19 de febrero de 2014 - 1:50 PM

Estremecedor relato desde Venezuela: Nos han quitado hasta el miedo

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Foto Twitter / @RCTV_CONTIGO
Foto Twitter / @RCTV_CONTIGO

Una periodista y madre de familia venezolana compartió su experiencia del profundo drama que atraviesa Venezuela en estos días, entre las multitudinarias marchas pacíficas de estudiantes y las violentas represiones del gobierno.

En un artículo publicado hoy en el diario El Universal, María Denisse Capriles recordó que en una de las pancartas que han usado los jóvenes venezolanos durante las marchas se lee “nos han quitado tanto, que acabaron quitándonos el miedo”, y aseguró que los jóvenes que hoy protestan contra el gobierno han perdido el miedo a la muerte.

“Yo nunca pensé vivir lo que estoy viviendo en estos momentos. Cuando era estudiante de periodismo quería ser reportera de guerra, y nunca le he tenido miedo a la muerte. Hoy quisiera cambiarme por mis hijos y no sufrir la angustia que me puedan matar a alguno de ellos en las calles. Pero eso no se puede, lo que estamos viviendo es casi como lo que uno ha visto en películas, cosas que uno nunca imaginó vivir”.

Hasta la fecha, la represión del gobierno contra los estudiantes ha cobrado cinco víctimas mortales. La más reciente de ellas es Génesis Carmona, Miss Turismo 2013, de solo 22 años, que recibió un disparo en la cabeza durante una manifestación el 18 de febrero, y falleció hoy al mediodía.

María Denisse Fanianos de Capriles aseguró que “todas las madres venezolanas sabemos que desde hace años se nos encoge el corazón, y nos ponemos a rezar, cada vez que despedimos a nuestros hijos para que Dios los proteja de la delincuencia”.

“Hemos pasado noches desveladas esperando verlos entrar por la puerta. Y hasta que no la cierran, y pasan el cerrojo, no podemos descansar. Cuando eran chiquitos era muy fácil, los metías en la cuna o en la cama y ¡santa paz!, pero cuando pasan los 16 la cosa es muy distinta”.

La violencia y crímenes en el país no han dejado de crecer. El pasado 15 de febrero, dos menores de entre 13 y 15 años ingresaron al Colegio Don Bosco de Valencia, y asesinaron a un sacerdote y a un religioso, ambos salesianos, en lo que las autoridades sospechan se trató de un robo.

La periodista señaló que venezolanos “nos hemos ido acostumbrando a pasar mucho trabajo, a sufrir, a llorar de impotencia, a ser desprendidos hasta de lo indispensable, a tener mucha paciencia... Eso nos ha hecho fuertes ¡muy fuertes!”.

“Y hoy me doy cuenta que todo eso lo han absorbido nuestros hijos. Nuestros jóvenes están demostrando una fortaleza tan impresionante que nunca creí que fuera a ver algo igual. Pero pienso que a lo que uno nunca podrá acostumbrarse es a que nos maten a un hijo. Uno lo puede llevar con fortaleza pero ¡qué duro es eso Dios Mío!”.

María Denisse señaló que ahora entiende que “mis hijos, y muchos hijos de Venezuela, no tienen tampoco miedo a la muerte. Porque ellos saben que esto aquí es un paso, y que luego les llegará su gran recompensa, porque han vivido de cara a Dios y han dejado sembradas buenas cosas en esta tierra”.

“El 12 de febrero, cuando se fueron mis muchachos solos a la concentración, estaban particularmente emocionados. Con sus dos botellitas de agua, un celular para comunicarnos y tomar fotos, la cédula en el bolsillo y la gracia de Dios. Era todo lo que llevaban”, recordó.

“Yo los abracé con fuerza y me despedí de ellos (nuevamente) como si fuera la última vez. Pero esta vez fue distinto porque salían a defender a su Venezuela”.

Sus hijos, recordó, “como a las dos de la tarde llegaron directo a la cocina a almorzar porque venían muertos de hambre. Minutos más tarde, cuando estábamos viendo el reportaje de RTN Noticias y nos enteramos que un muchacho había muerto en el mismo sitio donde ellos habían estado minutos antes, a mí me dio un terrible dolor de cabeza. Luego nos quitaron la señal de ese canal. Me fui a la cama temprano porque estaba agotada y me puse a rezar”.

“El 13 en la madrugada cuando me levanté a revisar el Twitter  porque ¡es lo único que nos queda! para informarnos, lo primero que vi fue la foto de Roberto Redman que decía: ‘Amaba al Ávila y a su país, y murió por él’. Me puse a llorar desconsolada porque lo sentí mi hijo, porque ahora todos los hijos de Venezuela los siento míos. Y es que de tanto sufrir el corazón se nos pone gigante. Y como me decía una amiga a quien le conté lo que sentí en ese momento: ‘Llora amiga, que las lágrimas son la oración de los ojos’”.

La periodista venezolana aseguró que “no es nada fácil estar en nuestro pellejo. Que estamos sufriendo mucho, pero a la vez estamos felices porque sabemos que si no luchamos por nuestro país y ‘gritamos que es de todos’ (como decía mi amiga cubana) lo vamos a perder definitivamente”.

“Lo que me impresiona sobre manera es la valentía que han mostrado nuestros muchachos. Mi esposo y yo nos hemos sentado varias veces con ellos a explicarles que la protesta es buena siempre que sea pacífica; y que hay que ser muy prudentes porque los colectivos armados tienen armas hasta en los dientes y disparan a quien sea, cómo sea y dónde sea”.

La periodista reconoció que inicialmente, “como madre que soy, traté que mis muchachos no salieran, pero eso es imposible”.

“Una amiga me contaba que su hijo le gritaba: ‘Yo salgo, quieras o no quieras, yo tengo que defender a mi país’. Y es que ellos están cansados, están ¡hartos! de ver tanta mentira, ineficacia, corrupción, injusticia, ¡están hartos de sufrir y de vernos sufrir! Ellos también nos ven tantas canas y ‘arrugas aceleradas’ (como dijo Henrique Capriles), que nos han salido de tanto trabajo, de tanto dolor, de tanta angustia”.

“A mis amados jóvenes venezolanos les digo algo: hoy más que nunca estoy infinitamente orgullosa de su generación, para mí ¡única en el mundo! Ustedes serán nuestra salvación, con la ayuda de Dios y la Santísima Virgen de Coromoto. Y nada de miedo, hijos míos de mi patria, porque ‘Si Dios está con nosotros ¿A qué vamos a temer?’”, concluyó.

Recientemente, el Obispo de Ciudad Guayana (Venezuela), Mons. Mariano José Parra Sandoval exhortó a los estudiantes venezolanos que se manifiestan pacíficamente en estos días en el país y mantengan su protesta en el marco de la ley, asegurándoles que “tienen el arma de la razón y la potencia de la sabiduría”.

Para leer el artículo completo, puede ingresar a: http://www.eluniversal.com/opinion/140219/hasta-el-miedo-nos-quitaron

Etiquetas: Venezuela, Iglesia-Estado, violencia, Paz, Diálogo, Obispos de Venezuela

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios