14 de octubre de 2020 - 4:12 PM

Desfiguran y derriban otra estatua de San Junípero Serra en Estados Unidos

Redacción ACI Prensa

Estatua de San Junípero Serra desfigurada y derribada por manifestantes el 12 de octubre en la Misión San Rafael Arcángel en San Rafael, California / Crédito: Foto de cortesía
Estatua de San Junípero Serra desfigurada y derribada por manifestantes el 12 de octubre en la Misión San Rafael Arcángel en San Rafael, California / Crédito: Foto de cortesía

Un grupo de activistas desfiguró con aerosol y derribó una estatua de San Junípero Serra en California (Estados Unidos), cuando se celebraba el “Día de los Pueblos Indígenas” de forma local el día lunes.

El disturbio que llevó a la destrucción de la estatua ocurrió el 12 de octubre en la Misión San Rafael Arcángel en San Rafael, al norte de la Bahía de San Francisco.

San Junípero Serra, un sacerdote y misionero franciscano del siglo XVIII, es visto por algunos activistas como un símbolo del colonialismo y de los abusos que sufrieron muchos nativos americanos después del contacto con los europeos. Sin embargo, los historiadores dicen que el misionero protestó por los abusos y buscó luchar contra la opresión colonial.

El Arzobispo de San Francisco (California), Mons. Salvatore Cordileone, condenó el martes la “regla de la mafia” que llevó a que la estatua del santo fuera “desfigurada y derribada vandálicamente por una turba pequeña y violenta”.

“Este tipo de comportamiento no tiene cabida en ninguna sociedad civilizada. Si bien la policía ha arrestado afortunadamente a cinco de los perpetradores, lo que suceda a continuación es crucial, ya que si se tratan como pequeños delitos contra la propiedad, se pierde el punto: los símbolos de nuestra fe ahora están siendo atacados no solo en la propiedad pública, sino también en nuestra propiedad e incluso dentro de nuestras iglesias”, dijo Mons. Cordileone el 13 de octubre.

Aunque el propio San Junípero no fundó la Misión San Rafael –donde ocurrió el incidente–, el lugar debe su existencia al legado del santo, ya que fundó las primeras nueve misiones en lo que se convertiría en California.

La protesta de una hora, organizada por miembros de la tribu Coast Miwok, marcó el Día de los Pueblos Indígenas, el feriado que algunas ciudades y estados, incluida California, han designado para reemplazar el Día de la Raza.

Un trabajador de mantenimiento de la iglesia había cubierto la estatua con cinta adhesiva antes de la protesta para protegerla de los grafitis y tapó las ventanas de la misión. Numerosas estatuas del santo han sido vandalizadas o destruidas este año, la mayoría de ellas en California.

Los activistas enmascarados quitaron la cinta adhesiva y rociaron pintura roja en la cara de la estatua.

“Este es un recordatorio continuo del impacto de la colonización y el genocidio de nuestra gente”, dijo a Fox2, Dean Hoaglin, presidente del Consejo Tribal Coast Miwok de Marin.

Los manifestantes intentaron evitar que las cámaras de noticias locales filmaran el derrumbe, pero Fox2 capturó la caída de la estatua en video. Se puede ver al menos a cinco personas tirando de la cabeza de la estatua con cuerdas y sogas de nylon.

La cinta parece mostrar la estatua cayendo sobre uno de los manifestantes, aunque no se han reportado heridos.

La policía arrestó a cinco mujeres en relación con el incidente y las acusó del delito grave de vandalismo, informó Fox2.

“No podemos permitir que un pequeño grupo de infractores de la ley no elegidos decida qué símbolos sagrados, nosotros los católicos u otros creyentes, podemos mostrar y usar para fomentar nuestra fe. Esto debe terminar”, dijo Mons. Cordileone.

“Atacar los símbolos de la fe de millones de católicos, que son tan diversos en etnias como cualquier otra fe en Estados Unidos, es contraproducente. También es simplemente incorrecto”, agregó.

Mike Brown, portavoz de la Arquidiócesis de San Francisco, dijo a los medios de comunicación locales que los manifestantes no le pidieron a la misión que retira la estatua antes de la protesta del lunes.

Mons. Cordileone señaló que la protesta contra la estatua comenzó pacíficamente, pero pronto se convirtió en violencia. Animó a la gente a aprender más sobre San Junípero Serra.

“No hay duda de que los pueblos indígenas de nuestro continente sufrieron con los europeos que vinieron aquí y sus descendientes, especialmente después de que terminó la era de las misiones y California entró en los Estados Unidos. Pero el P. Serra es el símbolo equivocado de aquellos que desean abordar o reparar este agravio”, sostuvo Mons. Cordileone.

“El P. Serra y sus compañeros franciscanos –continuó– renunciaron a todos los propósitos mundanos para dar su vida al servicio de los pueblos originarios y así los protegieron de los abusos de sus compatriotas españoles”.

Los expertos han cuestionado las afirmaciones de que San Junípero estuvo involucrado de alguna manera en el genocidio y, en contraste, hay evidencia de que el santo abogó por los derechos de los pueblos indígenas frente al maltrato por parte de los militares españoles.

Un arqueólogo de California, que ha estudiado las misiones durante más de 25 años, le dijo a principios de este año a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que de los propios escritos de San Junípero se desprende claramente que estaba motivado por un celo misionero por llevar la salvación a los nativos a través de la fe católica, en lugar de por motivaciones genocidas, racistas u oportunistas.

“Serra escribe emocionado sobre cómo finalmente encontró la vocación de su vida, y que daría su vida a estas personas y su salvación”, dijo el Dr. Rubén Mendoza, arqueólogo y profesor de la Universidad Estatal de California en la Bahía de Monterey.

Nacido en la isla de Petra Mallorca (España) en 1713, Serra se unió a los franciscanos y rápidamente se ganó un nombre como académico y profesor. Decidió abandonar su carrera académica para convertirse en misionero en el Virreinato de Nueva España, en el que los colonizadores españoles ya habían estado activos durante más de dos siglos.

Viajando a pie por casi todas partes y practicando diversas formas de auto mortificación, el fraile fundó iglesias misioneras a lo largo de la costa, las primeras nueve de las 21 misiones en lo que hoy es California.

Muchas de las misiones formarían los núcleos de las actuales ciudades de San Diego, San Francisco y Los Ángeles.

Los europeos enseñaron a los nativos nuevas técnicas agrícolas, así como instrucción en la fe, realizando miles de bautismos.

San Junípero Serra abogó específicamente por los derechos de los pueblos indígenas. En un momento redactó una “declaración de derechos” de 33 puntos para los nativos americanos que vivían en los asentamientos de la misión, y caminaron desde California hasta la ciudad de México para presentársela al virrey.

El Papa Francisco canonizó a Serra en 2015 durante una visita a Estados Unidos.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Protestas, California, vandalismo, San Junípero Serra, ataque, estatua

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios