María Lozano, Jefa de Prensa Internacional de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), que realizó recientemente una visita a Nigeria con la intención de dar a conocer el drama de los cristianos perseguidos en el país africano, comenta cómo es la situación actual en esa nación y qué pueden hacer los católicos al respecto.

“Esta visita ha sido muy impactante y muy conmovedora porque hemos encontrado muchísimas víctimas de la violencia de este país, víctimas sobre todo de la persecución religiosa que está pasando en el norte, en el noreste del país, víctimas de Boko Haram, un grupo terrorista que ha matado a muchísimas personas, entre ellos muchísimos cristianos”, dijo Lozano en diálogo con EWTN Noticias.

“Fue impactante para mí escuchar testimonios. Nos tomamos mucho tiempo para encontrarnos con víctimas que están desplazadas en diferentes campos de refugiados y escuchar qué había pasado  y cómo hoy todavía están luchando contra un trauma inmenso”, prosiguió.

Nigeria, uno de los países más grandes de África con una población de alrededor de 200 millones de personas, es según ACN la nación donde los cristianos sufren mayor persecución.

En muchos aspectos de la sociedad nigeriana, precisó Lozano, los cristianos son considerados en la práctica como “ciudadanos de segunda clase”.

María Lozano explicó que aún hoy muchas familias sufren a causa de los ataques terroristas de Boko Haram.

Más en Mundo

“Encontramos una madre que no sabe qué ha pasado con sus tres hijos desde hace cinco años, a otra madre que no sabe tampoco qué ha pasado con su marido que está en paradero desconocido desde que se lo llevó Boko Haram”, relató Lozano.

“Hemos conocido mucha gente, hombres y mujeres que todavía tienen un drama familiar no solo de meses o de días sino de años, que todavía no saben qué ha pasado con sus parientes, sus hijos, sus familiares, y también un trauma de haber visto escenas que yo casi no me atrevo ni a repetirlas”, dijo la representantes de ACN.

En el viaje que realizó a Nigeria estuvo acompañado de otras cinco personas de ACN, quienes buscan contarle al mundo “todos los problemas que está sufriendo y con los que está luchando Nigeria”.

La discriminación en el norte

Uno de los problemas más serios que sufren los cristianos es la discriminación en el norte de Nigeria ya que allí “hay una discriminación estratégicamente estructural, yo diría casi diaria, con los cristianos porque son como ciudadanos de segunda clase. De eso se habla muy poco pero es un problema que hemos visto y hemos descubierto que hay que afrontar mucho más”.

En esa zona del país los cristianos “no tienen derechos para llegar a puestos de decisión, muchas veces tienen problemas para las plazas de estudio, para llegar a una formación igualitaria con los musulmanes, tienen muy poca voz y voto en la política pese a que en Nigeria la mitad de la población es cristiana”, lamentó.

(El artículo continúa después)

Otra manifestación de la persecución son los constantes secuestros de sacerdotes, que “son un objetivo muy fácil de rapto. Se sabe que la Iglesia no va a reaccionar con violencia y también los buscan con un objetivo económico”, dijo Lozano.

Actualmente, dijo María Lozano, “hay tres sacerdotes secuestrados y también pido oraciones por ellos”.

Una señal de esperanza

A pesar de todo, relató Lozano, los cristianos nigerianos “tienen una resiliencia enorme y una fe muy profunda en un dios que es Dios de la vida. Lo dicen siempre, la muerte viene por la falta de Dios y eso los lleva muchísimo a vivir su fe a pesar de todo, que muchas veces es lo único que les sostiene”.

“La Iglesia está muy cercana, tengo que decirlo también. Muchas veces la única institución que les apoya, que les ayuda son las iglesias, la Iglesia Católica también en las zonas donde estuvimos nosotros, que acogieron a miles de refugiados”, continuó.

María Lozano relató asimismo que “por un lado teníamos toda esta historia de sufrimiento pero también teníamos unas celebraciones vivísimas, que a mí personalmente me han emocionado y las echo mucho de menos en mi vida diaria, de alabanza a Dios sobre todo, de alegría, de dar gracias por la vida y por la creación”.

Otro signo de esperanza han sido las familias numerosas con muchos niños.

“Ha sido un testimonio de fe, de creer en un Dios de la vida que en realidad tiene todo en sus manos”, aseguró.

¿Qué hacer para ayudar a los cristianos perseguidos?

María Lozano dijo que se puede rezar por ellos y explicó que para la Cuaresma de 2023 piensan lanzar los testimonios que han recogido para que muchas personas “sepan el Vía Crucis que sufren”.

“Nigeria es uno de los países más importantes de África y la situación que sufren es una vergüenza”, destacó Lozano.

La jefa de prensa internacional de ACN indicó además que “se puede hacer mucho en el campo del lobby” para que también los países ricos “no financien a un país” como Nigeria “si no hay democracia”.