12 de octubre de 2019 8:25 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 12 de octubre de 2019 11:32 am

Emocionado Cardenal propone a Newman para alentar unidad entre cristianos

Redacción ACI Prensa

Tapiz del Cardenal Newman en la Basílica de San Pedro. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
Tapiz del Cardenal Newman en la Basílica de San Pedro. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, se emocionó al presentar a John Henry Newman, que será proclamado santo este domingo, como ejemplo para alentar la unidad de los cristianos.

El Cardenal Newman, que se convirtió al catolicismo tras haber sido criado como anglicano y que será canonizado el domingo 13 de octubre, constituye un aliento “para el nuevo ímpetu ecuménico hacia la reconciliación y la reconstitución de la unidad católica”, dijo el Prefecto en un evento realizado este sábado en el Vaticano.

“Esta falta de unidad afecta la comunión de los individuos y las Iglesias, y apunta también a la falta de integración de las riquezas doctrinal y espiritual de las Iglesias hermanas y las comunidades eclesiales que siguen separadas de Roma”

“Cardenal Newman: Una celebración” es el nombre del evento en el que participó el Cardenal Ouellet en la Casina Pío IV en el Vaticano.  

El Cardenal señaló en su intervención que “considero que el maestro inglés se encuentra a la altura de Doctores de la Fe como Atanasio y Agustín, cuyas vidas fueron confesiones de fe a costa de grandes sacrificios, y que proporcionaron ideas decisivas tanto por sus contenidos como por sus actos”.

Tras resaltar “la profundidad de este hombre de Dios” y “el lugar que ahora ocupa en el catolicismo”, el Purpurado de origen canadiense dijo que “la contribución de Newman, que nos ofrece las cualidades típicas de la cultura inglesa, además de la tradición, nos permite tener una evaluación de lo que se ha perdido durante siglos de separación”.

“El tiempo ha llegado, a pesar de las dificultades en el camino, para promover entre nosotros iniciativas que impulsen el diálogo y la reconciliación para lograr la plena unidad entre los cristianos”, continuó.

La vida y la teología de John Henry Newman, resaltó el Cardenal Ouellet, “nos desafían para examinar atentamente las dificultades internas para la reconciliación, y tomar un mayor interés en otros cristianos para movernos juntos”.

“Esto requiere una conversión de todas las confesiones, comenzando por la Iglesia Romana”, prosiguió el Cardenal y destacó que “Newman le dio un lugar importante a la teología en la Iglesia”.

De hecho, subrayó, “la teología es parte del ministerio profético como la inteligencia de la fe que nos nutre, renueva la predicación y nos da las herramientas para un dialogo evangelizador con el mundo”.

El Cardenal Newman, resaltó el Prefecto de la Congregación de los Obispos “fue un pionero de la teología histórica” y “un profeta del humanismo por su apasionada búsqueda de la verdad”.

En el evento también participó el Cardenal Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, quien destacó “la extraordinaria personalidad humana, teológica y social” de John Henry Newman, “un ilustre hijo de Gran Bretaña”.

“El 19 de septiembre de 2010 tuve el privilegio de participar de la ceremonia de beatificación con el Papa Benedicto XVI. Mañana seré feliz de poder ser testigo de su canonización que concluye un camino en el que se ha evidenciado su extraordinaria cualidad como hombre de Dios y hombre de Iglesia”, afirmó.

“Según el pensamiento de Pablo VI, Newman se encontraba invisiblemente en el centro del (Concilio) Vaticano II. De hecho, él estuvo fielmente presente con su enseñanza, algo que se percibe en algunos documentos. Recuerdo aquí principalmente la declaración Dignitatis humanae, donde se acoge el primado de la conciencia en la búsqueda de la verdad”, prosiguió.

El Concilio Vaticano II fue el evento eclesial y mundial más importante del siglo XX. Lo impulsó el Papa San Juan XXIII para buscar el “aggiornamento”, es decir la actualización de la Iglesia para acercarla al mundo actual. Comenzó en 1962 y se dividió en cuatro etapas. Participaron en alrededor de dos mil padres conciliares de todo el mundo.

“Hoy la Iglesia Católica reconoce no solo la importancia de su pensamiento eclesiológico sino también la importancia de su santidad de vida”, concluyó el Cardenal Filoni.

Etiquetas: Vaticano, Cardenal Newman, Cardenal John Henry Newman

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios