19 de enero de 2019 8:20 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 19 de enero de 2019 1:34 pm

El Papa Francisco elimina la Pontificia Comisión Ecclesia Dei

Redacción ACI Prensa

Palazzo del Sant'Uffizio, sede de la Congregación de la Doctrina de la Fe  / Crédito: ACI Stampa
Palazzo del Sant'Uffizio, sede de la Congregación de la Doctrina de la Fe / Crédito: ACI Stampa

En una Carta Apostólica en forma Motu proprio publicado este sábado 19 de enero, el Papa Francisco suprimió la Pontificia Comisión Ecclesia Dei y sus funciones pasarán ahora a formar parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La Pontificia Comisión Ecclesia Dei fue creada por San Papa Juan Pablo II el 2 de julio de 1988 y estaba encargada del diálogo con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX – lefebvristas).

Tenía la finalidad de “colaborar con los Obispos y Dicasterios de la Curia Romana, facilitando la plena comunión eclesial de sacerdotes, seminaristas, comunidades o religiosos y religiosas, ligados a la Fraternidad fundada por Mons. Marcel Lefebvre, que deseaban permanecer unidos al Sucesor de Pedro en la Iglesia Católica, conservando sus propias tradiciones espirituales y litúrgicas”.

En la Carta Apostólica, el Santo Padre explicó la decisión fue tomada porque cambiaron las condiciones que llevaron al Papa Juan Pablo II a la institución de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei. 

Según el documento, el Papa observa que la Comisión “durante más de treinta años” ha cumplido con sincera solicitud y digna preocupación por la tarea de colaborar con los Obispos y los Dicasterios de la Curia Romana “en diálogo con el mundo tradicionalista, primero solo con los lefevbristas, luego, después del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI, también con institutos religiosos y comunidades que se habían adherido a la forma extraordinaria del rito romano”.

La Comisión Pontificia había sido reorganizada, escribe nuevamente el Pontfífice, con el motu proprio Ecclesiae Unitatem de 2009, “para hacerla más adecuada para la nueva situación creada con la remisión de la excomunión de los cuatro Obispos consagrados sin mandato pontificio”, y la vinculó a la Congregación para de la Doctrina de la Fe porque, después de la liberalización del antiguo rito, las cuestiones de la Comisión se consideraron “de naturaleza puramente doctrinal”.

El motu proprio también explica que “desde la IV Feria de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 15 de noviembre de 2017, solicitamos que el diálogo entre la Santa Sede y la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X sea dirigido directamente por la Congregación antes mencionada”.

Tal decisión fue aprobada por el Papa en una audiencia con el Prefecto, el Cardenal Luis Ladaria el 24 de enero de 2018, y bienvenida en la sesión plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 23 al 26 de enero.

Por lo tanto, el Papa Francisco, “reconociendo que los objetivos y los asuntos tratados por la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, son de naturaleza predominantemente doctrinal” y “deseando que estos objetivos sean cada vez más evidentes para la conciencia de las comunidades eclesiales”, ha decidido que la Comisión sea suprimida y que “las tareas de la Comisión en cuestión se asignan en su totalidad a la Congregación para la Doctrina de la Fe, dentro de la cual se establecerá una sección especial para continuar el trabajo de supervisión, promoción y protección hasta ahora conducido por la suprimida Pontificia Comisión Ecclesia Dei”.

Los asuntos administrativos, incluido el presupuesto de la Comisión, también se incluyen en las cuentas ordinarias de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En un artículo del L’Osservatore Romano de este 19 de enero, al comentar sobre la decisión del Papa Francisco, se explicó que “las condiciones y las circunstancias cambian, pero el diálogo continúa con la  Fraternidad Sacerdotal de San Pío X”, y que “no es, por lo tanto, una supresión pura y simple, sino de una transferencia competencias, dado que el eje principal sobre el que se establecerá la actividad se ha reducido a la esfera doctrinal”.

La SSPX fue fundada por el arzobispo Marcel Lefebvre en 1970 para formar sacerdotes, como respuesta a lo que describió como errores que se habían infiltrado en la Iglesia después del Concilio Vaticano II. Sus relaciones con la Santa Sede se tornaron particularmente tensas en 1988 cuando el arzobispo Lefebvre y el obispo Antonio de Castro Mayer consagraron a cuatro obispos sin el permiso de San Juan Pablo II.

Las consagraciones episcopales ilícitas resultaron en la excomunión de los obispos involucrados. Las excomuniones de los obispos sobrevivientes fueron levantadas en 2009 por Benedicto XVI, y desde entonces las negociaciones "para redescubrir la plena comunión con la Iglesia" han continuado entre la SSPX y el Vaticano.

Hubo indicios en los últimos años de movimiento hacia la regularización de la sociedad sacerdotal, que cuenta con unos 600 miembros sacerdotes.

En marzo de 2017, el Papa Francisco otorgó a los obispos diocesanos u otros ordinarios locales la autorización para otorgar a los sacerdotes de la SSPX la posibilidad de celebrar lícita y válidamente los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Sociedad.

Y en septiembre de 2015, el Papa anunció que los fieles podrían recibir la absolución válida y lícitamente de los sacerdotes de la SSPX durante el Año Jubilar de la Misericordia. Esta habilidad fue luego ampliada indefinidamente por Francis en su carta apostólica 2016 Misericordia et misera.

Etiquetas: Vaticano, Lefebvristas, Papa Francisco, Fraternidad San Pío X, Ecclesia Dei

Comentarios