11 de mayo de 2020 - 9:16 PM

Embajador de Estados Unidos en México se confiesa “intrigado” por la Guerra Cristera

Redacción ACI Prensa

Cristeros junto a familiares, con la bandera de México detrás con la imagen de la Virgen de Guadalupe como escudo. Foto: Dominio público.
Cristeros junto a familiares, con la bandera de México detrás con la imagen de la Virgen de Guadalupe como escudo. Foto: Dominio público.

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, dijo recientemente que vio la película Cristiada, (“For Greater Glory”, en inglés), y se manifestó “intrigado” por la Guerra Cristera que vivió el país latinoamericano a inicios del siglo XX.

“La Guerra Cristera de los años 20 siempre me ha intrigado, pues me cuesta entender cómo el gobierno pudo haber perseguido a la iglesia en un país tan católico. ¿Lo han visto? ¿Qué se piensa hoy de Calles y esa guerra?”, escribió, motivando más de mil respuestas, más de mil retuits y más de ocho mil me gusta.

Entre las respuestas a la publicación hubo quienes criticaron a quienes se levantaron en armas contra el Gobierno de Plutarco Elías Calles, mientras que muchos otros defendieron la libertad religiosa y denunciaron la represión que vivieron los católicos en esos años.

También hubo quienes le dijeron al embajador de Estados Unidos en México que ese capítulo de la historia mexicana fue silenciado durante mucho tiempo en las escuelas.

“Qué interesante. Me preguntaba qué se enseña hoy sobre ese capítulo de la historia mexicana”, respondió Landau a uno de ellos.

Las tensiones entre Iglesia y Estado que detonaron la Guerra Cristera se remontan a mediados del siglo XIX, cuando el Gobierno de Benito Juárez, con las Leyes de Reforma, retiró propiedades a la Iglesia Católica en México.

El conflicto se agravaría con la Constitución de 1917, que desconocía una serie de derechos de la Iglesia, como su personalidad jurídica, restringía el culto público y limitaba el número de sacerdotes, entre otras medidas. Cuando Plutarco Elías Calles llega al poder, promulga la Ley de tolerancia de cultos, conocida como “Ley Calles”, para hacer efectivos los artículos constitucionales contra la Iglesia.

Así, los sacerdotes estaban prohibidos incluso de vestir traje talar en las calles, se suprimieron las congregaciones religiosas y la enseñanza de religión en las escuelas.

La intransigencia de Calles llevó a la Iglesia a suspender el culto en los templos el 31 de julio de 1926. Este sería el factor determinante para que en diversas ciudades del país, de forma espontánea y sin una organización central, los pobladores se levantaran en armas contra el gobierno mexicano.

La Guerra Cristera concluyó oficialmente el 21 de junio de 1929 con la firma de los acuerdos entre el Arzobispo mexicano Leopoldo Ruiz y Flores, como delegado apostólico del Papa Pío XI, y el entonces presidente del país, Emilio Portes Gil.

No sería hasta 1992 que se reformó la Constitución de México y se promulgó la Ley de asociaciones religiosas y culto público, dándole personalidad jurídica a la Iglesia en el país. Sin embargo, la Iglesia Católica tiene aún restricciones importantes, como la prohibición de poseer canales de televisión.

Landau recordó además que la Guerra Cristera “fue un tema importante en la relación bilateral en esos años durante la gestión de mi predecesor Dwight Morrow”.

El Embajador de Estados Unidos en México dijo que también vio el crucifijo retorcido que se conserva en la Basílica de Guadalupe, como recuerdo del atentado con una bomba contra la imagen original de Nuestra Señora de Guadalupe en 1921.

“¡Lo he visto! Muy impresionante. Un capítulo muy interesante, y trágico, en la larga historia de México”, escribió el diplomático.

Cristiada, estrenada en 2012 y producida por Dos Corazones Films, fue dirigida por Dean Wright. Participaron en la película los actores Andy García, Eva Longoria, Oscar Isaac, Rubén Blades, Peter O'Toole y Eduardo Verástegui.

La película recrea los días de la Guerra Cristera y presenta a importantes personajes de ese conflicto, como San José Sánchez del Río y el general Enrique Gorostieta.

Landau, hijo del también diplomático estadounidense George Landau, se ha manifestado católico públicamente y confió su labor en México a la Virgen de Guadalupe durante una visita a la Basílica en agosto de 2019.

Está doctorado por la Escuela de Leyes de Harvard y trabajó junto al fallecido juez de la Corte Suprema de Estados Unidos Antonin Scalia.

Fue nominado para su actual cargo por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y fue confirmado por el Senado de ese país a inicios de agosto.

Tiene dos hijos junto a su esposa, Caroline: Nathaniel, de 18, y Julia, de 12 años.

Etiquetas: Estados Unidos, México, Cristiada, cristeros, Iglesia en México

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios