El Papa al mundo del trabajo en Bologna: Detrás del desempleo hay traición al bien común

Por Miguel Pérez Pichel

El Papa Francisco en Bologna ante trabajadores. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa Francisco en Bologna ante trabajadores. Foto: L'Osservatore Romano

BOLOGNA, 01 Oct. 17 / 05:26 am (ACI).- En su segundo acto programado en Bologna, el Papa Francisco se reunió en Piazza Maggiore con miembros del mundo del trabajo, sindicalistas, miembros de cooperativas, empresarios y desempleados y, ante ellos, aseguró que detrás de la crisis económica y el desempleo que afecta a Europa hay una traición al bien común.

El Pontífice observó que los representantes del mundo del trabajo congregados para escucharle pertenecen “a diferentes sectores sociales, a veces en discusión entre ellos, pero habéis entendido que solo juntos se puede salir de la crisis y construir un futuro. Solo el diálogo, en las recíprocas competencias, puede permitir encontrar respuestas eficaces e innovadoras para todos, también en la igualdad del trabajo”.

En este sentido, insistió que ante los desafíos que plantea el mundo del trabajo, “existe la necesidad de soluciones estables y capaces de ayudar a mirar al futuro para responder a la necesidad de las personas y de las familias”.

El Papa destacó la cooperación entre diversos entes y realidades, y resaltó los frutos de las experiencias realizadas hasta ahora en este sentido. “En vuestro terreno, desde hace tiempo se desarrolla la experiencia cooperativa que nace del valor fundamental de la solidaridad. Hoy esa experiencia tiene todavía mucho que ofrecer, también para ayudar a tantos que se encuentran en dificultad”.

También pidió anteponer, en las relaciones laborales y empresariales, la solidaridad y el bien común a los beneficios económicos: “No pleguemos nunca la solidaridad a la lógica del beneficio financiero”.

“Buscar una sociedad más justa no es un sueño del pasado, sino un empeño, un trabajo que hoy tiene necesidad de todos”, aseguró.

El Santo Padre se mostró especialmente preocupado por el desempleo que afecta a los jóvenes. “La situación del desempleo juvenil y de tantos que han perdido el trabajo y no consiguen reinsertarse en el mundo del trabajo, es una realidad a la cual no podemos habituarnos, tratándola como si solo fuese una estadística”, afirmó.

El Pontífice recordó que “la lucha contra la pobreza se realiza en gran parte por medio del trabajo. No se ofrece una verdadera ayuda a los pobres sin que puedan encontrar trabajo y dignidad. Se trata de un desafío apasionante, como en los años de la reconstrucción después de la guerra, que tanta pobreza dejó”.

El Obispo de Roma se refirió a los retos que entraña la crisis económica, cuyos efectos se siguen notando con gran virulencia en diversos lugares de Europa.

“La crisis económica tiene una dimensión europea y global y, como sabemos, se trata también de una crisis ética, espiritual y humana”, indicó. “En su raíz se encuentra una traición al bien común, tanto por parte de personas individuales como de grupos de poder. Es necesario, por lo tanto, quitarle la centralidad a la ley del beneficio, y asignársela a la persona y al bien común”.

Sin embargo, “para que esa centralidad sea real, efectiva, no puede ser solamente proclamada de palabra, sino que necesita aumentar las oportunidades de un trabajo digno. Se trata de una tarea que corresponde a la sociedad entera”.

Por último, el Obispo de Roma se refirió al humanismo como fuente de la que beben unas correctas relaciones laborales orientadas a la persona y al bien común.

Francisco observó que en la plaza en la que se encontraban se situaban tres edificios emblemáticos: la iglesia, la sede del ayuntamiento y la Universidad. “Cuando estos tres entes dialogan y colaboran entre ellos, se refuerza el precioso humanismo que la ciudad expresa y respira, tiene un horizonte y no tiene miedo de afrontar los desafíos que se le presenta”.

“Os animo a valorar este humanismo del cual sois depositarios para encontrar soluciones sabias y con amplitud de miras para resolver los complejos problemas de nuestro tiempo”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Italia, Trabajo, Papa Francisco, Bologna, viaje del Papa Francisco, viaje apostólico

Comentarios