Tras recorrer el Museo de la Ocupación y Lucha por la Libertad de Lituania, el Papa Francisco dejó escrito un mensaje en el libro de visitas, pidiendo a Dios que “otorgue su don de la reconciliación y paz al pueblo lituano”.

Este museo, creado en 1992, está dedicado principalmente a recordar el medio siglo de ocupación soviética de Lituania, especialmente a los presos políticos y víctimas mortales del régimen comunista.

El museo ocupa las antiguas oficinas de la KGB (Comité para la Seguridad del Estado), la agencia de inteligencia soviética, donde se detenía, torturaba y asesinaba a quienes se consideraban opositores al régimen.

En su visita, el Santo Padre visitó las antiguas celdas y espacios de tortura por los que pasaron muchos obispos, sacerdotes y religiosos, a quienes el régimen soviético consideró una amenaza.

En su mensaje, el Papa señaló que “en este lugar que conmemora a las muchas personas que sufrieron como resultado de la violencia y el odio, y que sacrificaron sus vidas por la libertad y justicia, he rezado para que Dios Todopoderoso otorgue su don de la reconciliación y paz al pueblo lituano”.