16 de agosto de 2020 - 5:02 PM

Estados Unidos: Uno de cada cuatro jóvenes adultos contempla la idea de quitarse la vida

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Unsplash
Imagen referencial / Crédito: Unsplash

Más de una cuarta parte de los jóvenes adultos entre 18 y 24 años han contemplado seriamente el suicidio durante el último mes, según una nueva encuesta de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. 

El informe titulado “Mental Health, Substance Use, and Suicidal Ideation During the COVID-19 Pandemic — United States, June 24–30, 2020” se publicó el 14 de agosto. Los datos se recopilaron de adultos en los Estados Unidos a fines de junio.

Tommy Tighe, consejero matrimonial y familiar y presentador del podcast católico de salud mental “Saint Dymphna's Playbook”, le dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que encontró que los datos eran “realmente desgarradores, aunque esperados”. 

Después de meses de confinamientos prolongados en todo el país y ansiedad por la pandemia de coronavirus, Tighe dijo que “nuestro nivel básico de ansiedad ha aumentado durante esta experiencia”. 

“Tratar de vivir con esta base más alta ciertamente ha afectado nuestra capacidad para tolerar la frustración y el estrés”, acotó.

Según el CDC, “el 40.9% de los encuestados informaron al menos una condición adversa de salud mental o conductual, incluidos síntomas de trastorno de ansiedad o trastorno depresivo (30.9%), síntomas de un trastorno relacionado con el trauma y el estrés (TSRD) relacionado con el pandemia (26.3%) y haber comenzado o aumentado el consumo de sustancias para afrontar el estrés o las emociones relacionadas con el COVID-19 (13.3%)”.

Esas cifras aumentaron considerablemente entre ciertos grupos. Casi tres de cada cuatro adultos de 18 a 24 años, y un poco más de la mitad de los adultos de 25 a 44 años, informaron “al menos un síntoma de salud mental o conductual adverso” en la encuesta. Entre los hispanos, el 52.1% de los encuestados informaron al menos un síntoma de salud mental adverso relacionado con la pandemia, así como dos tercios de los encuestados que tenían menos de un diploma de escuela secundaria. 

El 54% de los trabajadores esenciales encuestados dijeron que habían experimentado al menos un síntoma de salud mental o conductual adverso relacionado con COVID-19. 

De todos los encuestados, el 10.7% informó “haber considerado seriamente el suicidio” en los 30 días anteriores a la realización de la encuesta. Ese número aumentó al 25.5% de los encuestados de 18 a 24 años, al 18.6% de los hispanos encuestados y al 15.1% de los encuestados negros no hispanos. Un poco más del 30% de los “cuidadores de adultos no remunerados que realizaron una autoevaluación” y el 21.7% de los trabajadores de servicios esenciales autoevaluados dijeron que ellos también habían considerado seriamente el suicidio en el último mes. 

Tighe dijo que las cifras sombrías reflejan una falta de conciencia sobre la salud mental en una cultura más amplia y una falta de acceso a los servicios.

“Nuestra cultura en general ignora los síntomas de salud mental y las habilidades de afrontamiento saludables para combatir esos síntomas y, por lo tanto, muchos de nosotros no estamos preparados para enfrentar una experiencia de esta magnitud”, dijo. 

Con la pandemia de COVID-19, las escuelas de todos los niveles en todo el país cerraron a la instrucción presencial. Para los estudiantes de último año que se gradúan en colegios y universidades, la mayoría de los cuales están en el grupo de edad de 18 a 24 años, esto significó que su último semestre de la universidad se pasó en línea. Muchos estudiantes vieron cancelados sus trabajos o pasantías debido a los efectos económicos inestables de la pandemia. 

James Marafino, un trabajador social católico en el área de Washington DC, le dijo a CNA que estos factores ciertamente han jugado un papel en los sentimientos reportados por los jóvenes de 18 a 24 años.

“Esta es la edad en que [los adultos jóvenes] van a la universidad y encuentran empleo. Esta es una de sus primeras experiencias con la vida independiente, y lo más probable es que estén manejando una pandemia por su cuenta”, dijo Marafino.

“Esto causaría una angustia mental/emocional significativa. Pueden sentir que sus vidas están paralizadas o retrasadas, y no saben cuándo pueden 'reanudar sus vidas'”, dijo. 

Sophia Swinford, fundadora de Catholic Mental Health, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo aumentar la conciencia y el acceso a los recursos de salud mental para los católicos, dijo a CNA que le preocupa que el estigma que rodea al suicidio impida que las personas, en particular las de una fe religiosa, obtengan ayuda.

“Es irónico, 'estigma' proviene de una palabra que se refiere a una marca o marca en un esclavo, y es de esta palabra que obtenemos 'estigmas'. Entonces, tal vez sea precisamente el 'estigma' en torno a los sufrimientos de estas personas lo que debería dejar en claro que estamos llamados a servir a Cristo en ellos”, dijo Swinford. 

Swinford calificó las tasas de suicidio y de ideación suicida como un “fracaso social”. 

“Nosotros, como sociedad, les hemos fallado a esas personas, y ya es hora de que comencemos a discernir seriamente cómo podemos cambiar eso”, dijo. 

Tanto Tighe como Marafino creen que es importante comunicarse entre sí durante este tiempo. 

“Necesitamos hablar entre nosotros y ver cómo le va a la gente. Vivimos en una época en la que tenemos tecnología para estar en contacto constante entre nosotros”, acotaron.

La espiritualidad también juega un papel en la salud mental. 

La gente necesita #orar unos por otros como si todo dependiera de ello”, dijo Tighe. También sugirió que las personas que enfrentan estrés reserven tiempo para “hacer una pausa, respirar, orar, meditar” y tomar nota de sus sentimientos sin juzgar. 

Tighe sugirió que tomarse un descanso de los medios y otros entornos que aumentan la ansiedad también es importante. 

“Recuerde tomar descansos del contenido perturbador”, agregó Tighe.

“Las redes sociales realmente funcionan en nuestra contra. Si estamos tratando de trabajar con nuestra ansiedad, debemos prestar atención al impacto que tiene en nosotros y tomar descansos cuando sea necesario”, concluyó.

 Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en Catholic News Agency, agencia en inglés del Grupo ACI.

Etiquetas: Estados Unidos, suicidio, depresión, Centros para el Control de Enfermedades, CDC, estrés, ansiedad, salud mental

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios