7 de febrero de 2018 1:11 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 7 de febrero de 2018 1:14 pm

Debemos convertirnos en “hombres nuevos”, exhorta Mons. Chaput

Redacción ACI Prensa

Mons. Charles Chaput / Crédito: Daniel Ibañez (ACI Prensa)
Mons. Charles Chaput / Crédito: Daniel Ibañez (ACI Prensa)

El Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos), Mons. Charles Chaput, desafió a más de 1.300 hombres a recordar cómo la masculinidad fue vivida en el pasado por los fieles cristianos.

“Estamos aquí para recuperar lo que significa ser hombres y especialmente cómo vivir como hombres cristianos de sustancia y virtud”, dijo en la Conferencia de Compañerismo de Hombres Católicos realizada el 3 de febrero en Phoenix.

La conferencia tuvo como tema “Into the Breach” (En la brecha), después de una reciente carta pastoral del Obispo de Phoenix, Mons. Thomas Olmsted, quien lanzó su libro “Manual for Men” (Manual para hombres) en el evento.

Entre los oradores del evento estuvo el P. Sean Kilcawley, director de la Oficina de Vida Familiar de la Diócesis de Lincoln; Héctor Molina, un orador católico internacional; y Terry Kennedy, exjugador de la liga de baseball.

Mons. Chaput dijo que la historia juega un papel importante en la cultura cristiana, porque “así como la memoria ancla la historia individual de cada persona, la historia juega el mismo papel para las culturas, las naciones y las comunidades de fe”.

En ese sentido, recordó a Los Caballeros Templarios y la necesidad de que los hombres reconozcan el valiente compromiso de la orden con la caridad, la verdad y la castidad.

Los Caballeros Templarios comenzaron hace 900 años, después de que la Primera Cruzada recuperase Jerusalén del dominio musulmán en 1099. La comunidad religiosa se estableció para defender a los peregrinos que viajaban por las carreteras cercanas a Jerusalén, protegiéndolos de los invasores musulmanes y de los delincuentes que robaban, violaban, mataban y secuestraban.

“Como guerreros, los hombres tenían habilidades. Los hombres habían hecho votos de pobreza, castidad y obediencia al Patriarca de Jerusalén. Y su primera tarea, bajo la obediencia, fue patrullar los caminos”, dijo Mons. Chaput.

Se trataba de un “nuevo caballero”, diferente de los caballeros medievales que eran “matones fuertemente armados, hombres obsesionados con la vanidad y la violencia”, explicó.

Mons. Chaput dijo que la iglesia tomó el título de caballero y lo convirtió en algo sagrado. Indicó que aunque algunos hombres no estaban a la altura de los ideales de los Caballeros Templarios, la mayoría abrazó la oración, el coraje y la castidad que la orden requería.

“El caballero proporcionó el ideal que mueve el corazón de los Templarios: construir un nuevo orden de hombres cristianos, hábiles en las armas, viviendo como hermanos, comprometidos con la oración, la austeridad y la castidad, y dedicándose radicalmente a servir a la Iglesia y su gente, especialmente a los débiles”, añadió.

El cristianismo sigue siendo una “religión combativa”, aseveró Mons. Chaput, tomando prestada la frase de CS Lewis, porque “vivir el Evangelio implica un tipo muy real de guerra espiritual”.

“Nuestras primeras armas deberían ser siempre la generosidad, la paciencia, la misericordia, el perdón, el afán de escuchar y comprender a los demás, un fuerte testimonio personal de fe y decir la verdad sin ambigüedades, con amor”, agregó.

El Arzobispo dijo que “como hombres estamos integrados por la naturaleza y confirmados por la Palabra de Dios para hacer tres cosas principales: proporcionar, proteger y dirigir, no por nuestro propio bien, no por nuestras propias vanidades y apetitos vacíos, sino en servicio a los demás”.

¿Cómo recuperan los hombres la masculinidad cristiana?

Mons. Chaput dijo que los hombres deben convertirse en la prueba viviente de lo que la Iglesia enseña: “El ejemplo personal de sus santos”.

“Ama a las mujeres en tu vida con el aliento, el afecto, el apoyo y la reverencia que merecen por derecho. Sé fiel a tu esposa en mente y cuerpo. Muestra cortesía y respeto hacia las mujeres que conoces, incluso cuando no lo devuelvan. Finalmente, aquellos que se casan, tengan más hijos e inviertan su tiempo y su corazón en ellos”, alentó el Prelado.

El Arzobispo también condenó los recientes escándalos de acoso sexual que involucran a celebridades. Dijo que es el “síntoma de toda una cultura de actitudes desquiciadas hacia el sexo”.

“Las mujeres tienen razón cuando están enojadas porque los hombres las tratan como objetos y actúan como matones y cerdos”, sostuvo.

Mons. Chaput indicó que un cambio en la cultura solo vendrá a través de cambios en el corazón, cuando un hombre “descubre algo en lo cual creer, que transforma y da sentido a su vida; algo que dirige todos sus razonamientos y deseos. En otras palabras, cuando se convierte en un hombre nuevo”.

“Una verdadera reforma del comportamiento masculino nunca se logrará a través de conferencias feministas y la humillación de los medios de comunicación por parte de celebridades y ceremonias de premiación. Las acciones y las palabras de un hombre cambian solo cuando su corazón cambia para mejor”, afirmó.

Al concluir, Mons. Chaput ofreció su oración por los presentes para que Dios “siembre” la “semilla de una nueva caballería” que los “convertirá en el tipo de 'hombres nuevos' que necesitan nuestras familias, nuestra Iglesia, nuestra nación y nuestro mundo”.  

También te puede interesar: 

Etiquetas: Castidad, Filadelfia, Mons. Charles Chaput, Hombre, masculinidad

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios