23 de enero de 2017 2:29 pm

Donald Trump firma orden que impide a Estados Unidos financiar abortos en el exterior

Redacción ACI Prensa

Donald Trump. Foto: Flickr Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0).
Donald Trump. Foto: Flickr Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0).

Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, firmó el lunes 23 de enero una orden ejecutiva reinstaurando la “política de Ciudad de México”, una regulación pro-vida internacional que impide al gobierno de Estados Unidos financiar o promover el aborto en el extranjero.

Esta regulación es generalmente vista como un indicador de las opiniones del presidente entrante sobre el aborto.

La orden ejecutiva fue firmada un día después del aniversario de la sentencia de la Corte Suprema sobre el caso Roe vs. Wade, con el que se legalizó el aborto en todo Estados Unidos, en 1973.

Instituida originalmente en 1984, por el entonces presidente Ronald Reagan, la “política de Ciudad de México”, llamada así por la ciudad en la que fue anunciada, determina que las organizaciones no gubernamentales extranjeras no pueden recibir financiamiento de fondos públicos si realizan o promueven el aborto como un método de planificación familiar.

En los años que siguieron, la política de Ciudad de México se ha convertido en un emblema de la postura del nuevo presidente sobre el aborto. Los presidentes entrantes generalmente derogan o reinstauran esta política durante su primera semana en el poder, simbolizando la postura que tomarán sobre temas de aborto durante su mandato.

El presidente Bill Clinton derogó esta política el 22 de enero de 1993. George W. Bush la reinstauró el 22 de enero de 2001.

Barack Obama la derogó nuevamente el 23 de enero de 2009, recibiendo críticas del Vaticano.

Restaurar la política de Ciudad de México no estaba entre las promesas que Trump hizo durante su campaña presidencial.

El nuevo presidente hizo otras promesas provida durante la campaña, entre ellas nombrar jueces provida para la Corte Suprema; firmar una ley prohibiendo los abortos tardíos; cortar el financiamiento público a la multinacional del aborto Planned Parenthood y redistribuir ese dinero hacia centros de salud comunitarios que no realicen abortos; y hacer una prohibición permanente para que el dinero de los contribuyentes no financie abortos.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, No al Aborto, Defensa de la vida, Aborto en Estados Unidos, Donald Trump

Comentarios