27 de marzo de 2015 10:40 am

El Papa me dijo que no había motivo para que Barros no asumiera Osorno, precisa Arzobispo

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Mons. Fernando Chomalí y el Papa Francisco. Foto: Conferencia Episcopal de Chile.
Mons. Fernando Chomalí y el Papa Francisco. Foto: Conferencia Episcopal de Chile.

El Arzobispo de Concepción (Chile) y hasta hace unos días Administrador Apostólico de la diócesis de Osorno en el sur del país, Mons. Fernando Chomali, señaló que el Papa Francisco “me dijo que había analizado todos los antecedentes y que no había motivo objetivo alguno” para que Mons. Juan Barros Madrid “no asumiera la diócesis”.

En entrevista concedida al diario chileno El Sur, el también Arzobispo de Concepción y miembro de la Pontificia Academia para la Vida desde el año 2001, dio a conocer los detalles de la reunión que sostuvo con el Santo Padre el pasado 6 de marzo, antes de que Mons. Barros asumiera como nuevo Obispo de la diócesis de Osorno.

El fin de semana la prensa internacional hizo eco de la toma de posesión del Obispo de Osorno, Mons. Juan Barros, afectada por la protesta de un grupo que lo acusa de haber encubierto los abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima, algo que el Prelado ha negado en reiteradas ocasiones.

Al respecto y ya en su sede en Concepción, Mons. Chomali explicó que “al Papa le leí un escrito de cinco carillas con una detallada información de las consecuencias que tuvo el nombramiento que él hizo. Toda la documentación que le cité le llegó, ya sea vía nunciatura, ya sea vía embajada de Chile ante la Santa Sede. Estaba muy al tanto de la situación de monseñor Barros y de hecho hace algunos días había conversado con él”.

“Con firmeza y mucha convicción me dijo que había analizado todos los antecedentes y que no había motivo objetivo alguno para que (Mons. Barros) no asumiera la diócesis”, como efectivamente lo hizo el sábado 21 de marzo en medio de algunas protestas incluso dentro de la Catedral de Osorno.

Al ser preguntado sobre si “hubiese preferido otra cosa”, el Arzobispo dijo que “mi única preferencia era entregar la diócesis como establece la tradición y el derecho eclesiástico. No me pidan que desobedezca al Papa. Le prometí obediencia hasta el día de mi muerte. Ser católico y obispo sin el Papa es no serlo. Fui bautizado al día siguiente de mi nacimiento y moriré así”.

Sobre los violentos incidentes al interior de la Catedral el día de la toma de posesión, Mons. Chomali dijo que “jamás nos imaginamos eso. Fue absolutamente sorpresivo. Nos impactó profundamente”.

“Es un episodio triste por cierto, pero yo soy obispo y no experto en inteligencia policial. Claramente quienes profanaron el templo y la Eucaristía y agredieron no son católicos. Es un síntoma más del nivel de violencia que hay en el país y que demuestra que estamos lejos de una auténtica democracia y respeto mutuo. Un católico puede disentir de una nominación papal, pero respeta la liturgia y la dignidad de las personas”.

Al ser preguntado sobre si considera que “la Iglesia actuó con soberbia en esta nominación”, el Arzobispo de Concepción dijo que “usted comprenderá que me cuesta pensar que el Papa, que solo él tiene la potestad de nombrar obispos, actuó con soberbia. Sobre todo al ver lo que dice y hace como pastor de la Iglesia”.

“Lo que sí me queda claro es que el caso Karadima caló profundamente en las personas y en la sociedad. Lo que ha ocurrido es un llamado de atención para toda la Iglesia respecto de que las consecuencias de los abusos duran años y cuestan sanar las heridas”.

A finales de 2010, la justicia chilena cerró por falta de pruebas una investigación sobre abusos sexuales que el sacerdote Fernando Karadima Fariña habría cometido en los ‘80s. Sin embargo, en febrero de 2011, la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano terminó su propia investigación y declaró culpable a Karadima, hoy de 84 años. Este sacerdote era conocido como párroco de Sagrado Corazón de Jesús en la conocida comuna de Providencia en la capital chilena. La justicia chilena reabrió el caso y lo terminó archivando por prescripción en 2012.

Mons. Chomalí explicó además que ha conversado por teléfono con Juan Carlos Cruz, una de las víctimas, con quien además se reunirá pronto. En su opinión, dijo, “lo más importante es que de una vez por todas Karadima (84) pida perdón a las víctimas y repare el mal causado antes que se muera”.

El Prelado pidió luego a quienes rechazan la llegada de Mons. Juan Barros a Osorno que “le den una oportunidad, que se conozcan mutuamente y que lo ayuden en su ejercicio pastoral. Monseñor Barros tiene esperanza en el futuro”.

También le puede interesar:

Etiquetas: Chile, nombramientos eclesiales, Obispo de Osorno, Mons. Juan Barros

Comentarios