12 de mayo de 2020 - 12:34 PM

Dado por muerto, despertó sin secuelas luego que rezaron al Beato Álvaro del Portillo

Redacción ACI Prensa

El P. Geraldo Morujão es sacerdote de la Diócesis de Viseu (Portugal), cuando tenía 83 años sufrió un paro cardiaco en una piscina cuando visitaba Tierra Santa, estuvo más de 20 minutos en parada cardiorespiratoria y fue dado por muerto por los médicos, pero se pidió al Beato Álvaro del Portillo que intercediera por su curación y despertó sin secuelas.

El 11 de septiembre de 2013 el P. Geraldo Morujão, miembro de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, se encontraba en una peregrinación en Tierra Santa, que había puesto bajo la protección del Beato Álvaro del Portillo.

Según explican desde la Oficina de Comunicación del Opus Dei en Portugal, el P. Morujão decidió practicar natación, su deporte habitual. Sin embargo, poco después de entrar en el agua lo encontraron boca abajo e inerte. Lo sacaron de la piscina. Se veía azul y sus ojos estaban cerrados.

Tras unos 15 o 20 minutos llegó la ambulancia, y aunque usaron un desfibrilador e intentaron el masaje cardíaco, el P. Morujão fue declarado muerto.

Fue trasladado al hospital de Tiberíades y tanto el médico cardiólogo, el doctor Yonathan Hasin, como el neurólogo y el responsable de enfermería concluyeron que no había nada que hacer. Sin embargo, decidieron mantenerle conectado a una máquina de respiración durante unos días porque, según el doctor Yonathan Hasin, en estas situaciones una de cada mil personas se despierta, aunque tienen graves secuelas, ya que el tiempo sin oxigenación cerebral había sido largo.

Llamaron a los familiares del P. Geraldo para que se prepararan para “lo peor”, así como para el traslado del cuerpo a Portugal. Sin embargo también comenzó una gran ola de oración para pedir a Dios por la curación del sacerdote a través de la intercesión del Beato Álvaro del Portillo.

Tres días después del incidente, el P. Geraldo, intubado, incapaz de hablar, escuchó que las enfermeras conversaban en hebreo. Era el sábado 14 de septiembre de 2013. El P. Geraldo abrió los ojos, hizo un gesto y pidió para escribir y escribió en hebreo “¿Dónde estoy?”.

El P. Morujão es profesor de Sagrada Escritura y Lenguas Bíblicas por lo que conoce perfectamente el hebreo.

La enfermera, al ver que el sacerdote estaba despierto sólo podía repetir: "¡Dios te ha bendecido!".

Ni los médicos, ni el conductor de la ambulancia podían creer que estuviera vivo. Aseguraban que era un milagro.

El doctor Hasin explicó que el sacerdote “se recuperó de una situación en la que es muy difícil sobrevivir. Las estadísticas no le favorecían, pero tuvo esta secuencia de eventos... y todo le fue bien".

El jefe de enfermeros dijo: "Somos médicos y enfermeras, y creemos en la medicina. Pero en este caso hay un milagro".

El P. Geraldo atribuye la gracia de su curación sin secuelas a la intercesión del Beato Álvaro del Portillo, que fue prelado del Opus Dei, falleció el 23 de marzo de 1994 y beatificado el 27 de septiembre de 2014.

El mismo día del accidente, así como en otras muchas otras ocasiones, el P. Geraldo había rezado al Beato Álvaro para pedirle ayuda.

Etiquetas: sacerdote, Tierra Santa, Milagro, Mons. Álvaro del Portillo, curación milagrosa, gracia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios