El Obispado de Melipilla, en Chile, informó que tras haber concluido el proceso administrativo penal canónico del P. Manuel Figueroa Gálvez por abusos contra adultos, se ha determinado la suspensión de sus facultades sacerdotales y medidas de “sanación integral”.

“Se informa a la comunidad eclesial que finalizado el proceso administrativo penal canónico al P. Manuel Figueroa Gálvez, por acusaciones de abusos de diversa índole que han afectado a personas adultas, se ha decretado la pena de suspensión por cinco años del ejercicio público del ministerio sacerdotal, y otras medidas que le han sido informadas para una sanación integral de su persona”, informó la diócesis en un comunicado emitido el 28 de enero.

La diócesis aseguró que renueva “su compromiso con las personas denunciantes, con quienes se ha mantenido contacto durante el proceso, así como con el impulso de las acciones necesarias para construir ambientes sanos y de cuidado de las personas”.

“El Consejo Diocesano de Prevención trabaja por esta exigencia evangélica y por ello en los cursos de verano de este mes se ha dedicado también a la formación en este ámbito pastoral, de los responsables de comunidades eclesiales”, señaló.

Finalmente, la diócesis pidió la intercesión de San José, para que los “acompañe en este propósito”.

 

Más en América