El Papa Francisco recordó este domingo, día en que la Iglesia celebra la 108° Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que se debe renovar el compromiso mundial para crear un futuro que ponga en el centro a los migrantes y refugiados.

“En esta Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, renovemos nuestro compromiso por la edificación de un futuro que ponga en el centro también a migrantes, refugiados, desplazados y víctimas de la trata. El reino de Dios se construye junto a ellos”, dijo el Papa Francisco en su cuenta de Twitter.

 

 

Más en Vaticano

Al finalizar el rezo del Ángelus este 25 de septiembre, el Santo Padre dijo que en el futuro anhelado “cada persona debe encontrar su lugar y ser respetada”.

“[Un futuro] donde los migrantes, refugiados, desplazados y víctimas de la trata puedan vivir en paz y con dignidad. Porque el Reino de Dios se realiza con ellos, sin excluidos”, subrayó

Finalmente, el Papa Francisco aseguró que es “también gracias a estos hermanos y hermanas que las comunidades pueden crecer a nivel social, económico, cultural y espiritual; y compartir las diferentes tradiciones enriquece al Pueblo de Dios”.

“¡Comprometámonos todos a construir un futuro más inclusivo y fraterno!”, exhortó.

Desde 1914 la Iglesia Católica celebra el último domingo de septiembre la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado.

Esta celebración se incorporó en el calendario de las celebraciones de la Iglesia durante el pontificado de Benedicto XV a pedido de la Congregación Consistorial, que estaba preocupada por el gran flujo migratorio de italianos hacia diferentes regiones del mundo.

(El artículo continúa después)