24 de junio de 2021 - 6:40 AM

El Papa pide no dejar desiertas las calles de Jerusalén ante los efectos de la pandemia

POR MIGUEL PÉREZ PICHEL | ACI Prensa

El Papa Francisco en una imagen de archivo. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
El Papa Francisco en una imagen de archivo. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Papa Francisco mostró su preocupación por la baja recaudación de la Colecta para Tierra Santa de este año y pidió no quedarse indiferentes ante los problemas de los cristianos de Oriente Medio y no permitir que las calles de Jerusalén queden desiertas.

El Santo Padre se expresó así durante la audiencia que concedió en el Vaticano este jueves 24 de junio a los participantes en la Asamblea de la Reunión de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales (ROACO), que se desarrolla en Roma del 21 al 24 de junio.

En su discurso, el Papa señaló que le habían informado de que en 2020 “la colecta para Tierra Santa recaudó aproximadamente la mitad que en años anteriores”.

El Pontífice achacó esta baja recaudación a los efectos de la pandemia de coronavirus y a las medidas de confinamiento de la población para enfrentarla: “Ciertamente, pesaron mucho los largos meses en los que la gente no pudo reunirse en las iglesias para las celebraciones, pero también la crisis económica generada por la pandemia”.

El Papa explicó que los confinamientos han tenido un lado positivo, y es que “nos empuja a una mayor esencialidad”. Pero “tampoco puede dejarnos indiferentes, pensando también en las calles desiertas de Jerusalén, sin peregrinos que van a regenerarse en la fe, pero también a expresar una solidaridad concreta con las Iglesias y las poblaciones locales”.

Sobre el conflicto entre Israel y Palestina, el Santo Padre expresó que “siempre soñamos que se abra en el cielo el arco de la paz, que Dios dio a Noé como signo de la alianza entre el cielo y la tierra y de la paz entre los hombres”.

En ese sentido, lamentó que “demasiado a menudo, incluso recientemente, esos cielos están surcados por artefactos que llevan la destrucción, la muerte y el miedo”.

Agradeció también el Pontífice la preocupación del ROACO por la situación en Eritrea y en Líbano. País, el primero, donde la Iglesia padece grandes dificultades por las incautaciones del gobierno, y el segundo, donde se ha desatado una grave crisis tras la explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto y que afectó a varios barrios cristianos de la capital del Líbano.

El Papa se refirió también al “el escándalo de diez años de conflicto” en Siria, con “los millones de desplazados internos y externos, las víctimas, la necesidad de reconstrucción que sigue siendo rehén de la lógica partidista y de la falta de decisiones valientes por el bien de esa nación martirizada”.

El Obispo de Roma reconoció que sigue con inquietud “la situación surgida con el conflicto en la región etíope de Tigray, sabiendo que su alcance abarca también a la vecina Eritrea. Más allá de las diferencias religiosas y confesionales, nos damos cuenta de lo esencial que es el mensaje de Fratelli tutti cuando las diferencias entre grupos étnicos y las consiguientes luchas por el poder se erigen en sistema”.

Por último, lamentó las heridas sufridas por Armenia recientemente, país que visitó en 2016, y agradeció los esfuerzos “para que la comunidad católica siga siendo signo y fermento de vida evangélica”.

Etiquetas: Vaticano, Tierra Santa, Jerusalén, Papa Francisco, Coronavirus, Covid-19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios