Con ocasión de la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel que la Iglesia celebra cada 29 de septiembre, el Papa Francisco alentó a invocar su protección para cooperar en el plan de salvación de Dios.

Así lo dijo el Santo Padre en un mensaje enviado a través de su cuenta oficial de Twitter @Pontifex_es en el que recomendó encomendarse a los Santos Arcángeles para recibir protección “en la lucha contra las seducciones del diablo”.

Además, el Papa sugirió rezar a los Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel para que “nos ayuden a llevar la Buena Noticia y nos tomen de la mano en el camino de la vida para que podamos cooperar en el plan de salvación de Dios”.

 

Más en Vaticano

 

Durante la Audiencia General del 28 de septiembre, el Papa recordó también la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael y rezó para que “inspire en cada uno una sincera adhesión a los planes divinos”.

En esta línea, el Santo Padre invitó a “saber reconocer y seguir la voz del Maestro interior, que habla en el secreto de la conciencia”.

Por último, el Papa pidió oraciones por la Gendarmería Vaticana “que tiene a San Miguel Arcángel como patrono, para que ellos sigan siempre el ejemplo del Santo Arcángel y el Señor los bendiga por todo el bien que realizan”.

Cada 29 de septiembre la Iglesia Católica celebra a los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel.

Miguel en hebreo significa “¡Quién como Dios!”, expresión que evoca la grandeza divina, su amor y justicia. A San Miguel se le suele representar con una espada y pisando al diablo.

(El artículo continúa después)

Rafael quiere decir “Medicina de Dios” o “Dios ha obrado la salud”. Es el arcángel amigo de los caminantes y médico de los enfermos.

Gabriel significa “Fortaleza de Dios”. Él fue quien anunció a la Virgen María que sería la Madre de Dios.