26 de julio de 2019 10:09 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 26 de julio de 2019 11:15 am

Cuba: Cardenal Jaime Ortega partió a la Casa del Padre

Redacción ACI Prensa

Cardenal Jaime Ortega Alamino. Crédito: Facebook Revista Palabra Nueva Cuba
Cardenal Jaime Ortega Alamino. Crédito: Facebook Revista Palabra Nueva Cuba

El Arzobispo Emérito de La Habana, Cardenal Jaime Ortega Alamino, falleció este 26 de julio en la capital cubana a los 82 años de edad, luego de haber padecido un cáncer.

“El Cardenal Jaime ha fallecido y al comenzar a sentir su ausencia física reviven, junto al afecto agradecido, los recuerdos de su calidad personal y su infatigable celo pastoral”, expresó el Arzobispo de La Habana, Mons. Juan García Rodríguez en un comunicado emitido este viernes.

El Purpurado fue una figura importante en el diálogo que permitió el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba en 2014, luego de 50 años de tensiones. Además medió ante el régimen comunista para permitir la excarcelación de los últimos prisioneros de conciencia que quedaban de la Primavera Negra de 2003.

Como Arzobispo de La Habana, el Cardenal Ortega participó de la visita a Cuba de San Juan Pablo II en 1998, Benedicto XVI en 2012 y el Papa Francisco en 2015.

Nacido en provincia de Matanzas el 18 de octubre de 1936, el Purpurado también fue Obispo de Pinar del Río. El Papa Francisco aceptó su renuncia como Arzobispo de La Habana el 26 de abril de 2016 y nombró como sucesor al actual Arzobispo, Mons. Juan García.

En su comunicado, Mons. García Rodríguez recordó el lema sacerdotal y episcopal del Purpurado: “Este tesoro lo llevamos en vasos de barro” y “Te basta mi gracia”. Además de sus innumerables acciones y obras pastorales, ambos lemas “nos permiten acercarnos a la semblanza espiritual del pastor cuya ausencia hoy padecemos”, añadió.

Por su parte, la Ermita de la Caridad en Miami (Estados Unidos), afirmó que “se une en oración a la Iglesia Cubana por el eterno descanso del Cardenal Jaime Ortega”. “Dale Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpetua. ¡Descanse en paz!”, expresó.

El Arzobispado de La Habana informó que los restos del Purpurado estarán expuestos en la catedral desde este viernes en la tarde hasta el domingo. La Misa de exequias será el 28 de julio a las 3:00 p.m.

Además de invitar a los sacerdotes, religiosos y laicos rezar por su eterno descanso, el Arzobispado pidió que “según nuestra tradición, deberán doblarse las campanas entre las doce y las seis de la tarde de hoy viernes y mañana sábado”.

Su vida

El Cardenal Jaime Ortega nació en Jaguey Grande, provincia Matanzas (Cuba), el 18 de octubre de 1936. Fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964; obispo el 14 de junio de 1979 y creado cardenal el 26 de noviembre de 1994 por San Juan Pablo II.

Fue presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en tres períodos consecutivos (1988-1998), y nuevamente de 2001 a 2004. Participó en la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo de 1992.

A pesar de las restricciones existentes en Cuba, el 8 de septiembre de 1993, el futuro cardenal, junto al Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Pedro Claro Meurice Estiú, y los obispos de las demás diócesis de Cuba redactaron la Carta Pastoral "El Amor todo lo Espera", criticada por el Gobierno comunista de Fidel Castro y atacada por la prensa oficial que nunca publicó este documento.

El año 2004, la Institución del Mérito Humanitario con sede en Barcelona le galardonó con la Gran Cruz al Mérito Humanitario. Además ha recibido los doctorados honoris causa por las Universidades St Thomas y Berry en Miami, Florida; Providence en Rhode Island, St John en Nueva York, la Universidad de San Francisco, California; y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla en México. Ha sido honrado también con el Premio anual de la Fundación Bonino Pulejo, de Mesina (Italia), entre otros.

Etiquetas: Cuba, Iglesia en Cuba, Cardenal Jaime Ortega, fallecimiento

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios