11 de marzo de 2021 - 7:00 AM

Experta advierte que Ley Trans en España es “la muerte de la razón”

Redacción ACI Prensa

La experta María Calvo durante la entrevista. Foto: Captura de Youtube / EWTN
La experta María Calvo durante la entrevista. Foto: Captura de Youtube / EWTN

El gobierno español sigue dando pasos hacia la aprobación de la Ley Trans, a pesar de las diferencias existentes entre los dos partidos que forman la coalición de gobierno: PSOE (socialistas) y Podemos (comunistas).

El borrador de la Ley para la Igualdad Plena y Efectiva de las Personas Trans, elaborado por el Ministerio de Igualdad del gobierno de España, prevé, a la espera de su redacción definitiva y aprobación en el Consejo de Ministros, permitir el cambio de sexo sin que exista un informe médico y sin necesidad de ningún tipo de prueba médica o psicológica a la persona que lo pide. El único requisito es la declaración expresa del solicitante.

Una vez aprobado por el Consejo de Ministros, la Ley debería ser aprobada en votación primero en el Congreso de los Diputados y luego en el Senado, para su entrada en vigor.

El borrador de la Ley establece que se podrá cambiar de sexo en el registro civil sin necesidad de permiso paterno a partir de los 16 años, solo tendrán que declarar una “identidad sentida” para pedir que se modifique su sexo en el registro civil. Para los menores de entre 12 y 16 años sí se exige el permiso paterno. 

En definitiva, lo que la ley pretende imponer es lo que denomina la “autodeterminación de género”. Es decir, que “toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género, orientación sexual, identidad de género y expresión de género”, según se señala en el borrador.

Para ello, el borrador de la Ley permite el acceso gratuito a tratamientos hormonales, incluidos menores de edad, y operaciones de cambio de sexo. Todo ello, sin necesidad de informes médicos previos. 

El proyecto también facilita el acceso libre a tratamientos de reproducción asistida.

Otras medidas que incluye son que los deportistas transexuales puedan elegir sin competien en la categoría masculina o femenina, y que un transexual condenado pueda elegir si es encerrado en una cárcel para hombres o mujeres.

El borrador de la Ley también promueve medidas en los ámbitos educativo, cultural y social, empezando por el lenguaje, pues por ejemplo sustituye el concepto de mujer por progenitor gestante o persona gestante, o persona con vagina.

Muerte de la razón

La profesora universitaria y especialista en ideología de género, María Calvo, advirtió en declaraciones a ACI Prensa que esta Ley pretende reconocer la capacidad y libertad “de decidir la identidad sexual y la orientación sexual, sea cual sea la edad, basándose en los sentimientos, las emociones, en los deseos, dejando al margen cualquier atisbo de la utilización de la razón”.

Esta Ley, advirtió, “es la muerte de la razón. Lo que están haciendo es aniquilar toda una tradición jurídico-filosófica, o toda una tradición antropológica…, el concepto de ser humano”.

La experta recordó que “los sentimientos son muy volubles, son muy dinámicos, cambian a lo largo del tiempo, y cambian a lo largo del día”, por lo que es jurídicamente inviable hacer una Ley basada en esos sentimientos.

Señaló que esta Ley es pura ideología “porque no se puede hablar de filosofía al no tener basamento científico. De hecho, los ideólogos de género, y esta ley los reproduce fielmente, son negacionistas de la ciencia”.

“Una de las paradojas que estamos viviendo en este momento hipermoderno”, continuó, “es que, mientras que esta Ley niega las diferencias sexuales, niega que el sexo sea constitutivo de la persona, los científicos, con los avances de la tecnología de la imagen, con los avances de la neurociencia, afirman tajantemente que existe una alteridad sexual, que el sexo es constitutivo de la persona y que desde la octava semana de gestación tenemos un pequeño cerebro masculino o femenino”.

División en la sociedad

Esta ley ha provocado gran división en la sociedad española. A ella no sólo se han opuesto grupos pro familia, sino también agrupaciones feministas y de izquierda. Las feministas denuncian que con la nueva ley desaparece la mujer: sólo hay personas gestantes.

El Ministerio de Igualdad está dirigido por Irene Montero, de Podemos, partido político de extrema izquierda formado por una confluencia de grupos de ideología socialista y comunista.

El principal partido en el gobierno, el Partido Socialista (PSOE), al que pertenece el presidente Pedro Sánchez y la mayoría de los ministros, se opone a la ley en su actual redacción y ha exigido negociar el texto y modificarlo antes de su aprobación por el Consejo de Ministros.

Al igual que el Partido Socialista, muchos partidos feministas se oponen a la Ley Trans, incluso dentro de Podemos ha habido debate y una escisión por culpa de este proyecto de ley.

Numerosos grupos feministas, como el Partido Feminista, son contrarios a la ley, pues consideran que es un ataque a las mujeres porque las invisibiliza al imponer un lenguaje en el que no se hable de hombres, pero tampoco de mujeres.

Además, denuncian que con la nueva ley desaparece el feminismo y pasa a ser sustituido por la ideología queer, en la que se niega las diferencia entre hombres y mujeres.

Para María Calvo esta división, incluso dentro de la izquierda, “es lógica”. “Cuando la verdad está confirmada científicamente, no hay ni izquierdas ni derechas, sencillamente hay ciencia y sentido común. Hay elementos esenciales, como elementos antropológicos”.

