23 de mayo de 2016 3:27 pm

Cuba: Con Catedral llena Mons. García toma posesión como Arzobispo de La Habana

Redacción ACI Prensa

Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, nuevo Arzobispo de La Habana (Cuba) / Foto: Facebook Palabra Nueva Cuba
Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, nuevo Arzobispo de La Habana (Cuba) / Foto: Facebook Palabra Nueva Cuba

Con una catedral abarrotada de personas, Mons. Juan García Rodríguez celebró ayer la Misa con la que tomó posesión como nuevo Arzobispo de La Habana (Cuba), donde confío su nueva misión pastoral al Espíritu Santo y a la oración del clero local y de los fieles.

A la Misa, celebrada en la Fiesta de la Santísima Trinidad, asistieron varios obispos cubanos, el Arzobispo de Miami (Estados Unidos), Mons. Thomas Wenski; así como representantes del gobierno cubano. Fuera de la catedral se apostaron decenas de personas que pudieron seguir la Eucaristía gracias a unas pantallas colocadas en el atrio del templo.

El nuevo Arzobispo fue recibido por su ahora predecesor, el Cardenal Jaime Ortega, quien lo acompañó al interior del templo donde se leyó la Bula Papal con que se nombró a Mons. Juan García como nuevo Arzobispo de La Habana, y donde el Papa Francisco destacó sus “reconocidas cualidades intelectuales y morales” así como su “amplia pericia en el ejercicio de la labor pastoral”.

Acto seguido, el Cardenal Ortega invitó al nuevo Arzobispo a ocupar la Cátedra -la silla destinada al Obispos en una catedral- y le entregó el báculo.

En su homilía, Mons. Juan García reflexionó sobre la Santísima Trinidad y recordó que “los misterios de la fe y la vida no se entienden con la mente, pero sí con el corazón. José Martí ha dicho ‘Dios no necesita quien lo defienda, lo defiende la naturaleza’”.

Por ello, invitó a los fieles a dar siempre “gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo” en cada momento de la vida, como “cuando veamos a una embarazada, llena de esperanza que lleva un fruto bendito”, o “a nuestra madre que nos llevó dentro de ella y cuidó nuestra vida y la defendió como una leona a pesar de que algunos no querían que viviéramos, ya sea delante de ella o delante de su tumba”.

Mons. Juan García Rodríguez, anteriormente Arzobispo de Camagüey, recordó a su nueva feligresía que Jesús, segunda persona de la Santísima Trinidad, “es el Camino, la Verdad, la Vida, (…), el mediador único, la causa única de nuestra salvación, nuestra paz”.

Posteriormente, al reflexionar sobre el Espíritu Santo, señaló que es “el agente principal de la evangelización”, quien da “su sabiduría, ciencia, inteligencia y consejo a los misioneros, a los catequistas, a los educadores católicos”.

“Es el Espíritu Santo el que fortalece a los jóvenes en su fe, los hace buenos amigos en las buenas y en las malas y los anima a constituir bellas familias dentro del matrimonio natural, fiel y fecundo. Pregunten al Espíritu Santo ¿qué quieres de mí?”, alentó.

En ese sentido, afirmó que es la tercera persona de la Santísima Trinidad “quien ha acompañado al Cardenal Jaime Ortega en su misión de hacer felices a niños, adolescentes, jóvenes, matrimonios, ancianos, enfermos, presos, vecinos y a muchos más”.

“Y es el Espíritu Santo el único que sabe todo el bien que el Cardenal ha realizado. Es imposible conocer todo el amor y todo el bien que realiza una mamá, un papá, un sacerdote, un obispo”, afirmó.

“Ustedes comprenderán, que yo estoy asustado”, expresó el nuevo Arzobispo de La Habana, pues “no entiendo el misterio de por qué estoy aquí, ni por qué el Espíritu Santo me eligió. Tal vez Dios tomó muy en serio el lema de mi ordenación sacerdotal ‘A donde quieras que me envíes iré, y todo lo que mandes diré’; un fragmento del profeta Jeremías”.

Sin embargo, recordó que su predecesor en Camagüey y ahora Siervo de Dios, Mons. Adolfo Rodríguez, enseñó que “es bueno confiar en el Señor”. “En el Señor que me eligió y no me dejará, confío”, expresó Mons. Juan García, que pidió a fieles, religiosos y sacerdotes, sostenerlo con sus oraciones.

También te puede interesar:

Etiquetas: Cuba, Iglesia en Cuba, Arzobispado de La Habana, Mons. Juan García Rodríguez

Comentarios