19 de agosto de 2021 - 1:08 PM

¿Cuál es el estado de la libertad religiosa en Afganistán?

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

Soldado talibán en Afganistán. Crédito: EWTN Noticias / ACI Prensa.
Soldado talibán en Afganistán. Crédito: EWTN Noticias / ACI Prensa.

La libertad religiosa en Afganistán ya era precaria en el país. En la Constitución aprobada en 2004 se penaba con la muerte la conversión del islam a otra religión y las minorías religiosas, como el cristianismo, no tenían iglesias visibles y no podían practicar de manera pública su fe. Ahora, con el regreso del régimen talibán el 14 de agosto, el ejercicio de la libertad religiosa y de todos los Derechos Humanos se han desvanecido completamente. 

Los talibanes habían gobernado por primera vez entre 1996 y 2001, cuando fueron derrocados por la afgana Alianza del Norte apoyada por Estados Unidos, que intervino en este país debido a que se había convertido en la base de Al Qaeda, el grupo responsable de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

En la Constitución aprobada en el año 2004, tras la salida del primer gobierno talibán, se estableció que el presidente del país debe ser musulmán. Se afirma que “los seguidores de otros credos son libres, dentro de los límites de la ley, en el ejercicio y práctica de sus ritos religiosos”, pero varias leyes, así como tradiciones locales, restringen la libertad de las religiones minoritarias.

Según recoge el Informe sobre el estado de la Libertad religiosa publicado en el año 2021 por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, ya antes del retorno de los talibanes al poder las minorías religiosas ya tenían graves dificultades para vivir la fe.

La apostasía o conversión del islam a otra religión ya estaba penado con la muerte. Cualquier musulmán que se convierta a otra religión puede ser ajusticiado, entrar en la cárcel o se le confiscarán sus bienes.

Constitución de Afganistán

Asimismo, en la Constitución del 2004, aunque no se nombra de manera explícita la Sharía o ley islámica, sus artículos están basados en ella.

Esta Carta Magna afirma que “el pueblo de Afganistán” cree “firmemente en Dios Altísimo, confía en su divina voluntad y se adhiere a la santa religión del islam”; asimismo, aprecia “los sacrificios, las luchas históricas, la yihad y la justa resistencia de todos los pueblos de Afganistán, admira la suprema postura de los mártires de la libertad de país”.

Aunque no hay restricciones explícitas a que los grupos religiosos minoritarios establezcan lugares de culto o formen a su clero, en realidad, sus posibilidades eran tremendamente limitadas.

Algunas embajadas les proporcionan lugares de culto para no afganos. La coalición militar a las órdenes de Estados Unidos cuenta con instalaciones en las que pueden celebrarse actos de culto de los no musulmanes.

No hay iglesias públicas; el único lugar de culto católico está dentro de la embajada italiana.

El cristianismo se consideraba una religión occidental ajena a Afganistán. La presencia militar de las fuerzas internacionales añadió una desconfianza generalizada hacia los cristianos. La opinión pública se manifiesta abiertamente hostil a la idea de que los cristianos evangelicen entre los musulmanes.

Los cristianos afganos rezan en privado o en comunidades pequeñas que se reúnen en viviendas particulares.

El informe sobre el estado de la libertad religiosa subraya que según las organizaciones misioneras cristianas, por todo el país se pueden encontrar iglesias clandestinas en casas; en ninguna de ellas se reúnen grupos de más de diez miembros. A pesar de la disposición constitucional que garantiza la tolerancia religiosa, quienes se manifiestan abiertamente como cristianos o como conversos del islam al cristianismo quedan en una situación muy vulnerable.

La Iglesia Católica estaba presente en Afganistán en forma de misión sui iuris con sede en la embajada italiana de Kabul. Su superior fue el sacerdote barnabita Giovanni Scalese, italiano. 

Respecto a las órdenes religiosas, había 3 Hermanitas de Jesús dedicadas a la asistencia sanitaria; 5 hermanas de las Misioneras de la Caridad que atendían a niños huérfanos discapacitados, niñas abandonadas, y proporcionaban ayuda a 240 familias pobres; y 3 hermanas de la comunidad intercongregacional Pro Bambini di Kabul (“Por los Niños de Kabul”) que cuidaban de 40 niños discapacitados. 

También estaban presentes dos sacerdotes jesuitas, de origen indio. 

Ahora todos estos religiosos han tenido que ser repatriados ante la entrada del gobierno talibán en el país y el gravísimo riesgo que afrontan. 

¿Qué es la Sharía?

La Sharía significa “Camino a la paz”, y es la base del derecho islámico. Se define como un conjunto de normas que rigen el código de conducta y que está basado en el Corán, libro sagrado del Islam. En él se recogen las rutinas, obligaciones familiares y religiosas que deben seguir los ciudadanos.

Hay muchas versiones de la sharía y su implementación varía enormemente en el mundo islámico. En el caso de Afganistán es la aplicación más radical. 

Entre algunas de las normas que debe seguir el conjunto de la población está la prohibición de escuchar música y ver películas, la obligación de tener un nombre islámico, que los jóvenes lleven el pelo rapado y vistan una determinada vestimenta; obligación de orar en la mezquita cinco veces al día, entre otros. 

Las mujeres son muy perjudicadas en la Sharía ya que se les prohíbe trabajar fuera de casa, no pueden salir solas a la calle, no acceden a educación. Se las obliga a llevar burqa, o velo de cuerpo entero, que debe ocultar también los tobillos. 

Se les prohíbe hablar o estrechar las manos a varones, reír en voz alta, llevar zapatos de tacón o asomarse a los balcones. 

Se justifica dar azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas de la sharia, entre otras muchas. 

El portavoz de los talibanes Zabihullah Mujahid aseguró en su primera rueda de prensa que “no se cometerán abusos contra nadie” y que los derechos de las mujeres serán respetados “siempre dentro de las normas de la sharía”. 

Etiquetas: Libertad religiosa, ley de blasfemia, Afganistán, Ayuda a la Iglesia Necesitada, talibanes, ley de conversión

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios