9 de agosto de 2021 - 8:12 PM

Cuando sientas que te faltan fuerzas, recita esta oración a la Virgen María

POR HARUMI SUZUKI | ACI Prensa

Virgen de Fátima. Crédito: Pixabay.
Virgen de Fátima. Crédito: Pixabay.

El Obispo de la Diócesis de Granada (Nicaragua), Mons. Jorge Solórzano Pérez, recitó una hermosa oración frente a la imagen de la Virgen de Fátima, que peregrinará por la diócesis, para pedir por el país y por la fortaleza de la Iglesia.

Hasta el 16 de octubre, la imagen de la Virgen de Fátima que peregrina en Nicaragua visitará la Diócesis de Granada. Para prepararse para esta visita las parroquias han realizado una Semana Mariana, con catequesis elaboradas por la Conferencia Episcopal.

La imagen fue recibida el 8 de agosto por Mons. Solórzano en la Catedral de Granada, desde donde empezará su peregrinaje por las parroquias de la diócesis.

Al finalizar su homilía, Mons. Solórzano dedicó unas sentidas palabras a la Madre de Dios, para pedir por el país y por la fortaleza de la Iglesia.

El Prelado indicó que como Iglesia lo que “necesitamos nosotros es la oración” y pidió a los fieles permanecer en una oración continua “por nuestras necesidades, por la salud, para que pase esta pandemia, rogar por el futuro de Nicaragua”.

Además, pidió que este tiempo sea una plática con la Virgen, que este tiempo en el cual su imagen estará en la diócesis, sean 24 horas para cada parroquia de “oración intensa frente a la Virgen”.

Oración a la Virgen de Fátima

¡Madre Inmaculada! ¡Que no nos cansemos! ¡Madre nuestra! ¡Una petición! ¡Que no nos cansemos!

Si, aunque el desaliento por el poco fruto o por la ingratitud nos asalte,

aunque la flaqueza nos ablande y aunque el furor del enemigo nos persiga y nos calumnie,

aunque se vinieran al suelo nuestras obras y tuviéramos que empezar de nuevo…

¡Madre querida! ¡Que no nos cansemos!

Firmes, decididos, alentados, sonrientes siempre como Tú, con los ojos de la cara fijos en el otro y en sus necesidades para socorrernos, con los ojos del alma fijos en el Corazón de tu Hijo que está en el Sagrario, ocupemos nuestro puesto, el que a cada uno nos ha señalado Dios.

¡Madre querida!...¡Que no nos cansemos!

¡Nada de volver la cara atrás!, ¡Nada de cruzarnos de brazos!, ¡Nada de estériles lamentos!

Mientras nos quede una gota de sangre que derramar, unas monedas que repartir, un poco de energía que gastar, una palabra que decir, un aliento de nuestro corazón, un poco de fuerza en nuestras manos o en nuestros pies, que puedan servir para dar gloria a Él y a Ti, y para hacer un poco de bien a nuestros hermanos…

¡Madre mía, por última vez! ¡Te rogamos no cansarnos!

Etiquetas: Oración, Virgen María, Virgen de Fátima, Nicaragua

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios