El Papa en Cartagena: Virgen de Chiquinquirá y Pedro Claver invitan a servir a descartados

Virgen de Chiquinquirá, Papa Francisco y San Pedro Claver / Crédito: Wikimedia Commons y CTV
Virgen de Chiquinquirá, Papa Francisco y San Pedro Claver / Crédito: Wikimedia Commons y CTV

CARTAGENA, 10 Sep. 17 / 12:10 pm (ACI).- En su reflexión de este domingo antes del rezo del Ángelus en Cartagena, Colombia, el Papa Francisco resaltó la importancia para el pueblo colombiano de la Virgen de Chiquinquirá y San Pedro Claver como modelos que invitan a trabajar por la dignidad del hermano más necesitado.

“María de Chiquinquirá y Pedro Claver nos invitan a trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos, en especial por los pobres y descartados de la sociedad, por aquellos que son abandonados, por los emigrantes, por los que sufren la violencia y la trata”.

Todos ellos tienen su dignidad y son imagen viva de Dios”, indicó el Santo Padre este 10 de septiembre a su paso por la iglesia de San Pedro Claver en Cartagena

Luego resaltó que “todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y a todos nosotros, la Virgen nos sostiene en sus brazos como a hijos queridos”.

Al inicio de su mensaje, el Papa destacó las instituciones que bendijo poco antes del inicio del Ángelus y que se encargan de atender a personas con grave necesidad, entre ellas la obra Talitha Qum y la Casa de la Señora Lorenza.

“Estos encuentros me han hecho mucho bien porque allí se puede comprobar cómo el amor de Dios se hace concreto, se hace cotidiano”, aseguró el Obispo de Roma.

Más adelante, destacó la advocación mariana de Nuestra Señora de Chiquinquirá, cuya imagen estuvo abandonada y deteriorada por largo tiempo, hasta que María Ramos, según la tradición, “tuvo el valor y la fe de colocar esa imagen borrosa y rajada en un lugar destacado, devolviéndole su dignidad perdida”.

“Supo encontrar y honrar a María, que sostenía a su Hijo en sus brazos, precisamente en lo que para los demás era despreciable e inútil”, añadió.

En ese sentido, dijo que ese hecho sirvió para que muchas personas que de diversas formas buscan “recuperar la dignidad del hermano caído” brindando habitaciones dignas, atendiendo necesidades básicas y rezando para que encuentren “el esplendor de hijos de Dios que les ha sido arrebatado”, hallen un nuevo paradigma o ejemplo para sus vidas.

El Señor nos enseña a través del ejemplo de los humildes y de los que no cuentan”, dijo el Papa, y añadió que son ellos quienes “contemplan la presencia de Dios” y “a quienes se revela el misterio del amor de Dios con mayor nitidez”.

Por otra parte, recordó la figura de San Pedro Claver, quien “sabía que el lenguaje de la caridad y de la misericordia era comprendido por todos”, ante la imposibilidad de comunicarse a través del lenguaje con los esclavos que llegaban a Colombia desde el África.

“De hecho, la caridad ayuda a comprender la verdad y la verdad reclama gestos de caridad. Cuando sentía repugnancia hacia ellos, besaba sus llagas”, indicó el Santo Padre.

En ese sentido, añadió que San Pedro Claver testimonió “en modo formidable la responsabilidad y el interés que cada uno de nosotros debe tener por sus hermanos”.

Finalmente, lamentó que hoy “en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura”.

“Dirijamos ahora nuestra oración a la Virgen Madre, para que nos haga descubrir en cada uno de los hombres y mujeres de nuestro tiempo el rostro de Dios”, concluyó el Papa Francisco.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Colombia, Papa Francisco, Viaje del Papa Francisco a Colombia

Comentarios