2 de febrero de 2022 - 1:03 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 3 de febrero de 2022 3:55 am

El Papa alienta a religiosos a renovar su consagración con entusiasmo y fidelidad

POR MERCEDES DE LA TORRE | ACI Prensa

En la Misa de este 2 de febrero por la Fiesta de la Presentación del Señor y la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, el Papa Francisco alentó a los consagrados y consagradas a renovar su entrega a Cristo con entusiasmo y fidelidad cada día, a la vez que les advirtió sobre el peligro del “virus del narcisismo o la obsesión de protagonismo”.

“A veces, aun detrás de la apariencia de buenas obras, puede esconderse el virus del narcisismo o la obsesión de protagonismo. En otros casos, incluso cuando realizamos tantas actividades, nuestras comunidades religiosas parece que se mueven más por una repetición mecánica -hacer las cosas por costumbre, solo por hacerlas- que por el entusiasmo de entrar en comunión con el Espíritu Santo. Examinemos hoy nuestras motivaciones interiores, discernamos las mociones espirituales, porque la renovación de la vida consagrada pasa sobre todo por aquí”, señaló el Papa.

Al comienzo de la Misa, el Santo Padre recordó que hace 40 días se celebró la Natividad del Señor y bendijo las velas que los fieles tenían encendidas, mientras que la Basílica de San Pedro estaba iluminada con una luz tenue.

Luego, el Papa caminó al Altar de la Cátedra en una breve procesión formada por religiosos y religiosas, así como por obispos y cardenales.

En su homilía, el Santo Padre alentó a los religiosos: “Renovemos hoy con entusiasmo nuestra consagración”; y explicó que el Señor desea que “cultivemos la fidelidad cotidiana, que seamos dóciles a las pequeñas cosas que nos han sido confiadas”.

“Preguntémonos qué motivaciones impulsan nuestro corazón y nuestra acción, cuál es la visión renovada que estamos llamados a cultivar y, sobre todo, tomemos en brazos a Jesús”, invitó.

Al reflexonar en el pasaje del Evangelio que relata la presentación del Señor en el templo, el Papa destacó que “aun cuando experimentemos dificultades y cansancios, hagamos como Simeón y Ana, que esperan con paciencia la fidelidad del Señor y no se dejan robar la alegría del encuentro con Él. Pongámoslo de nuevo a Él en el centro y sigamos adelante con alegría”.

Por ello, el Santo Padre invitó a cuestionarnos: “¿De quién nos dejamos principalmente inspirar? ¿Del Espíritu Santo o del espíritu del mundo? Esta es una pregunta con la que todos nos debemos confrontar, sobre todo nosotros, los consagrados”.

“Mientras el Espíritu lleva a reconocer a Dios en la pequeñez y en la fragilidad de un niño, nosotros a veces corremos el riesgo de concebir nuestra consagración en términos de resultados, de metas y de éxito. Nos movemos en busca de espacios, de notoriedad, de números. El Espíritu, en cambio, no nos pide esto”, afirmó el Papa.

Luego, el Santo Padre destacó la fidelidad de Simeón y de Ana, quienes “cada día van al templo, cada día esperan y rezan, aunque el tiempo pase y parece que no sucede nada. Esperan toda la vida, sin desanimarse ni quejarse, permaneciendo fieles cada día y alimentando la llama de la esperanza que el Espíritu encendió en sus corazones”.

En esta línea, el Papa recordó que “muchos encuentros de Jesús en los evangelios, la fe nace de la mirada compasiva con la que Dios nos mira, rompiendo la dureza de nuestro corazón, curando sus heridas y dándonos una mirada nueva para vernos a nosotros mismos y al mundo” por lo que invitó a tener “una mirada nueva hacia nosotros mismos, hacia los demás, hacia todas las situaciones que vivimos, incluso las más dolorosas”.

“No se trata de una mirada ingenua, que huye de la realidad o finge no ver los problemas, sino de una mirada que sabe ‘ver dentro’ y ‘ver más allá’; que no se detiene en las apariencias, sino que sabe entrar también en las fisuras de la fragilidad y de los fracasos para descubrir en ellas la presencia de Dios”.

De este modo, el Papa preguntó: “¿Tenemos puesta la mirada en el pasado, nostálgicos de lo que ya no existe o somos capaces de una mirada de fe clarividente, proyectada hacia el interior y más allá?”.

“El Señor no deja de darnos signos para invitarnos a cultivar una visión renovada de la vida consagrada No podemos fingir no verlos y continuar como si nada, repitiendo las cosas de siempre, arrastrándonos por inercia en las formas del pasado, paralizados por el miedo a cambiar. Abramos los ojos: el Espíritu Santo nos invita a renovar nuestra vida y nuestras comunidades”, afirmó.

Finalmente, el Santo Padre instó a recordar siempre que “Jesús es lo esencial, es el centro de la fe” para no correr “el riesgo de perdernos y dispersarnos en mil cosas, de fijarnos en aspectos secundarios o de concéntranos en nuestros asuntos, olvidando que el centro de todo es Cristo, a quien debemos acoger como Señor de nuestra vida”.

“Si acogemos a Cristo con los brazos abiertos, acogeremos también a los demás con confianza y humildad. De este modo, los conflictos no exasperan, las distancias no dividen y desaparece la tentación de intimidar y de herir la dignidad de cualquier hermana o hermano se apaga. Abramos, pues, los brazos a Cristo y a los hermanos”, dijo el Papa.

En la celebración Eucarística se realizó la Ecclesiastica Communio que fue concedida al Patriarca de Cilicia de los Armenios, Su Beatitud Raphaël Bedros XXI Minassian tras la elección del Sínodo de los Obispos de la Iglesia Patriarcal el pasado 23 de septiembre de 2021.

Etiquetas: Vida consagrada, Papa Francisco, vida religiosa, Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios