El Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, señaló a los miembros de la Asamblea Nacional que “el futuro exige hoy la tarea de rehabilitar la política”, tan denigrada por las denuncias de corrupción y porque se han interpuesto los intereses particulares y partidistas sobre el bien común de los panameños.

El Prelado hizo este llamado en la invocación religiosa con motivo del inicio del segundo periodo de sesiones ordinarias de la tercera legislatura de la Asamblea Nacional. El texto fue leído por el P. Luis Núñez, párroco de la parroquia de Santa Ana, debido a que el Arzobispo no pudo estar presente en el  acto protocolar.

Asimismo, tiene lugar después que en diciembre de 2016 el Departamento de Justicia de Estados Unidos divulgara un informe según el cual la constructora brasileña Odebrecht pagó sobornos millonarios en nueve países latinoamericanos para obtener contratos.

En el caso de Panamá, la empresa brasileña pagó entre los años 2010 y 2014 más de 59 millones de dólares en sobornos.

“Ustedes lo saben mejor que nadie, el futuro exige hoy la tarea de rehabilitar la política, que es una de las formas más altas de la caridad, pero que lamentablemente está tan denigrada, ya sea por las denuncias de corrupción o por haberse alejado de su principal función que es servir a los intereses del pueblo”, expresa el texto de Mons. Ulloa leído el lunes 2 de enero.

Por ello, invitó a orar “al Dios de la Vida” para que los proyectos legislativos “tengan como motivación principal buscar el bien común”. “Quien tiene la sublime misión de legislar debe hacerlo, a partir de la propia responsabilidad y el interés del bien común”, recordó.

Más en América

El Arzobispo de Panamá recordó que “no hay crecimiento sin desarrollo humano y no hay desarrollo humano sin instituciones fuertes, y las instituciones serán fuertes en la medida en que sean independientes y respondan a las necesidades y las aspiraciones del pueblo, de ese mismo pueblo por  el cual ustedes están aquí para legislar”.

En ese sentido, el Prelado indicó a los diputados que de sus acciones depende “cómo quieren ser reconocidos en los años venideros”. “Les recuerdo que ustedes han sido elegidos por el pueblo para legislar teniendo como norte el bien de Panamá. Todos los habitantes de este hermoso país se merecen vivir con la dignidad de los hijos e hijas de Dios. Panamá tiene todas las condiciones necesarias para que así sea”, afirmó.

“Comprometámonos a establecer una nueva cultura política, en la que impere la verdad, la justicia, el diálogo, la libertad, la equidad y la solidaridad. La gente está cansada de ver todo lo contrario. Aún estamos a tiempo de recuperar la confianza de los panameños”, añadió.

Mons. Ulloa señaló que “sabemos que por nuestras fragilidades humanas, solos no podemos lograr estos propósitos”.

“Por ello, les invitamos a abrir sus corazones, para que pidamos al Dios de la Misericordia, que nos dé el coraje, la valentía y la fuerza para romper con las cadenas del pecado que nos impiden hacer la voluntad de Dios”, concluye el texto.

También te puede interesar:

(El artículo continúa después)