7 de mayo de 2020 8:35 pm

En un mes, siete religiosas de un mismo convento fallecen a causa del coronavirus

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Flickr de Karain (CC BY 2.0)
Imagen referencial. Crédito: Flickr de Karain (CC BY 2.0)

Al menos siete hermanas felicianas de una sola comunidad en Michigan (Estados Unidos) fallecieron a causa del coronavirus en abril. Mientras la Iglesia en el país continúa contando el costo humano de la pandemia, el cuerpo del primer sacerdote católico en morir por el virus en los Estados Unidos ha sido repatriado a su país natal, México, para su entierro.

Durante el mes de abril murieron once Hermanas Felicianas de Livonia, Michigan, dos de ellas el domingo de Pascua. El portavoz de la orden señaló a CNA – agencia en inglés del Grupo ACI - que siete de las hermanas fallecidas tenían COVID-19, y que hay pruebas pendientes para varias otras.

Las felicianas, formalmente conocidas como la Congregación de las Hermanas de San Félix y Cantalice, Tercera Orden Regular de San Francisco de Asís (CSSF), han estado en Livonia durante casi un siglo. La orden fundó la Universidad de Madonna en 1937.

La religiosa feliciana más joven en fallecer fue la hermana Victoria Marie Indyk, de 69 años, quien murió el 26 de abril diagnosticada con COVID-19. La mayor fue la hermana Mary Luiza Wawrzyniak, de 99 años.

La hermana Wawrzyniak, quien murió el 10 de abril, fue religiosa feliciana durante 80 años. Según la revista Bridge de Michigan, el sobrino de la hermana Wawrzyniak, se contactó con ella dos días antes de su muerte y se le informó que estaba muy enferma. Se confirmó que dos religiosas que vivían en el mismo piso que ella tenían coronavirus.

En todo el norte de Estados Unidos han fallecido 14 felicianas desde que entraron en vigencia las órdenes de cuarentena. No todas estas muertes se han relacionado con el coronavirus, sin embargo, la Orden no pudo confirmar los números exactos a CNA.

Hay aproximadamente 60 conventos en la provincia y, hasta el 20 de abril, había 35 personas, incluidos empleados, que habían sido diagnosticadas con el virus.

Michigan es el séptimo estado con más infectados de coronavirus en el país.

Asimismo, el cuerpo del primer sacerdote en los Estados Unidos en morir por el virus fue repatriado a México, su país de origen, para ser enterrado.

El P. Jorge Ortiz-Garay, de 49 años, murió debido a complicaciones por el coronavirus el 27 de marzo de 2020. En el momento de su muerte, el P. Ortiz-Garay se desempeñaba como pastor de la Iglesia Católica Romana de St. Brigid en Brooklyn.

Ordenado sacerdote en la Arquidiócesis de Newark en 2004 y afiliado al Camino Neocatecumenal, pasó los últimos diez años trabajando en varias parroquias de la Diócesis de Brooklyn.

“Hoy es domingo del Buen Pastor, y enviamos a su hogar, México, a un buen pastor, un hijo de Nuestra Señora de Guadalupe”, dijo el Vicario de Comunicaciones de la Diócesis de Brooklyn, Mons. Kieran Harrington, mientras bendecía el ataúd del sacerdote antes de su salida al aeropuerto.

Mons. Harrington concluyó la bendición rezando por el descanso del alma de P. Ortiz-Garya y “por el consuelo de su familia, amigos y todos aquellos a quienes atendió en la Diócesis de Brooklyn. Que descanse en la paz de Cristo, el Señor resucitado”.

Debido a la suspensión de liturgias públicas, se celebrará una Misa conmemorativa en la Diócesis de Brooklyn cuando sea seguro y la pandemia del coronavirus haya calmado.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Religiosas, coronavirus

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios