3 de diciembre de 2020 - 9:04 PM

Exigen que se protejan los “derechos espirituales” de los pacientes en la pandemia

Redacción ACI Prensa

Foto referencial. Crédito: Unsplash / Mufid Majnun.
Foto referencial. Crédito: Unsplash / Mufid Majnun.

Una nueva coalición en Estados Unidos busca promover los derechos de los pacientes de los hospitales a tener un acceso “razonable” a la visita de sus familias y de los sacerdotes, así como a recibir los sacramentos durante la pandemia.

El 19 de noviembre, el Grupo de Trabajo sobre Derechos Civiles en el Cuidado de la Salud conformado por la Fundación Christ Medicus, el Centro Nacional Católico de Bioética (NCBC), la Red Terri Schiavo Life and Hope y otros grupos, emitieron una declaración exigiendo que se protejan los derechos civiles y espirituales los pacientes durante la pandemia del COVID-19.

Es fundamental que durante este tiempo se “defiendan la dignidad fundamental y los derechos civiles de atención médica de todos”, indicó el grupo.

El doctor Jozef Zalot del NCBC explicó que esta declaración sobre los derechos de los pacientes hospitalarios es importante para que se permitan las visitas de los sacerdotes y de la familia a sus seres queridos enfermos durante la pandemia.

En declaraciones a CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, el doctor Zalot dijo el 2 de diciembre que desde la primavera han estado repitiendo sobre la importancia de esta declaración. “Es absolutamente esencial que la gente no tenga que morir sola, y lo estamos escuchando en las consultas”, dijo.

Relató que las familias han llamado al NCBC para realizar consultas sobre temas bioéticos, pues se ven obligados a tomar decisiones de vida o muerte por sus seres queridos sin tener permitido estar físicamente presentes con ellos en el hospital.

“Es un gran problema, no solo para los pacientes, sino también para los miembros de la familia", dijo Zalot. “Se les niega el acceso para ver a sus seres queridos, interactuar con ellos, despedirse de ellos, recibir los sacramentos de la Iglesia. Es un gran problema de derechos civiles”, agregó.

La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos, ha observado las estrictas políticas de visitas al hospital durante la pandemia. En varios casos, la institución tuvo que intervenir para que los pacientes tengan acceso a sacerdotes y para que los pacientes con discapacidad puedan acceder a un abogado.

En la declaración sobre los derechos civiles en la atención de la salud, la coalición también pidió que se preserve el acceso a los Sacramentos para los fieles que lo requieran y que se opongan al racionamiento de la atención médica basado en un “valor” de la vida.

Frente al hecho de que las iglesias estén cerradas por orden público y que se nieguen los sacramentos a los pacientes de COVID-19, los autores de la declaración advirtieron que las restricciones impuestas por los gobiernos locales y estatales ante la pandemia reflejan un “abismo” en el que lo “espiritual es cada vez más olvidado, ignorado y pisoteado”.

Los miembros del Grupo de Trabajo de Derechos Civiles de la Atención Médica incluyen al presidente del Centro Nacional Católico de Bioética (NCBC), Joseph Meaney; y Bobby Schindler, hermano de Terri Schindler-Schiavo, mujer estadounidense que falleció en 2005 luego de que una corte ordenara desconectarla del tubo que la alimentaba e hidrataba.

También son miembros los funcionarios de la Fundación Christ Medicus y de la Healthcare Advocacy Leadership Organization.

“Una visión secular considera que salvar la vida física de una persona es el único objetivo que importa”, señala la declaración. "La fe y la razón reconocen que tanto el cuidado de la salud espiritual como el cuidado de la salud emocional son partes esenciales del cuidado de la salud”, agrega.

“Por mucho que el gobierno y los tribunales quieran mantener a las personas a salvo, los derechos de la familia son preeminentes por encima de los derechos del estado”, dicen. “No hay ninguna razón por la que el EPP [equipo de protección personal] no se pueda usar para permitir visitas razonables de seres queridos en entornos de atención médica durante esta pandemia”, agregan.

Por su parte, Meaney, que dijo que fue hospitalizado con una afección cardíaca en mayo, pero que no pudo recibir la visita de un sacerdote católico para que le administre los últimos Sacramentos, emitió una declaración en noviembre, en particular, sobre “el derecho a no ser obligado a morir solo”.

El también presidente de la NCBC afirmó que “simplemente negar todas las visitas es una política irrazonable” para los hospitales, y defendió que los pacientes y las familias tengan voz en el tema de “visitas restringidas”.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Sacramentos, Salud, Unción de los Enfermos, vida espiritual, Coronavirus, pandemia, covid19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios