27 de abril de 2006 9:26 am

El Papa pide precisar mejor causas de martirio y distinguir entre beatos y santos

Redacción ACI Prensa

El Papa pide precisar mejor causas de martirio y distinguir entre beatos y santos

En una carta dirigida al Cardenal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, con ocasión de su sesión plenaria, el Papa Benedicto XVI reafirmó dos principios que han marcado su pontificado: distinguir mejor la diferencia entre los beatos y los santos; y precisar el concepto de martirio como muerte por “odio a la fe”.

El Pontífice alentó la decisión de la Congregación de disponer una “Instrucción para el desarrollo de la investigación diocesana en las Causas de los Santos”, que se dirige a los obispos diocesanos con el fin de “salvaguardar la seriedad de las investigaciones, sea cuando se examinan las virtudes de los siervos de Dios, los casos de martirio o los posibles milagros”.

“Está claro escribe el Papa que no se podrá iniciar una causa de beatificación o canonización en ausencia de fama de santidad comprobada, aunque se trate de personas que se han distinguido por su coherencia evangélica y por particulares méritos eclesiales y sociales”.

El Santo Padre escribe luego sobre los milagros, señalando su deseo de que la plenaria “profundice este tema a la luz de la tradición de la Iglesia, de la teología actual y de las pruebas científicas”. “La praxis ininterrumpida de la Iglesia establece la necesidad de un milagro físico y que no basta un milagro moral”, añade.

Al abordar el tema del martirio, Benedicto XVI escribe que “si el motivo que lleva al martirio permanece invariable, teniendo en Cristo su fuente y modelo, han cambiado sin embargo los contextos culturales del martirio y las estrategias ‘ex parte persecutoris’ (del lado de los perseguidores), que tratan cada vez menos de evidenciar de forma explícita su aversión a la fe cristiana, pero simulan diferentes razones, por ejemplo, de naturaleza política o social”.

Pese a ello, el Pontífice recuerda que “es necesario conseguir pruebas irrefutables de la disponibilidad al martirio, como por ejemplo, el derramamiento de sangre y su aceptación por parte de la víctima, pero es igualmente necesario que aflore directa o indirectamente, pero siempre de forma moralmente cierta, l'odium fidei’ (el odio a la fe) del perseguidor. Si falta este elemento, no habrá un verdadero martirio según la perenne doctrina teológica y jurídica de la Iglesia”.

Por último, el Santo Padre afirma que desde su elección al pontificado realizó “el difundido deseo de que se acentuase más, en la modalidad de las celebraciones, la diferencia sustancial entre la beatificación y la canonización y que en los ritos de beatificación se implicasen de forma más visible las Iglesias particulares, teniendo siempre presente que sólo al Romano Pontífice le compete conceder el culto a un Siervo de Dios”.

“Desde sus comienzos la Iglesia ha dedicado una gran atención a los procedimientos que llevan a los Siervos de Dios a la gloria de los altares. Las causas de los santos se consideran ‘causas mayores’, tanto por la nobleza de la materia tratada como por su incidencia en la vida del Pueblo de Dios”, concluyó el Santo Padre.

Comentarios