21 de febrero de 2015 12:25 pm

El Papa Francisco llama a mafiosos a la conversión: “Abran su corazón al Señor”

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Papa Francisco hoy en audiencia con fieles de Cassano all'Jonio. Foto: Bohumil Petrik / ACI Prensa.
Papa Francisco hoy en audiencia con fieles de Cassano all'Jonio. Foto: Bohumil Petrik / ACI Prensa.

El Papa Francisco recibió hoy a los fieles de la diócesis italiana de Cassano all'Jonio, en la región de Calabria, donde tiene importante presencia la mafia italiana N'dranghetta. En su mensaje, el Santo Padre alentó a los miembros de organizaciones criminales a convertirse y abrir sus corazones a Dios.

Francisco, que visitó la región el 21 de junio de 2014, señaló hoy a los asistentes que “el recuerdo de la visita a su comunidad diocesana está todavía vivo en mi corazón: las reuniones con los presos, los enfermos, con los sacerdotes, religiosos, seminaristas”.

“El Señor les ayude a caminar siempre juntos, en las parroquias y asociaciones, guiadas por el Obispo y los sacerdotes. Ayudará a ser comunidades de acogida, para acompañar a Cristo a cuantos están luchando para ver su presencia que salva”.

El Santo Padre reafirmó “un pensamiento que he sugerido durante mi visita: los que aman a Jesús, que oye y acoge la Palabra y que viven en una forma sincera a la llamada del Señor, no pueden de ninguna manera entregarse las obras del mal. ¡O Jesús o el mal! Jesús no invitó a los demonios de la cena: se alejaban, porque eran malos. ¡O Jesús o el mal!”.

“No se pueden decirse cristianos y atentar contra la dignidad de las personas; los que pertenecen a la comunidad cristiana no pueden programar y consumar los gestos de violencia contra los demás y contra el medio ambiente”.

Francisco advirtió que si los actos externos “de religiosidad no se acompañan de la conversión real y pública no son suficientes para ser considerados en la comunión con Cristo y su Iglesia”.

“Para aquellos que han elegido el camino del mal y están afiliados a organizaciones criminales renuevo la apremiante invitación a la conversión. ¡Abran su corazón al Señor! ¡Abran su corazón al Señor!”.

El Santo Padre aseguró a los miembros de grupos criminales que “el Señor está esperando y la Iglesia da la bienvenida, como pública fue su elección para servir al mal, clara y pública también será su voluntad de servir al bien”.

Francisco también alentó a los fieles de Cassano a “preservar y transmitir en todo su esplendor para las generaciones futuras”, pues “la belleza de su tierra es un don de Dios y un patrimonio”.

“Debe ser el compromiso valiente de todos, a partir de las instituciones, de modo que que no esté marcado irremediablemente por intereses mezquinos”, dijo.

El Papa también destacó la labor de la Comunidad Emmanuel, “ejemplo de la aceptación y el compartir con los más débiles”.

“Jóvenes devastado por las drogas encontraron en ustedes y en sus estructuras el ‘buen samaritano’ que supo inclinarse sobre sus heridas y fue capaz de ungir con el bálsamo de cercanía y afecto. ¿Cuántas familias han encontrado en ustedes la ayuda que necesita para volver a la esperanza de la suerte de sus hijos? La Iglesia está agradecida por este servicio”.

El Santo Padre subrayó que “¡nuestro tiempo tiene una gran necesidad de esperanza! A los jóvenes no se les puede impedir esperar. ¡Los jóvenes tienen que esperar!”.

“Para los que viven la experiencia del dolor y el sufrimiento debe ofrecerse signos concretos de esperanza. Realidades y asociaciones sociales, así como las personas que trabajan en la hostelería y el compartir, son generadores de esperanza. Por lo tanto, insto a sus comunidades cristianas a ser protagonistas de la solidaridad, de no detenerse frente a aquellos que, por intereses mezquinos, siembran el egoísmo, la violencia y la injusticia”.

El Papa alentó a los fieles: “¡Opónganse a la cultura de la muerte y sean testigos del Evangelio de la Vida! La luz de la Palabra de Dios y el apoyo del Espíritu Santo nos ayudará a mirar con nuevos ojos y disponibles a las muchas nuevas formas de pobreza que ponen en la desesperación a muchos jóvenes y familias”.

Al finalizar, el Papa invocó “la protección de María, a la que veneran con los títulos de Nuestra Señora de la Cadena y de Nuestra Señora del Castillo” para los fieles de Cassano all'Jonio, y les dio su bendición.

Etiquetas: Vaticano, Mafia, Papa Francisco, Crimen organizado, conversión

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios