el confesor del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco

Redacción ACI Prensa

P. Berislao Ostojic y el Cardenal Bergoglio (hoy Papa Francisco). Foto AICA
P. Berislao Ostojic y el Cardenal Bergoglio (hoy Papa Francisco). Foto AICA

El sábado 15 de agosto falleció el Padre Berislao Ostojic OFM, sacerdote perteneciente al instituto de los Misioneros Franciscanos Croatas. El sacerdote fue confesor del entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio –hoy Papa Francisco– durante sus últimos años como Arzobispo de Buenos Aires en Argentina.

Según sus compañeros, el Padre Ostojic "murió bien preparado para ese momento". Antes de expirar, y en la solemnidad de la Asunción de María, el religioso pronunció en croata “Virgen Santísima ayúdame”.

El domingo 16, a partir de las 10:00 a.m. comenzó el velatorio del sacerdote. La Misa de cuerpo presente estaba programada para el lunes 17 de agosto en el Instituto Cardenal Stepinac.

El Papa en la visión de su confesor

La agencia AICA señala que, tiempo atrás, a través de un portal croata se conoció en Buenos Aires una carta que el sacerdote franciscano envió a su hermano Mario Marcos, nacido en la Argentina pero que actualmente vive en Zagreb, Croacia. En la misiva el sacerdote ofrecía una visión particular del Papa Francisco.

Entre otras cosas, Fray Berislao decía que los medios de comunicación del mundo “cantan loas al nuevo Papa”, sin embargo recomendaba evitar "la telaraña de entusiasmos ingenuos”, ya que “la experiencia nos enseña que, con frecuencia, quienes hoy exaltan, mañana, por razones ideológicas, de buenas a primeras se ubican en la vereda opuesta”.

Fray Berislao agregaba: “basta pensar qué sucederá cuando el Santo Padre reafirme el valor de toda vida humana y pronuncie un claro NO al aborto, y qué se dirá cuando ratifique el matrimonio entre un varón y una mujer” y otros temas importantes.

Entonces “muchos entusiastas superficiales cambiarán de vereda, y le harán sentir el peso de la cruz que no se negocia en desmedro de la verdad del Evangelio”.

En otro párrafo se refería a su permanente pedido de rezar por él. En esta sencilla petición, decía el Padre Ostojic, “se contiene su concepto de la autoridad, que es servicio, y como tiene los pies sobre la tierra y no vive de ilusiones, sabe muy bien que el tentador no duerme y que los tesoros de gracia se llevan en vasos de barro. Esto es puro realismo humano y espiritual”.

Al plantearse de dónde le viene “la audacia de los gestos, la alegría del servicio”, el fraile franciscano explicaba que “desde mi percepción personal la cosa me parece clara. La columna vertebral, desde la que se articulan los gestos y las palabras, hay que buscarla y se la reconoce en su actitud orante, en la capacidad de estar frente al Sagrario y abrevar en la intimidad con Cristo las riquezas con las que Jesús llena los corazones que se le abren para que los ilumine y los fortalezca”.

Fray Ostojic relataba que el entonces Cardenal Bergoglio, en la homilía que pronunció en la consagración del Obispo de Azul, Mons. Hugo Salaberry, también jesuita, al referirse a las dificultades que se presentarían en la vida de obispo, “cuando todo parece oscuro”, lo exhortaba: “entonces, aprendé a pelarte las rodillas ante el sagrario. Él, Jesús, jamás defrauda”.

Etiquetas: sacerdote, Cardenal Bergoglio, Papa Francisco, Confesor

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios