5 de junio de 2019 7:59 pm

Estrella de la NBA: El seminario me hizo mejor persona

Redacción ACI Prensa

Pascal Siacam de los Toronto Raptors de la NBA. Crédito: Flickr Keith Allison (CC-BY-SA-2.0)
Pascal Siacam de los Toronto Raptors de la NBA. Crédito: Flickr Keith Allison (CC-BY-SA-2.0)

Pascal Siakam, el pivot estrella de los Toronto Raptors en la NBA, la liga profesional de básquet en Estados Unidos, relata cómo haber estudiado varios años en el seminario lo ayudaron a ser una mejor persona.

Siakam tiene 25 años y con los Toronto Raptors está jugando las finales de la NBA contra los Golden State Warriors, cuyo tercer partido se desarrollará este miércoles 5 de junio en la sede de estos últimos, el Oracle Arena en Oakland, estado de California. La serie está empatada a 1 juego por lado.

Como costumbre antes de cada partido, este jugador de 2.08 metros nacido en Camerún, hace la señal de la cruz para darle gloria a Dios y apunta al cielo para recordar a su padre, fallecido tras un accidente de tránsito en 2014.

En un reciente podcast, Pascal comenta que antes de entrar al St. Andrew’s Seminary School en Bafia a los 11 años, no tendía su cama, no lavaba los platos y tampoco la ropa. Era el engreído de la familia y “no tenía que hacer nada”

El seminario, explica, “me ayudó a concentrarme en tratar de ser una mejor persona y trabajar duro por lo que quería”. “Podría haber sido fácil para mí ser el tipo de chico que no luchaba por lo que quería porque, de niño, tuve todo lo que necesitaba”, agrega.

Aunque el seminario no le enseñó cómo jugar básquet, sí lo ayudó a trabajar duro para creer en él siendo parte de un equipo.

“Creo que sé por qué mi papá me hizo ir. Me estaba dando todas las herramientas que necesitaría para tener existo. Así como era importante su sueño de que su hijo jugara en la NBA, también estaba el deseo de que yo me convierta en hombre”, escribió el jugador en The Players Tribune en 2016.

El director del seminario, P. Arnell Collins Njama, dijo a ESPN en diciembre de 2018 que Siakam “pasó de ser un niño muy tranquilo a un muchacho muy terco”. “A veces pensaba en expulsarlo, pero sus resultados académicos eran tan buenos que decidimos que se quedara”, explicó.

“Sabía que seguramente no terminaría siendo sacerdote, pero esperaba que pudiésemos enseñarle cómo ser hombre”, destacó el sacerdote.

En Bafia, los seminaristas se levantan a las 5:30 a.m. y comienzan el día con Misa, antes de pasar a las labores cotidianas: cortar madera, lavar los platos, lavar la ropa a mano. Luego viene el estudio para volver a la Iglesia después a rezar.

Tienen una hora de descanso de 5 a 6:00 p.m., tiempo en el que la mayoría juega fútbol. Pascal también lo hacía. Al principio el básquet no le llamaba la atención.

Con el tiempo comenzó a jugar, primero cerca al seminario y luego en Sudáfrica a donde iba para visitar a una hermana que vivía cerca. Fue en este país donde fue reclutado para jugar básquet en la liga universitaria de Estados Unidos.

Tras pasar un primer año sin jugar a causa de una lesión, jugó dos temporadas con los Aggies de la Universidad Estatal de Nuevo Mexico.

En su primera temporada, tras ser titular en 27 de los 34 partidos jugados, fue elegido novato del año de la Western Athletic Conference e incluido en el mejor quinteto de la conferencia.​

Fue escogido en el draft del 2016 de la NBA por los Toronto Raptors, haciendo su debut el 26 de octubre de ese año.

Aunque intentó muchas veces que lo expulsaran del seminario, Siakam dijo a ESPN que, sin duda, formarse allí “fue lo mejor que me pudo haber pasado”.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Etiquetas: Deporte, Seminario, NBA, Pascal Siakam, Tronto Raptors, Finales NBA

Comentarios