3 de abril de 2019 9:29 pm

El derecho a la libertad religiosa está siendo atacado, advierte Cardenal Parolin

Redacción ACI Prensa

Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede / Créditos: Daniel Ibañez/Aciprensa
Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede / Créditos: Daniel Ibañez/Aciprensa

El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, condenó el continuo abuso contra el derecho a la libertad religiosa en muchas partes del mundo, por lo que instó a los medios de comunicación a resaltar la persecución religiosa donde sea que suceda.

"A pesar de tantos esfuerzos para promover y reforzar el derecho humano fundamental de libertad religiosa, actualmente estamos presenciando un deterioro continuo, incluso podríamos hablar de un asalto a este derecho inalienable en muchas partes del mundo", dijo el Cardenal Pietro Parolin.

El Purpurado participó de un simposio sobre libertad religiosa celebrado en la embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede, donde dijo que la comprensión adecuada de los derechos humanos debe estar arraigada a una auténtica antropología que sitúe a la fe religiosa como el centro de la persona humana.

En el simposio titulado “Unidos para Defender la Libertad Religiosa Internacional”, el Cardenal Parolin dijo a los asistentes que la realidad de la persecución religiosa global es usualmente ignorada.

"A pesar de la fuerte protección que la libertad religiosa tiene en el marco del derecho internacional, incluyendo su clara presentación en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, seguimos siendo testigos de graves violaciones de este principio fundamental que suele ocurrir con impunidad y que, a veces, recibe poca o ninguna atención de los medios", expresó.

El Secretario de Estado Vaticano destacó la importancia de los periodistas en la defensa de la libertad religiosa y dijo que "aumentar la conciencia pública sobre la realidad de la persecución religiosa, particularmente a través de la rapidez de los medios digitales que tenemos disponibles, sigue siendo un paso útil para abordar las violaciones” a este derecho.

El Cardenal dijo que "aquellos involucrados en el área de los medios de comunicación y las comunicaciones sociales deben sacar a la luz las realidades que amenazan el bien común de la familia humana".

Los derechos humanos y la libertad religiosa han sido un área muy discutida de la política exterior del Vaticano en los últimos doce meses. Un reciente acuerdo con el Gobierno comunista chino, mediado en parte por el Cardenal Parolin, cedió algunos aspectos relacionados a los nombramientos episcopales a Beijing, con la esperanza de facilitar el control comunista sobre la Iglesia en ese país.

Sam Brownback, embajador de la Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos, expresó que China "continúa violando el sagrado derecho a la libertad religiosa que está en su Constitución y también consagrado en la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU".

El Cardenal Parolin también habló sobre el aumento de los "nuevos derechos" en una cultura que ha perdido de vista las raíces de la naturaleza humana en la ley natural.

“El apoyo de principios de la ley natural, la familia y los problemas de la vida por parte de creyentes religiosos está siendo atacado”, advirtió el Purpurado. Asimismo, señaló que la sociedad secular no considera a las creencias religiosas como parte esencial de la naturaleza humana.

"Algunos de los llamados 'nuevos derechos humanos' a veces tienden a entrar en conflicto con los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente, incluida la libertad religiosa y el derecho a la vida", dijo el Cardenal Parolin.

"Por ejemplo, el ejercicio de la libertad religiosa, especialmente en la plaza pública, con respecto a la institución del matrimonio o en relación con el derecho inviolable a toda vida humana, suele enfrentarse a los llamados ‘nuevos derechos’ que tienden a presentarse, o invadir, en completa contradicción con estos derechos humanos fundamentales", añadió.

Indicó que “al hablar de libertad religiosa, nunca debemos perder de vista las bases antropológicas de este derecho. Hacerlo es correr el riesgo de entender la libertad religiosa como algo secundario de la persona humana, como algo que se concede desde ‘afuera’ de la persona, incluso por el Estado, y no como un regalo dado por Dios, de hecho un regalo arraigado a la dimensión trascendente de la naturaleza humana".

"Claramente", continuó el Cardenal, "las autoridades civiles tienen la obligación de proteger y defender la libertad religiosa, pero no en el sentido de ser su autor, sino su custodio".

La autoridad vaticana también subrayó que la auténtica libertad religiosa requiere un lugar en la plaza pública, y que los intentos de la secularización para forzar a la fe a salir de la vida pública deben ser resistidos.

“La libertad religiosa ciertamente significa tener el derecho de adorar a Dios, individualmente y en comunidad, como lo dicta nuestra conciencia. Sin embargo, la libertad religiosa, por su naturaleza, trasciende de los lugares de culto y el círculo privado de individuos y familias", afirmó.

Traducido y adaptado por Carla Marquina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Iglesia Católica, Libertad religiosa, libertad de conciencia, libertad de culto

Comentarios