“El fundamento antropológico esencial del ser humano siempre ha sido la alteridad sexual y, en esa alteridad sexual se ha basado, precisamente, el feminismo, que el feminismo tampoco tiene que ser ni de izquierdas ni de derechas, sencillamente el feminismo es la defensa de la feminidad, bien entendido”.

De esa manera, muchas feministas, “en este caso de izquierdas, la inmensa mayoría, pero también feministas de derechas, se oponen a esta ley. ¿Por qué? Porque esta ley considera que no existe una mujer natural. Los ideólogos de género, y en esta ley se plasma muy bien, consideran que el ser humano nace neutro sexualmente, entonces si no existe una mujer natural, si no existen unos rasgos biológicos femeninos, ¿de qué feminismo estamos hablando?”.

Menores desprotegidos

María Calvo advirtió también del riesgo que esta Ley entraña para los menores, ya que las decisiones que tomen en ese momento serán irreversibles, porque los tratamientos a los que accederían sin supervisión, incluidas quirúrgicas, les marcarán de por vida.

Según explicó, “los menores quedan desprotegidos absolutamente. Se quita a los padres todo derecho a la educación de sus hijos, se quita todo derecho, incluso a la intimidad familiar. El concepto de familia queda completamente desestructurado porque el Estado se puede inmiscuir en los asuntos familiares, en un asunto tan importante como es la identidad sexual de los hijos y su orientación sexual”.

“El menor queda desprotegido porque, entre otras cosas, en la escuela se le va a adoctrinar con esta ideología de género. Se le va a enseñar con una serie de documentos, de imágenes, de estudios, y se van a hacer unas prácticas con estos niños para las que no están preparados”, lamentó.

Es decir, “son niños que su sexualidad no está ni siquiera despierta, porque estamos hablando de niños muy pequeños, niños de 3 a 5 años y que, por lo tanto, no hay que hablarles en ese momento de sexo, sino que lo que tienen que hacer es jugar, pasárselo bien y estar en el colegio tranquilos y en paz”.

Por el contrario, “verter estos conocimientos en niños tan pequeños puede dar luego a patologías, porque nos estamos saltando etapas psicológicas de la infancia que son esenciales para una madurez luego equilibrada”.

Además, “se admite que los niños decidan si quieren cambiar de sexo. Esto está siendo terrible, porque cuando llega la preadolescencia, o la adolescencia, la influencia de los medios tecnológicos que usan es inmensa. Es verdad que en estas edades los niños pueden tener dudas sobre su identidad sexual y debido a la influencia de esos medios pueden pensar que sus problemas se van a solucionar cambiando de sexo”.

“Esto está sucediendo en muchos países, por ejemplo, en Reino Unido o en Estados Unidos, donde es alarmante los casos de disforia de género que están apareciendo y que no son realmente casos científicamente probados de disforia de género”.

“Son varones, por ejemplo, que piensan que sus problemas van a acabar si pasan a ser de sexo femenino, o niñas que, ante una depresión, una baja autoestima o una baja consideración en la escuela, deciden que si son chicos les va a ir mucho mejor”.

“Hay muchos niños que han experimentado que sencillamente diciendo que son transexuales o que quieren cambiar de identidad de género de repente el mundo gira en torno a ellos, todo el mundo les hace caso, y muchos niños quieren o demandan esa atención. De manera que es una falsa transexualidad, pero que se está invitando, apoyando, incentivando a los niños a plantarla”, alertó.

María Calvo también advirtió de “situaciones absurdas” que se están produciendo y que “van a afectar muchísimo a la vida escolar. Por ejemplo, permitir que un niño, por el mero hecho de que se sienta, según sus emociones, de sexo opuesto, pueda cambiar de nombre, o llevar el uniforme contrario, o utilizar los baños del otro sexo”.

“Son situaciones absurdas. O habrá muchos niños que aprovechen esta situación para en un momento dado hacerse pasar por el otro sexo porque le beneficie, y al otro día no… Está muy relacionado con un eslogan que salió en Harvard hace poco y que es muy absurdo, que dice que se puede cambiar de sexo varias veces al día”, señaló la experta.

En definitiva, “estamos transformando a una sociedad, que era una sociedad racional, su base era principalmente la razón, en una sociedad emotivista, una sociedad en la que las emociones va a ser lo válido. Lo malo es que se está intentando convertir las emociones en derechos, es decir, las emociones son meros derechos”.

Finalmente, sobre la posible entrada en vigor de la Ley, advirtió que, se apruebe o no, el contenido del borrador, sus propuestas, ya se están aplicando en muchos lugares de España por medio de la legislación de los parlamentos regionales.

“La Ley Trans a nivel estatal viene a ser una reproducción de leyes que tenemos en las comunidades autónomas. España es un Estado descentralizado territorialmente, está dividido en comunidades autónomas, y en muchas de ellas, en la inmensa mayoría, ya aprobaron en su momento sus propias Leyes Trans. De manera que esto sería sencillamente implementar en el ámbito estatal, afectaría a todo el territorio nacional, cosas que ya se han regulado en leyes autonómicas”, concluyó.

Etiquetas: España, Podemos, Ley Trans

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios