17 de diciembre de 2014 - 11:40 PM

Experto analiza caso de la asociación Orden y Mandato de San Miguel Arcángel en España

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa/EWTN Noticias

Imagen referencial. Foto de bandera: Flickr Fotero (CC BY-NC 2.0) / Foto de la cruz: Sergi Marin Casas (CC-BY-ND-2.0)
Imagen referencial. Foto de bandera: Flickr Fotero (CC BY-NC 2.0) / Foto de la cruz: Sergi Marin Casas (CC-BY-ND-2.0)

El P. Luis Santamaría es miembro de la Red Iberoamericana del Estudio de Sectas (RIES) y ha analizado el caso de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, una asociación de fieles de derecho diocesano que actualmente se encuentra bajo investigación civil y canónica después de que se conocieran los abusos que el fundador, Miguel Rosendo, realizaba con algunos de sus miembros.

Según ha precisado el P. Santamaría a ACI Prensa “dentro de la Iglesia Católica no hay sectas porque éstas tienen la característica de que se constituyen como grupo autónomo que no responde a una autoridad superior que no sea la del líder. Sin embargo sí puede haber sectarismo que es más una actitud, un comportamiento, una dinámica de grupo”.

Orden y Mandato de San Miguel Arcángel obtuvo la aprobación diocesana en el año 2009 Tui-Vigo (España). Tres años después, en 2012, se recibieron una serie de denuncias que ponían en entredicho el comportamiento de fundador de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel y que le acusaban de abusos psicológicos, físicos y sexuales.

Ante esta situación el Obispado de Tiu-Vigo nombró un visitador canónico que investigó la orden y se desautorizó a Miguel Rosendo y al grupo en sí, por lo que la gran mayoría de los fieles se dieron de baja de la asociación que había fundado.

Por su parte Rosendo se trasladó a Madrid con algunas de las consagradas de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel y constituyeron un nuevo grupo llamado ‘La Voz de Serviam’ con el que comenzaron a realizar actuaciones musicales en varias parroquias de Madrid. Por eso el Arzobispado de Madrid emitió un comunicado advirtiendo que este nuevo grupo “no es una asociación reconocida por la Iglesia Católica” y que por lo tanto no pueden decirse “grupo católico” y recordaba que no tenían permitida la actuación en la archidiócesis.

“En un ejercicio de parasitismo utilizan simbología católica y elementos católicos para seguir engañando y presentándose como si fueran una realidad reconocida de la Iglesia cuando en realidad no es así”, precisa el P. Santamaría.

“Tras la investigación y la destitución del líder la asociación habría quedado, por así decirlo, purificada. Pero en el momento en el que se marchan con el fundador y ponen la autoridad del líder por encima de la del Obispo ocurre porque se han creado una dinámica de dependencia psicológica de las personas, de manipulación y tienen la voluntad absorbida por el líder manipulador”, afirma el sacerdote.

Familiares de personas que pertenecieron a Orden y Mandato de San Miguel Arcángel denunciaron recientemente que Miguel Rosendo se decía la reencarnación del Arcángel San Miguel, algo que el P. Santamaría explica como uno de los principales puntos de manipulación.

“El líder se valía de su figura con aura mesiánica y divina, se decía el representante del mismo Dios, del arcángel San Miguel. Había creado una relación de dependencia con la violencia psicológica dentro del grupo hacía que dependieran de él y que no pensaran en salir del grupo porque estaban con un enviado de Dios”.

El sacerdote experto en sectas recuerda que a pesar de que lo más llamativo son los delitos de abusos sexuales, físicos, psicológicos e incluso la posesión de dinero ilícito “éstos no son los fines de la secta y del manipulador, sino medios para mantener a las personas controladas, dependientes de él y así poder llevar a cabo su propio delirio”.

“En este caso el líder configuraba los matrimonios de los adeptos. Cuando controlas la sexualidad de una persona controlas a la persona entera, teniendo relaciones o no teniéndolas, como es el caso de estos matrimonios concertados, porque él decidía sobre algo tan importante en la vida de los adeptos. En este caso además hay acusaciones de abusos sexuales con un barniz religioso, de ritual de sanación. El líder aseguraba que se necesitaba tener relaciones sexuales con él por el bien de la otra persona, para la sanación de su alma”, explica el sacerdote.

Y explica que en el caso de Miguel Rosendo era propietario desde hacía muchos años de herboristería y posteriormente se extendió su fama de ‘sanador’. “Hacía rituales esotéricos en los que utilizaba elementos cristianos, ocultistas y se habla también de cosas cercanas al satanismo”, afirma el P. Santamaría.

350 sectas operativas en España, Italia y EE UU

El P. Santamaría destaca “la vulnerabilidad de las carencias humanas” como uno de los principales factores que llevan a formar parte de grupos sectarios. “Hay veces que no existen carencias económicas, pero sí afectivas”, precisa.

El miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de Sectas asegura que en los últimos meses ha realizado una investigación sobre sectas en España, Italia y Estados Unidos y afirma que existen unas 350 que pueden estar legalizadas bajo la denominación de ‘confesiones religiosas’ o ‘asociaciones culturales’.

Sin embargo advierte de la existencia de otros muchos “grupos y centros de riesgo” en donde las personas se adentran en comportamientos esotéricos o relacionados con el New Age que pueden derivar posteriormente en núcleos de nueva religiosidad y eventualmente en grupos sectarios.

También apunta a la carencia de formación doctrinal, “el interés por lo sobrenatural y espiritual o cuando no hay una vivencia religiosa sana se busca llenar por otro lado”.

Por eso para prevenir el ingreso en sectas o grupos de riesgo el P. Santamaría recuerda que lo primero es “fortalecer la familia, porque así el individuo no necesita buscar otros hermanos, otros padres”. También destaca que es básica la información sobre la existencia de estos grupos y subraya que la “formación religiosa” para no ser engañado con otras prácticas.

“Es muy importante la conciencia de la persona y hay que dejarle libre para responder ante Dios. Es definitivo ver si el líder se pone en el lugar de Dios”, apunta el sacerdote y precisa que “una cosa es ser mediador, como en la vida religiosa en el voto de obediencia, en el que se tiene mucho cuidado tanto por parte del que manda y como del que es mandado para que no se una relación de manipulación, de abuso de poder, porque la verdadera obediencia hace libre”.

Etiquetas: Sectas, Iglesia en España, Orden y Mandato de San Miguel Arcángel

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios