El único obispo salesiano en los Estados Unidos, Mons. Emilio Simeon Allué, falleció este 27 de abril a causa del coronavirus COVID-19, luego de una semana de hospitalización.

Según señala la agencia salesiana ANS, el Obispo Auxiliar Emérito de Boston y Obispo titular de Creo falleció a las 9:30 a.m. en el hospital St. Elizabeth de Boston, luego de estar internado por una semana.

A sus 85 años, 24 de ellos como obispo, Mons. Allué partió a la Casa del Padre, siendo el primer y único obispo salesiano en los Estados Unidos, comentó ANS.

“Un hombre de buen carácter, amigable, trabajador, perseverante, cooperativo, con un buen sentido de la responsabilidad, un buen hombre de comunidad y un buen administrador”, señaló un inspector cuando todavía Mons. Allué aún era un sacerdote salesiano.

El Prelado nació en Huesca (España), el 18 de febrero de 1935. Veinte años más tarde ingresó al noviciado salesiano, donde en 1956 realizó sus votos, y en 1966 fue ordenado sacerdote.

Por muchos años fue misionero en Estados Unidos, a donde regresó luego de sus estudios en Roma, y en 1974 decidió convertirse en ciudadano de este país.

Más en América

Estudió Teología en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma y obtuvo su doctorado en Teología en la Universidad de Fordham en Nueva York.

Fue nombrado Obispo Auxiliar de Boston por San Juan Pablo II en 1996.

Ese mismo año, fue creado obispo por el Cardenal Bernard Law, Arzobispo de Boston, y tomó como lema episcopal la frase “Da mihi animas”, siguiendo su carácter salesiano.

Mons. Allué fue responsable de las pastorales de la región occidental (1996-2000), la región de Merrimack (2002-2008) y la pastoral de los hispanos (2008-2010).

En 2010 se convirtió en obispo auxiliar emérito, pero siguió sirviendo en la pastoral diocesana. En los últimos años vivió en la residencia “Regina Cleri” para sacerdotes en pensión de Boston.