23 de noviembre de 2019 10:13 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 23 de noviembre de 2019 11:51 pm

El Papa honra a mártires de Japón y clama por respeto a la libertad religiosa en el mundo

Redacción ACI Prensa

Este domingo 24 de noviembre a las 10:45 a.m., hora de Japón, el Papa Francisco visitó el Monumento de los Mártires de Nagasaki, desde el cual llamó a levantar la voz para que se garantice la libertad religiosa en todo el mundo y no se manipulen las religiones.

Francisco llegó a este lugar luego de pronunciar en el Atomic Bomb Hypocenter Park un mensaje contra el uso de las armas nucleares. El Pontífice llegó a Nagasaki en horas de la mañana directamente de Tokio, a donde arribó ayer en la tarde tras culminar su visita a Tailandia.

El Monumento de los Mártires de Nagasaki fue inaugurado en 1962, a cien años de la canonización de San Pablo Miki y sus 25 compañeros mártires asesinados durante la persecución religiosa el 5 de febrero de 1597 luego de haber caminado en la nieve unos mil kilómetros desde Kioto. Entre los mártires hubo tres jesuitas, seis franciscanos y laicos, entre extranjeros y japoneses. Todos fueron crucificados. Desde su cruz, San Pablo Miki predicó su último sermón.

Aunque el monumento está dedicado a ellos, no se trata de los únicos mártires de la Iglesia en Japón. El 24 de noviembre de 2008 fueron beatificados otros 188 mártires, asesinados entre 1603 y 1639, pues el cristianismo había sido prohibido al ser considerado un "elemento de influencia occidental y un peligro para el orden social y religioso". Entre estos mártires hay laicos, mujeres, niños y unos cuantos religiosos. El que encabezó la lista fue el sacerdote jesuita Pierre Kibe.

Francisco llegó al museo en una mañana lluviosa. Fue recibido por el director del museo, un sacerdote y hermano jesuita. Además, recibió de una familia un arreglo floral que depositó frente al memorial donde están las reliquias de los 26 mártires.

Asimismo, luego de incensar las reliquias, el Pontífice encendió una vela entregada por un descendiente de los cristianos perseguidos.

“En este lugar también nos unimos a los cristianos que en diversas partes del mundo hoy sufren y viven el martirio a causa de la fe”, expresó el Papa ante los asistentes.

“Mártires del siglo XXI –afirmó– que nos interpelan con su testimonio a que tomemos, valientemente, el camino de las bienaventuranzas. Recemos por ellos y con ellos, y levantemos la voz para que la libertad religiosa sea garantizada para todos y en todos los rincones del planeta”.

Asimismo, citó el Documento sobre la Fraternidad Humana firmado en Abu Dabi en febrero de 2019 para pedir que también se levante la voz “contra toda manipulación de las religiones ‘por políticas integristas y de división y por los sistemas de ganancia insaciables y las tendencias ideológicas odiosas, que manipulan las acciones y los destinos de los hombres’”.

Sobre el santuario construido en Nagasaki, el Santo Padre aseguró que es un lugar que, “más que de muerte, nos habla del triunfo de la vida”. Recordó que San Juan Pablo II en su visita de 1981 “vio este lugar no sólo como el monte de los mártires, sino como un verdadero Monte de las Bienaventuranzas, donde podemos tocar el testimonio de hombres invadidos por el Espíritu Santo, libres del egoísmo, de la comodidad y el orgullo. Porque aquí la luz del Evangelio brilló en el amor que triunfó sobre la persecución y la espada”.

Asimismo, dijo que este lugar anuncia la Pascua al recordar que la última palabra “no pertenece a la muerte sino a la vida” con la resurrección prometida por Cristo. “Su testimonio nos confirma en la fe y ayuda a renovar nuestra entrega y nuestro compromiso, para vivir el discipulado misionero que sabe trabajar por una cultura, capaz de proteger y defender siempre toda vida, a través de ese ‘martirio’ del servicio cotidiano y silencioso de todos, especialmente hacia los más necesitados”, señaló.

“Que la Iglesia en el Japón de nuestro tiempo, con todas sus dificultades y promesas, se sienta llamada a escuchar cada día el mensaje proclamado por San Pablo Miki desde su cruz, y compartir con todos los hombres y mujeres la alegría y belleza del Evangelio, Camino, Verdad y Vida”, añadió.

En ese sentido, Francisco invitó a pedir “Nuestra Señora, Reina de los Mártires, a San Pablo Miki y a todos sus compañeros que a lo largo de la historia anunciaron con sus vidas las maravillas del Señor, que intercedan por vuestra tierra y por la Iglesia toda, para que su entrega despierte y mantenga viva la alegría por la misión”.

Antes de retirarse, el Papa Francisco presidió el rezo del Ángelus dominical.

A las 2:00 p.m. hora de Japón, el Pontífice presidirá la Misa en el estadio de béisbol y a las 4:35 p.m. partirá en avión hacia Hiroshima, la otra ciudad que sufrió la bomba atómica en 1945, para tener un encuentro por la paz. En horas de la noche Francisco regresará a Tokio.

Con más de 126 millones de habitantes, los católicos en Japón son 536 mil, es decir el 0,42% de la población. 

La Iglesia cuenta con 16 circunscripciones eclesiásticas, 859 parroquias, 102 centros pastorales de diversa naturaleza, 29 obispos, 511 sacerdotes diocesanos, 896 sacerdotes religiosos, 29 diáconos permanentes, 173 religiosos no sacerdotes, 4.976 religiosas, 174 miembros de institutos seculares, 5 misioneros laicos, 1.307 catequistas y 80 seminaristas.

Etiquetas: Libertad religiosa, Japón, Mártires, Papa Francisco, El Papa Francisco en Tailandia y Japón, El Papa Francisco en Japón

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios