En este día en que la Iglesia celebra a María Auxiliadora, el Papa Francisco dirigió un mensaje a los católicos de China, de cuyo país esta advocación mariana es patrona, y les trasladó la unión espiritual de toda la Iglesia.

“Unámonos espiritualmente a los fieles católicos de China que hoy celebra, con particular devoción, la fiesta de la Santísima Virgen María, Auxilio de los Cristianos y Patrona de China, venerada en el santuario de Sheshan, en Shanghai”, fueron las palabras del Santo Padre tras el rezo del Regina Coeli desde el Palacio Apostólico del Vaticano.

El Pontífice animó a encomendarse “a la guía y a la protección de nuestra Madre Celeste los pastores y fieles de la Iglesia católica en aquel gran país, para que sean fuertes en la fe y firmes en la unión fraterna, alegres testigos y promotores de caridad fraterna, y buenos ciudadanos”.

También reafirmó a los católicos chinos “que la Iglesia universal, de la cual formáis parte integrante, comparte vuestras esperanzas y os apoya en las pruebas de la vida. Os acompaña con la oración para una nueva efusión del Espíritu Santo, para que en vosotros puedan resplandecer la luz y la belleza del Evangelio, poder de Dios para la salvación de quien cree”.

“Al expresaros a todos vosotros una vez más mi gran y sincero afecto, os imparto una especial Bendición Apostólica. Y que la Virgen os proteja siempre”, concluyó el Papa Francisco su mensaje.

Más en Vaticano