25 de marzo de 2012 - 1:02 AM

Es un milagro que el Papa venga a Guanajuato, dice niña de 7 años

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Miles fueron las personas que en medio de una gran expectativa y un ambiente muy festivo al son de la música tradicional mexicana asistieron al encuentro del Papa Benedicto XVI con unos dos mil niños en la Plaza de La Paz en Guanajuato. Una pequeña de 7 años consideró que la presencia Pontífice era "un milagro".

En una breve y sencilla declaración a ACI Prensa y ante la mirada de su emocionada madre, la niña Alondra Johana Márquez Granados dijo que "es un milagro que el Papa venga aquí a Guanajuato".

El testimonio de Alondra plasma de algún modo la experiencia de los miles de niños presentes, así como de jóvenes y adultos que recibieron con gran alegría y con música de mariachis al Santo Padre que hizo su aparición en el balcón de la Casa del Conde Rul aproximadamente después de las 7:00 p.m..

Para Yolet, una joven de Guadalajara, ver al Papa "es una experiencia maravillosa y única. Sus palabras no van a dejar los corazones indiferentes".

"Estamos felices y apoyándolo con todo el corazón porque lo amamos. Sus palabras son esperanza para este país que tanto lo necesita", agregó.

Los miles de fieles que aguardaron durante varias horas la llegada del Santo Padre, corearon en distintas oportunidades varios de los lemas que ya se han escuchado en estos días en León, Silao y Guanajuato como: "!Se siente, se siente, el Papa está presente!", "!Benedicto, hermano! ¡Ya eres mexicano!" y también "¡Esta es la juventud del Papa!" acuñado en Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud de 2011.

Mariela Ramírez, de 21 años, dijo luego a ACI Prensa que el Santo Padre se reúne con los niños "porque tiene un gran mensaje para ellos que son la semilla de México y el futuro de la Iglesia".

"Estoy muy emocionada porque amo al Santo Padre. Él es el Vicario de Cristo, que es la persona más importante del planeta y debemos poner el corazón" en este encuentro, añadió.

Una de las notas características de la tarde-noche del sábado 24 de marzo fue, sin duda, el repique de campanas que anunciaba la inminente llegada del Santo Padre a la Plaza de La Paz, el momento de su entrada al recinto y su aparición luego en el balcón desde donde pronunció su discurso en el que alentó a trabajar siempre por el bien de los pequeños.

En varios momentos la multitud rompió en aplausos y expresó una gran emoción, especialmente cuando los niños que acompañaban al Papa soltaron algunas palomas blancas como símbolo de la paz.

Para el señor Roque Aria, de 58 años y natural de Guanajuato, "la venida del Papa es lo mejor que ha podido ocurrir en mi vida".

Aria también entonó las distintas canciones que acompañaron el encuentro del Pontífice con los niños, como el tradicional "Cielito lindo", "La vida no vale nada", entre otras, que resonaron en distintos momentos de la tarde.

Como broche de oro a una intensa tarde-noche en medio de una hermosa ciudad, que es Patrimonio de la Humanidad y que está caracterizada por sus túneles de roca y sus coloridas construcciones coloniales, los organizadores soltaron al cielo globos amarillos y blancos, y lanzaron una "lluvia" de papeles de los mismos colores.

El entusiasmo de la gente siguió desbordándose ya que durante todo el recorrido de vuelta una multitud acompañó muy alegre y emocionada el paso del Santo Padre de regreso al Colegio de Miraflores en la ciudad de León.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios