20 de enero de 2018 12:25 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 20 de enero de 2018 4:30 pm

El Papa Francisco recorre Buenos Aires

Redacción ACI Prensa

El Papa recorriendo el barrio de Buenos Aires, en Trujillo. Foto: ANDINA/Paul Vallejos.
El Papa recorriendo el barrio de Buenos Aires, en Trujillo. Foto: ANDINA/Paul Vallejos.

Luego de presidir una multitudinaria Misa en la playa de Huanchaco en Trujillo, el Papa Francisco recorrió en su papamóvil el barrio de Buenos Aires, uno de los lugares más afectados por las inundaciones de 2017 en el norte del Perú.

Entre enero y abril del año pasado, Perú y Ecuador sufrieron los embates de El Niño Costero, un fenómeno marítimo caracterizado por el calentamiento anómalo del mar focalizado en las costas, causando desbordes, inundaciones y aluviones que afectaron seriamente a diversas poblaciones.

Al llegar al barrio de Buenos Aires, que fue afectado por siete huaicos, el Santo Padre recorrió las calles saludando en su papamóvil a más de 50.000 pobladores, según apunta la Agencia Andina.

El Papa se dirigió por la avenida Libertad (hoy avenida Papa Francisco), donde le hicieron un busto como homenaje, y que además es la continuación de la prolongación Juan Pablo II.

Según el reporte oficial del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) de agosto de 2017 el Niño Costero dejó 162 personas fallecidas, 500 heridas y 19 desaparecidas en todo el país. En la región de La Libertad, donde se encuentra la ciudad de Trujillo, hubo 24 muertos y 70 heridos.

Asimismo, las lluvias, huaicos y deslizamientos dejaron en todo el Perú 285.955 damnificados, 1.559.487 afectados y 66.093 destruidas.

En su homilía esta mañana en la explanada de la playa de Huanchaco, reconoció que así como los “apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes”, el pueblo de Trujillo le “tocó enfrentar el duro golpe del ‘Niño costero’, cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente aquellas que todavía no pudieron reconstruir sus hogares”.

“También por esto quise estar y rezar aquí con ustedes”, dijo el Santo Padre.

En ese sentido, indicó que “en el momento de oscuridad, cuando sintieron el golpe del Niño” las tierras del norte de Perú supieron “ponerse en movimiento” y obtener el “aceite para ir corriendo y ayudarse como verdaderos hermanos”.

“Estaba el aceite de la solidaridad, de la generosidad que los puso en movimiento y fueron al encuentro del Señor con innumerables gestos concretos de ayuda”, añadió el Santo Padre.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Perú, Buenos Aires, El Papa en Perú, Trujillo

Comentarios