Desde el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, el Vaticano felicitó a los hindúes por el “Diwali”, una fiesta india conocida como “el festival de las luces”.

Este evento se basa en la mitología antigua, representa la victoria de la verdad sobre la mentira, de la luz sobre la oscuridad, de la vida sobre la muerte y del bien sobre el mal. 

La celebración dura tres días y marca el comienzo de un nuevo año, la reconciliación familiar, especialmente entre hermanos, y el culto a Dios. Este año, la fiesta será celebrada por muchos hindúes el 24 de octubre.  

Con motivo de esta fiesta, el Dicasterio para el Diálogo Interreligioso envió a los hindúes un mensaje bajo el título “Cristianos e hindúes: promovamos juntos la convivencia y la corresponsabilidad”, firmado por el prefecto del Dicasterio, el Cardenal Miguel Ángel Ayuso. 

En el mensaje, publicado este lunes, desearon que “esta fiesta de las luces os dé la gracia y la felicidad de encender, además de la vuestra, la vida de todos en vuestras familias, comunidades y en la sociedad en general”.

“De acuerdo con nuestra querida tradición, deseamos compartir con ustedes, en esta ocasión, algunas reflexiones sobre cómo nosotros, cristianos e hindúes, podemos promover juntos la convivencia y la corresponsabilidad para el bien de todos y cada uno”, se lee a continuación.

Más en Vaticano

“La convivencia es tanto la cualidad de ser amigable y animado -continúa el mensaje-, como la capacidad de vivir en medio de los demás con sus individualidades, diversidades y diferencias en un espíritu de respeto, amor y confianza”.

En este sentido, defendieron que “además de ser responsables de contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, al bien común, también es necesario que responsabilicemos a las personas que nos rodean para que la convivencialidad sea una realidad, respetando la dignidad trascendental de toda persona humana y sus legítimos derechos que se derivan de ella”.

Asimismo, explicaron que “al igual que las familias, guiadas por los ejemplos de los padres y los ancianos, tienen un papel preeminente a la hora de inculcar a sus hijos y jóvenes estos nobles valores de convivencia y corresponsabilidad”, los líderes religiosos también deben hacerlo.

Recordaron además que el Papa Francisco definió el diálogo interreligioso como “un signo providencial” de nuestro tiempo y un “camino privilegiado para el crecimiento de la fraternidad y la paz en el mundo”.

“Que nosotros, los cristianos y los hindúes, uniendo nuestras manos a las de todas las demás tradiciones religiosas y a las de las personas de buena voluntad, promovamos, individual y colectivamente, el espíritu de convivencia y corresponsabilidad para transformar este mundo en un hogar seguro en el que todos puedan vivir con paz y alegría”, concluye el mensaje.

 

(El artículo continúa después)